Besar, tal vez soñar

Ya es lunes…empieza la semana pero..me niego a dejar de escribir sobre cosas bellas.

Besar, según el diccionario: (Del lat. basiāre). Tocar u oprimir con un movimiento de labios, a impulso del amor o del deseo o en señal de amistad o reverencia.

img_1001.jpg

Recostado en un sofá sientes, sin mirar, el calor de un rostro humano que te evoca emoción contenida. Abres los ojos excitado, con el temor de haber errado a causa de tu propia palpitación, y ves su rostro, cercano. En décimas de segundos recorres su cara. Lo primero que observas son sus ojos, con su mirada emocionada, sensual, fijos en los tuyos. Notas esa humedad que rodea la pupila y sientes reflejada la imagen de ti mismo en el cristalino, inmenso, como queriendo abrir un hueco por el que poder penetrar hasta el mismísimo corazón. En ese momento mis ojos suben y bajan, recorriendo las mejillas, la frente, la barbilla, la nariz, movimientos oculares inconscientes pero con un único fin…, la búsqueda de su boca. Y te detienes en los labios, a solo medio palmo de tu propia cara. En apenas unos segundos, notas como cobran vida y el magnetismo te atrae hacia ellos irremediablemente. Resistes un instante observando cada pliegue de piel labial y sucumbes a su fuerza al verlos separarse. Se produce un beso suave, casi sin roce pero lo suficientemente intenso para, sin querer, cerrarte los ojos y sentir. El contacto, a pesar de la suavidad, produce un efecto brutal en tu cerebro. Jamás tanta electricidad recorre tu cuerpo como en ese primer contacto de un beso deseado. En ese momento comienza un asalto sin par en que los cinco sentidos se ponen en movimiento: atrapas los labios con pasión, escuchando los latidos de ambos corazones, sientes el sabor de su lengua en la tuya, observas, aún estando ciego, cada cm de todo su cuerpo, percibes la fragancia de la piel del rostro y tus manos recorren en poco centímetros todo aquello que has ensoñado tantas veces…. y por momento interminable pierdes la consciencia del tiempo y el espacio. Es el beso, ese acto que en ocasiones supone una cascada de mensajes neuronales y químicos que plasman el cariño, el amor, el deseo, la excitación…en un gesto profundo, sin siquiera media una palabra.

img_1005.jpg

¿Alguna persona, sin ser actor profesional, es capaz de dar un beso profundo sin sentir esa electrizante excitación que produce la puesta en marcha de los cinco sentidos? ¿Alguien es capaz de besar sin abrazar?
Según diversos estudios, con el beso profundo de una pareja heterosexual, con el intercambio de saliva que se produce al juntar ambas bocas, se produce también un intercambio de información sobre las cualidades físicas de cada persona, su capacidad procreativa, el ciclo hormonal, la fertilidad… siendo en la mujer sobre todo, por su mayor sensibilidad bioquímica, elemento tomado como indispensable y revelador en sus relaciones, sean cortas o duraderas.
Con el beso el hombre pone testosterona en la boca de la mujer, auténtico impulsor de la excitación sexual y la saliva de la mujer contiene hormonas vaginales, llamadas copulinas, con un alto nivel de testosterona, que acrecienta el deseo sexual en el hombre

img_1004.jpg
Pero no solo eso, según estudios del neurólogo de la U. de Edimburgo, Gareth Leng, también en el beso se libera oxitocina, también llamada droga del amor. Una sustancia que predispone al amor, al estrechamiento de lazos entre los amantes.
Otros estudios científicos han demostrado como el beso disminuye el estrés (aunque no relaja ya que la excitación que se produce es tan alta como para producir orgasmos en ambos sexos), produce efectos similares a la adicción (temblor en las piernas después de un beso prolongado, “mono” tras una temporada sin esos besos deseados…), tiene efectos antiestamínicos, quema calorías como en cualquier deporte y previene el infarto.

img_1007.jpg
Hace no mucho una persona me decía que había estado con una chica y que “sólo” se habían besado pero que no habían hecho el amor.
Y mi pregunta fue: ¿pero la has besado de verdad?
Y me imagino ese beso del principio de esta entrada, otra vez: apasionado, unido a un sentido abrazo de fusión y sí, me estoy imaginando haciendo el amor, no me cabe ninguna duda.

img_1006.jpg
“Por una mirada un cielo, por un beso, qué daría yo por un beso…..”
Fotos expuestas: Primer beso de la humanidad (petroglifo del neolítico (10.000 a.C), El beso (1859, de Francesco Hayez), The kiss (1896, el primer beso en el cine), El beso (Robert Doisneau), El beso (Tanya Chalkin icono de libertad sexual de nuestros tiempos).
(parte de las notas y las fotos de esta entrada están sacadas de la revista Quo-España)

img_1008.jpg

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

10 comentarios en “Besar, tal vez soñar”

  1. Tere, hace poco contaba que el cerebro es tan impresionante que puede besar a distancia tan intensamente como en la realidad. Es como en los sueños o en los ensueños…a veces más intensos que en la propia realidad, creo que te puedo entender, aunque ahora, con esos abrazos, estoy seguro que es mejor. ¡Que los difrutes siempre!
    Al fin y al cabo, somos un granito en expansión, como el universo ¿no?, fíjate que realidad más minúscula,igual la imaginación es mejor ¿no?

  2. Cuando mi pareja y yo no podíamos estar juntos y solo podiamos besarnos por internet , sentiamos los besos con una intensidad ardiente y arrolladora…nadie que no haya sentido eso creo que pueda entenderlo.Son otra clase de besos,pura imaginación desatada….hasta los ojos queman y no por los rayos esos de la pantalla….jajajajajajaja
    ahora que estamos juntos lo mismo pero con abrazos…

    Un abrazo
    Tere Marin

  3. Gatuferio nocturno… Son más de las 11 y hace horas que acabó el día. Se dice que ahora ya somos todos pardos; me miro en un espejo y me veo en colores. Solo de día necesitamos gafas.

    Y todo lo que escribo es mío y lo comparto

  4. Hola Clown. Antetodo, bienvenido. He estado en tu blog y ya me han gustado algunas cosillas, lo primero al frase del inicio: “En pleno delirio sexual, cualquiera tiene derecho a compararse con Dios.”(E. M. Cioran) ¡¡¡¡¡Qué razón tiene!!!!!! (ojo, compararse no significa ser igual que)
    Gracias por tu ánimos. El blog me lo curro, es verdad (durmiendo poco,lo reconozco), pero es parte de mi, y quiero cuidarme y currarme a mi mismo.
    Seguiré visitándolo poco a poco a ver qué mas cosas descubro.
    Un abrazo
    juan

  5. Ei, vaya blog.

    Los datos de las mujeres son acojonantes y siguen en alza, somos la hostia. Hice los cálculos hace un tiempo, y superaremos en 25 el año pasado. A ver si nos cortamos de una vez.

    Y, sobre el País Vasco… ¿qué te digo que no sepas? Es triste la situación pero no te descubro nada nuevo.

    Un abrazo y ánimo. Te curras el blog, Juan.

  6. Gatuferio, el nocturno… (iba a decir con nocturnidad y alevosía,pero…me contengo, jaja).
    La verdad es que tienes razón, el lunes muchas veces empieza la tarde del domingo…
    ¿La frase esa es tuya?. ¿todos los que vemos lo lunes viven en soledad?….
    Juan

  7. Juana, por supuesto, un beso profundo es un beso sea quien sea quien lo de, la última foto como ves es una pareja homosexual, y sigue siendo igual de bello.
    Te deseo millones de besos de esos que te hagan recodar que sigues viva y dichosa.
    Besos también míos.

  8. “Lunes otra vez, sobre la ciudad

    la gente que ves vive en soledad”

    Dichosos aquellos para los que el lunes no comenzó el domingo por la tarde…

  9. ¡Qué magníficos deseos para un lunes, Juan. Inspiradísima tu descripción de un beso y todo lo que desencadena, pero no solo en parejas heterosexuales. Ciertamente hay besos que son más intensos y más recordados que algunas relaciones sexuales. Me quedo con ese beso que apenas roza los labios de la persona amada tras esos momentos intensos de brillantes miradas congeladas.

Ongi etorri, bienvenido/a!