CUANDO LA JUSTICIA Y LA POLICÍA SE CONVIERTEN EN ELEMENTOS MÁS DE LA POLÍTICA CONTRA LA DISIDENCIA VASCA

Hace mas de de 4 años que la organización vasca  Eta declaró un alto el fuego unilateral e indefinido y hace más de 3 años que por fin anunció el fin de la lucha armada y su intención de desmantelarse por completo con verificaciones internacionales. Más de cuatro años sin actividad armada, arthritis pero algunos políticos del poder (y muchos jueces que han sido puestos por ellos) parece que echan de menos la historia terrible de antaño, esa que les daba votos, enemigos comunes y temas de lo que hablar. Y también parece que les pasa lo mismo a muchos ciudadanos y ciudadanas de ese pais, para mi cada vez más artificial, llamado España.

Y es que sigo escuchando y leyendo frases llenas de terrorificos prejuicios contra los vascos, especialmente si esos vascos apoyan el euskera, o la independencia, o a partidos nacionalistas, o están contra la tortura y la represión sistemática, o piden el cumplimiento de la Ley acercando a los presos/as vascos….o cualquier tema relacionado con lo vasco similar. Sólo por ello ya se nos compara con terroristas. En realidad me importa un huevo lo que digan esos ciudadanos/as, pienso que son gente comida el coco por el poder, que les han contado mil historias falsas y lo mismo que piensan que los catalanes son malos malísimos y egoistas y peseteros y cabrones mentirosos…pues piensan que los vascos somos terroristas. Lo que me jode es que algunos de esos ciudadanos que digo son «amigos», gente que me conoce de fuera del Pais Vasco. Porque claro, si aún conociéndome piensan eso….., ¿qué maldad inducida pueden tener almacenada en ese estómago?. Lo siento por ellos, es verdad, seguramente sufren más que yo porque si piensan eso por haber sido comidos el coco, seguramente en otras cosas también se lo estarán comiendo aún sin enterarse.

Todo viene a cuento de un nuevo caso más de represión y persecución política a una joven vasca, Jone Amezaga:
Se le acusa, con solo un atestado policial, de haber confeccionado una pancarta con el anagrama de Eta y haberlo puesto en el gaztetxe (casa joven de autogestión), durante las fiestas del pueblo. Con esos indicios la politizada Audiencia Nacional la condenó a 18 meses de cárcel por «enaltecimiento del terrorismo», fue recurrida pero el pasado septiembre el Tribunal supremo ratifica la condena y ordena su ingreso en prisión. Se ha vuelto a recurrir al Tribunal Constitucional y se está a la espera del fallo de dicho Tribunal. Lo normal en otros casos, no políticos, es que al estar recurrida a dicho tribunal se suspendiera la condena hasta que se resuelva pero no ha sido así. Se pidió a la Audiencia Nacional que se suspendiera la condena o se cambiase por servicios a la Comunidad pero la contestación de la Audiencia fue negativa y además llegó acompañada de un plazo de 10 días para su ingreso en prisión. Dicho auto llegó a las manos de los abogados de Jone el pasado 24 de noviembre.
Posteriormente, al día siguiente día 25 un nuevo escrito de la Audiencia nacional envía otro auto derogando el anterior y ordenando el ingreso en prisión y diciendo que sea la policía nacional o guardia cvil quien lo ejecuten. Sin embargo el mismo día 26 ya la Ertzantza fue a casa de los padres de Jone para detenerla, no encontrándola allí (repito, la Sección 4 del tribunal Supremo ordenaba la busca y captura al Cuerpo Nacional de Policía y a la Guardia Civil, no a la Ertzantza).
La cuestión de este cambio está provocada por la propia Ertzantza, que no tenía «vela en ese entierro» en realidad ya que 11 días antes incluso de que llegase el auto a las manos de los abogados de Jone había enviado a la Audiencia Nacional, por su cuenta y riesgo y sin pedirselo nadie, un informe pidiendo que se libre mandamiento de prisión a ellos mismos: «Según una diligencia de la secretaría judicial (Aud.nacional), del 21 de noviembre, se da «por recibida comunicación del Gobierno Vasco de la Oficina Nacional de Inteligencia de la Ertzaintza solicitando mandamiento judicial de ingreso en prisión de la condenada Jone Amezaga». La petición de la Ertzaintza se remitió a la Fiscalía para que emitiera su informe.» De esta forma, al ver la Audiencia Nacional que el informe de la Ertzantza tiene fecha de 11 de noviembre, es por lo que emite esa orden de busca y captura especifica revocando el anterior que le daba diez días para el ingreso voluntario.
¿Por qué la Ertzaintza emite ese informe cuando ni siquiera el auto de prisión había llegado al Ilustre Colegio de Procuradores de Madrid ni por supuesto tampoco había sido comunicada la orden a la propia afectada por medio de sus abogados????, ¿qué interés tiene la Ertzantza (o mejor dicho el Gobierno Vasco) en detener, en que se vean como desalojan arrastras a los acompañantes y amigos de Jone que la protegen, en acelerar esta detención e ingreso en prisión?. ¿Acaso la Policía Autónoma Vasca vigila todas las sentencias de todos los juzgados y pide la detención e ingreso en prisión de todas las personas que tienen que cumplir una condena?
Se me ocurren muchos y maléficos intereses ocultos del PNV o de mandos de la Ertzantza pero son demasiado maléficos…, espero equivocarme.
Según algunas versiones, la interferencia de la Ertzaintza habría pretendido evitar la convocatoria de un «herri harresiak» (muro popular de defensa) a Jone Amezaga.

Por cierto, si queires ver qué son los Herri Harresiak y aske guneak (espacios libres) este sábado se presenta un minidocumental en la Feria del libro y disco de Durango. Lo edita «Ahotsa.info» y se titula «Aske Gunea: la desobediencia en estado puro». Puedes ver el video en este enlace: https://www.youtube.com/watch?v=R5QunzNbA1I

Ongi etorri, bienvenido/a!

A %d blogueros les gusta esto: