EL DULCE SABOR DE UNA MUJER EXQUISITA

Una mujer exquisita no es aquella que más hombres tiene a sus pies, sino aquella que tiene uno que la hace realmente feliz.

Una mujer hermosa no es la más joven, ni la más flaca, ni la que tiene el cutis más terso o el cabello más llamativo, es aquella que con tan sólo una franca y abierta sonrisa y un buen consejo puede alegrarte la vida.

Una mujer valiosa no es aquella que tiene más títulos, ni más cargos académicos, es aquella que sacrifica su sueño temporalmente por hacer felices a los demás.

Una mujer exquisita no es la más ardiente sino la que vibra al hacer el amor con el hombre que ama.

Una mujer interesante no es aquella que se siente halagada al ser admirada por su belleza y elegancia, es aquella mujer firme de carácter que puede decir NO.

Y un HOMBRE……..UN HOMBRE EXQUISITO es aquel que valora a una mujer así…………..
Que se siente orgulloso de tenerla como compañera….
Que sabe tocarla como un músico virtuosísimo toca su amado instrumento…
Que lucha a su lado compartiendo todos sus roles, desde lavar platos y atender tripones, hasta devolverle los masajes y cuidados que ella le prodigó antes…
La verdad, compañeros hombres, es que las mujeres en eso de ser ‘Muy machas’ nos llevan gran recorrido… ¡Qué tontos hemos sido -y somos- cuando valoramos el regalo solamente por la vistosidad de su empaque…
(Gabriel García Márquez.)

En realidad ,una muer exquisita es aquella que un hombre ensueña y es capaz de reconocerla por la calle o tomar un café con ella, con velas que iluminan y calientan sus corazones.

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

3 comentarios en “EL DULCE SABOR DE UNA MUJER EXQUISITA”

  1. Agregaré a cada frase (o máxima como se me ocurrió decirte Juan) mi opinión.
    Creo que ninguna mujer no quiere tener muchos hombres a sus pies sino al que es su guerrero.
    Es cierto los valores del alma son mucho mejores que la belleza física,pero la que ama trata de ser hermosa de cuerpo y espíritu para su amado. Es muy cierto, una mujer que da su tiempo, sus sueños y esperanzas en vez de vivir para sí es muy valiosa, pero.. puede dar por el hombre que es su esposo todo su servicio de amor,pero no entregar su corazón que alguién se lo arrebó inesperadmanete.Una mujer así es exquisita a los ojos del ladrón?, del mundo? o solo es una tonta, que tendrá carga de conciencia mientras viva
    Muy verdadero, una mujer es exquisita si se entrega a un hombre y vibra con él porque o ama pero si su entrega es solo para no estar sola pierde su exquisites.El carácter firme de una mujer se demuestra diciendo NO, muy cierto Aunque esto la lleve a alejarse o renunciar a él por temor a “sofocarlo” o lo que es peor que su hombre se sienta herido porque no comprende el alcance de la actitud de ella y la abandone.
    Un hombre (me metí en camisa de once varas)Un hombre exquisito es el que se ha enamorado de verdad no para pasar un momento o llenar otro vacío. Que es tierno,cariñoso, amigo, proteje, se interesa por saber primero si su doncella está feliz a su lado y no como se siente para tener sexo.
    ¿Por qué mucho creen que que no hay mujeres exquisitas, ni tampoco hombres?. No será que idealizamos a la persona?, No será que nuestro ego golpea la vanidad para que nos abramos a los juegos que dañan al otro y a uno mismo?
    No será?, esto si me lo cuestiono: que como mujer no se dar y demostrar todo el amor que siento en el corazón? No será que él o ella solo han conocido amores “vulgares y no pueden distinguir el bueno, el que lo haría feliz?
    No será que siempre preferimos mostrarnos muy feministas y ellos muy machistas? ¡Cómo nos gusta lucrar con nuestra libertad!
    De algo estoy segura: que no nacemos perfectos, que paso a paso de la mano del amado vamos corrigiéndonos y aprendiendo a prodigarnos lo mejor.
    Y por qué a veces nos cuesta tanto? ¿Por qué si nos amamos las promesas se rompen,los dulces secretos se “arrancan” del corazón, el silencio duele y la espera es fatigosa?
    Ah! sólo se que no se nada…
    Susana

Ongi etorri, bienvenido/a!