El ESPATARRE, O DESPATARRE (O TAMBIÉN MANSPREADING)

Pensando en voz alta sobre el fenómeno del “Despatarre” (o “espatarre”, que también es otra forma de decirlo) que ahora se ha puesto de moda (ya, ya, que ahora hay que llamarlo Manspreading…., no entiendo cómo se acepta con tanta naturalidad y rapidez una palabrota como esa y a mi me siguen llamado idiota, o peor, por escribir de vez en cuando miembra, ¿por qué será?).
¡A mí me encantado esta campaña!, de repente millones de personas se están fijando en ello y antes ni se habían dado cuenta, seguramente millones están cambiando su forma de sentarse en los asientos públicos…., eso es una muy muy buenísima señal, sin duda. Sólo por eso, merece la pena la campaña, aunque se hable mal de ella, aunque se rían muchos sobre las promotoras… (me pasa lo mismo como con los semáforos, muchos hablan mal pero…se habla de ello, y eso es bueno)

La cosa es que esto del despatarre no es de ahora, es de siglos y siglos. Y hoy ha caído en mis manos (bueno, en mis ojos) un vídeo de un libro escrito en 1979 (ya hace 38 años), un libro alemán (también está traducido al inglés) lleno además de fotografías sobre ese micromachismo en las posiciones espaciales ocupadas por hombres y mujeres.

En el libro se ve claramente que (lo mismo que pasa con el machismo en general) no es un tema de mujeres y hombres simplemente sino de poder y sumisión: hay hombres que aparecen sumisos y ocupando poco espacio, niños sumisos y otros que son los “mandones” y ocupan doble, alguna mujer poderosa ocupando espacio doble, diosas antiguas que al ser poderosas ocupaban espacio…., pero sin duda la inmensa mayoría, y por ello nos lleva al machismo, son hombres que ocupan espacio y mujeres que se amoldan al espacio que les dejan los hombres ocupar.

Contra esta campaña que se ha puesto de moda ahora, hay muchas contestaciones en contra, desde todos los ámbitos políticos incluso. En general hay dos posiciones, una más seria (educación) y otra más irónica (la polla y los huevos necesitan espacio). Vamos a verlas:

PRIMERA POSICIÓN: ES FALTA DE EDUCACIÓN.
Hay un grupo de personas que dice que esto no es machismo que es simplemente falta de educación, sin darle más vueltas. Y luego ya apostillan que “ya están las histéricas feministas viendo machismo en todos los lados”.
Esta posición la mantienen y defienden sobre todo los de “Yo no soy machista pero…”, también los más progres o de izquierdas, también los que van de liberales políticamente hablando, por supuesto los conservadores…..y los chupiguays, muchas mujeres que creen que “la igualdad casi se ha conseguido y no hay que ir al otro extremo”…es muy variado pues.
A ver, que yo también pienso que es un maleducado, ¿eh?. Pero ese pequeño matiz……, ya veis, no estoy diciendo que es falta de educación, sino que es un maleducado, una falta de respeto. Me explico:
El que lo hace no tiene falta de educación, en absoluto, le han educado así y así lo ha aprendido. Educación tiene, lo que no tiene es respeto. El que no vea micromachismo en estas actitudes a nivel general…es que no ve mucho.
A las mujeres desde pequeñas (ellas lo saben muy bien) se les ha enseñado a ser sumisas, y entre las mil cosas a enseñar para conseguirlo una de ellas era esta del espacio: “niña, chica, mujer….debes sentarse con las piernas bien juntitas en la rodilla, o con una pierna encima de la otra pero bien pegadas ambas piernas, eso sí”. “Y los brazos, pegados al cuerpo, nada de abrazar la silla por detrás ni estirar las piernas y esas cosas”. Esta era la educación recibida en general (todavía hoy en día se oye m estas frases dirigidas a niñas incluso).

A los chicos…..¿te enseñó tu aita o tu ama a sentarse ocupando exclusivamente tu sitio y con las piernas juntas?, te dijeron alguna vez que te sentarte con las piernas bien abiertas a veces ocupas demasiado espacio?. A ti, chica, mujer…. ¿te lo dijeron?

Si el primero ha dicho no, y la segunda ha dicho sí, está claro, no es falta de educación, es machismo.

SEGUNDA POSICIÓN: ES QUE LOS HOMBRES, AL TENER PENE Y TESTICULOS, NECESITAN ESTAR MAS ANCHOS
Aquí hay alguno que lo dice en serio, como una razón física real (habría que ver en qué se fundamenta en realidad. Es posible que sea más cómodo no tener las piernas cerradas por las rodillas pero de tenerlas unos centímetros abiertas (con eso ya respira el pene, tranquilo) a abrirlas ocupando doble espacio…., hay un trecho).
Y luego los irónicos, los que les gusta tener la ironía en la boca todo el rato, que creen que con ellos son más inteligentes y por ello aquí ironizan con el tema de que los hombres como tienen polla y huevos pues necesitan más espacio. Así como la ironía fina, usada adecuadamente es un signo de inteligencia, la ironia contínua, al estilo Aznar, por ejemplo, la realizada con mala leche y todo el rato, es un signo de todo lo contrario, de no tener argumentos, que violentar por violentar. En este caso esa es su forma de tratar de reírse de las promotoras de la campaña (son los que cuando pones “voluntariado” o se te ocurre poner “padres y madres” o “alumnos y alumnas” te insultan con sus ironías típicas de “Ah, pues di también cosos y cosas, tenedoros y tenedoras, fábricas y fábricos, periodistas y periodistos…” (sí, lo sé, hay muchas excepciones, gente que sabe mucho, que emplea el lenguaje académico y no le gusta salirse de la norma, si la norma dice que hombres es lo mismo que hombres y mujeres….pues ya está, no se cuestiona punto (a esos no critico, por supuesto, que lo pongan como quieran, nadie les obliga a lo contrario, mi economía de lenguaje será la que yo quiera) o esos que con el tema de los semáforos de Madrid (que en muchas ciudades de otros sitios ya lleva mucho tiempo) contestan con la chorrada típica de “Pues hay que poner también semáforos de un hombre y un perro, y un hombre y una niña, una mujer con un niño, un perro y una perra, un gato y otro gato, y ¿para cuando un hombre soltero?…. (sí, todo eso lo he leído estos días, os lo juro). A los irónicos estos, prefiero copiar un párrafo muy bien escrito que he visto por ahí y que por mi condición sexual yo no podría explicarlo igual de bien: “Reconoceré que nunca he tenido una polla y huevos, no sé si los hombres realmente necesitan todo ese espacio extra para sus partes. Pero si lo hacen por ello, ¿cómo es que las mujeres no reclaman espacio extra también? No sé tú, pero cuando estoy con el periodo y estoy usando una compresa, literalmente no quiero nada más que extender mis piernas anchas cuando estoy sentada en cualquier lugar, lo último que quiero hacer es mantenerlas firmemente cerradas, que la compresa se constriñe y, a menudo, causa fugas. Por no mencionar que cuando me levanto después de sentarme con las piernas cerradas, la física hace su trabajo y el aire succiona grandes grupos de sangre del período y me hace sentir como si hubiera caído una carga de mi vagina, todo por sentarme con las piernas cerradas y luego levantarse y abrirlas un poco. Además, incluso cuando no estoy con el período, me gusta dejar que mi vagina tenga espacio extra. Con el vello púbico abajo, fluidos vaginales físicos constantemente goteando hacia fuera…, y las bragas, que a veces son más que restrictivas!. Manteniendo las piernas cerradas al final siempre duele el culo, así que dejar caer mis rodillas a un lado y dejar que mi vagina tenga espacio es una sensación gloriosa”.
Hay un tercer grupo en este segundo apartado, pero esos no cuentan: los que van de machos, de necesitar espacio por tener una gran polla y unos grandes huevazos, los machistas de cojones, vamos.

EL LIBRO
Bueno, a lo que iba, el libro es de hace ya 38 años, y la traducción del título sería “Recuperemos nuestro espacio: el lenguaje corporal femenino y masculino como resultado de estructuras patriarcales”. Está escrito por una fotógrafa alemana: Marianne Wex y contiene montones de fotos de ejemplos de todas las épocas.
En este video de youtube podéis ver el libro y esas fotografías.

Una vez todo esto…..cuando estés en el autobús, el metro, el tranvía….., fíjate un poco en cuanto sitio ocupan las personas.
(y no me digas que: “pues ellas a veces ocupan dos asientos con su bolso!”, que eso es una infantilada, “porfi” (ni me enseñes una foto de una mujer con las piernas abiertas ocupando dos espacios, siempre hay excepciones a las normas)
Para los de “jooo, ellas ocupan con sus bolsos!”, que piensen esta escena: eres mujer, u hombre, da los mismo, entras en el metro, ves dos sitios vacíos: uno está ocupado por una mujer que ha puesto el bolso al lado, el otro por parte de la rodilla de un hombre que está espatarrado. ¿qué haces?. Pues bien, (habrá excepciones), pero me da que la inmensa mayoría iría donde la mujer, le pediría educadamente que quitara el bolso y se sentaría ahí. ¿Cuántos/as irían donde el hombre, y le dirían educadamente “por favor, ¿podría usted cerrar su piernas para que me siente cómoda/o en el asiento libre?” (en esto sí, hay muchos hombres respetuosos , que el respeto en realidad es mayor que la falta del respeto creo yo, que al ver entrar a una persona, ver que no hay sitio en el tranvía, inconscientemente o no, cierran algo sus piernas para permitir la entrada a ese sitio, esos son hombres no sólo educados, sino respetuosos con los demás, sean del sexo que sean)

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán…pero todos Yo Mismo.

Ongi etorri, bienvenido/a!