EL PAIS ALIADO YIJADISTA EN OCCIDENTE.

—En este pais, for sale en 2014, asthma han sido decapitadas 87 personas por infringir la ley islámica: sus delitos han sido variados: asesinato, violación, tenencia de drogas, homosexualidad, brujería……

—En este pais se puede llegar a imputar por “terrorismo” a las mujeres a las que se les detiene por estar condiciendo un coche.

—En este pais han nacido o se han desarrollado gracias a su dinero, la mayor parte de los movimientos terroristas islámicos copmo AlQueda, Estado islámico que luego se expande por todo el mundo….

—En este pais hay cerca de 30 mil presos políticos y desde esta pais hay grupos que financian a grupos armados que reclutan jóvenes de todo el mundo para pelear la yihad.

—Además, este es el pais que controla los dos lugares más sagrados del islam, La Meca y Medina, por lo que su influencia sobre todos los musulmanes es infinita.

No se suele hablar mucho de esto, pero conviene saber algunas cosas de vez en cuado……

Este pais del que hablo es ARABIA SAUDI, el gran amigo de occidente, el pais al que van todos esos líderes que se manifestaban el otro día en Paris en ese hipócrita «selfie» que dio la vuelta al mudo. Es ese pais donde reyes y presidentes
1340024036_extras_ladillos_1_0del mundo occidental (entre ellos los españoles) van para abrazar con cariño a sus líderes. Es ese pais que apoyan las «democracias» occidentales, consiguiendo que todo lo dicho en los primeros párrafos sean más y más cada año y nadie levante la mano contra ellos. Claro, es el pais más rico del mundo, donde el petróleo abunda, desde donde  (como ahora estamos viendo que pasa con Rusia o Venezuela) pueden hacer que paises puedan arruinarse favoreciendo el mandato de las grandes potencias occidentales (EEUU casi siempre). Es la forma de pagar que tiene este pais el silencio conplice de occidente.

Este pais es incluso el que ni Israel se atreve a decir nada contra ellos, a pesar de ser el más influyente de los fundamentalistas islámicos.

Probado está ya que fue EEUU quien fomentó el movimiento de los muyahidines (los que promueben la yihad o hguerra santa) emn Afganistán, con el fin de provocar allí la derrota de la URSS. Dicha victoria fue la que expandió al mundo el islam wahabí (del que hablo al final de esta entrada). En dicho pais es donde sobresalió por priimera vez el saudí Osama bin Laden. Posteriormente, tras la guerra, fueron seguramente fondos saudies los que crearon las «madrazas» (escuelas islamistas donde los huérfanos de la guerra se formaron en la interpretación religiosa más conservadora y extremista (y es que precisamente talibán significa “estudiante” en el idioma de Afganistan). Estas madrazas se expandieron rápidamente en los años 70 y esta corriente extremista del wahabismo se fue imponiendo en muchos paises mientras EEUU e Israel se dedicaban a mirarse el ombligo y combatir a los palestinos, por ejemplo, y a seguir abrazándose a Arabia Saudi y sus petrodolares.  La guerra santa o yihad exterior ha ido pues ganando terreno frente al sufismo que antes imepraba (que predica la yihad exterior, es decir, el perfeccionamiento espiritual de los propios fieles)

Y de aquellos polvos consentidos y apoyados….los actuales lodos: el grupo islamista Boko Haram secuestrando niñas, prostituyéndolas, torturando y ejectuando pueblso enteros en Nigeria (se estiman en mas de 10.000 los asesinatos solo en 2014), el estado islámico tratando de hacer un Califato internacional invadiendo varios paises…

Algunas notas muy esclarecedoras:

–Ya en 2003 el académico nigeriano Muhammad S Umar denunciaba el deterioro de la educación pública a partir de 1980 y la política de privatización a instancias del Fondo Monetario Internacional, que favorecieron la expansión de madrazas wahabíes en ese país africano e hizo de los graduados de esas escuelas religiosas los que están a la vanguardia de la creciente demanda de aplicación plena de la ley islámica en el pais. A los pocos meses de esa advertencia se fundaba Boko Haram.

–No hace mucho (2012), el periódico indio «India Today» revelaba un nuevo plan saudí de 35 mil millones de dólares para la construcción de madrazas y mezquitas en Pakistán, India, Bangladesh y otros países del sur de Asia.

¿Y que dice Arabia Saudi?

El reino de Arabia Saudí rechaza estas acusaciones de apoyo al extremismo. Dice  que las donaciones provienen de entidades saudíes privadas sobre las que no tiene control. ¿Es posible creer eso en un pais donde el control autoritario del gobierno real es tan poderoso?. Ni los mismos EEUU se lo creen: en 2003, ante el subcomité en terrorismo del Senado estadounidense, el consejero en asuntos de seguridad Alex Alexiev consideró ese argumento falso. Según él, en Arabia Saudí un decreto real de 1993 establece la supervisión estatal de la colecta de donaciones al exterior, unos 2.500 millones de dólares anuales, de acuerdo a fuentes oficiales saudíes (“Terrorism: growing wahhabi influence in the United States”, US Government Printing Office, 2004).

EEUU se había distanciado de Arabia Saudi por todo esto dicho y Francia quiso aprovechar el momento para conbertirse en amigo principal de ese pais. “Les daremos lo que quieran” afirmó el presidente francés, François Hollande, a los empresarios saudíes en su última visita a la cuna del wahabismo, a fines de 2013 (“Lo que quieran”, claro,  incluye misiles Crotale y submarinos y fragatas Sawari de última generación, de acuerdo al matutino libanés As Safir (As Safir, 27-XII-13)….todo sea por la prioridad para las inversiones francvesas en infraestructura y energía nuclear……, mientras hay eso….¿qué mas da que no haya libertad en ese pais ni que se se vulnera la libertad de expresión o los valores democráticos?.

Ahora, con la guerra de bajada de precios del crudo Arabia Saudi ha vuelto a enseñar los dientes, y ha enseñado a EEUU que debe seguir ahí, donde estaba desde hace décadas, calladito, que asi gana mucho.

¿Y AÚN NOS EXTRAÑAMOS DE LO QUE ESTA PASANDO?

EL EXTREMISMO ISLÁMICO, EL WAHABISMO

Todas estas facciones extremistas que estamos viendo, ya sean individuales o de organizaciones como Al Qaeda o  Estado Islámico profesan mayoritariamente el wahabismo, la interpretación del Islam que se realiza y expande desde Arabia Saudi. Esta rama del Islam considera a otros musulmanes como infieles a ser perseguidos y hacen de la guerra santa un principio de fe.

Mohammed bin Abd-al-Wahab fue un religioso del siglo XVIII, que en su intento de reformar el islam sobre una base puritana vio en la austeridad y el conservadurismo de los beduinos del desierto árabe la encarnación del “verdadero islam”, frente al cosmopolitismo y la heterodoxia que caracterizaba a los fieles otomanos y persas. Sin embargo, la dureza de su prédica le valió el escarnio y la expulsión de importantes centros musulmanes como La Meca y Basora. Para este predicador del desierto, las tradiciones populares, que incluían peregrinaciones a santuarios o lugares considerados sagrados, como las tumbas de Mahoma y sus descendientes, eran prueba del pecado de idolatría en que caían la mayoría de los musulmanes. La censura islámica de las representaciones humanas –que es como hemos visto una de las razones de la masacre de Charlie Hebdo– era en verdad poco respetada por el arte musulmán en Turquía, Persia y Asia Central. Sin embargo, alcanzó un celo fanático dentro de la concepción wahabí.

Por tal motivo, los emires que crearon el reino de Arabia Saudí hace tres siglos se valieron del dogma de Al Wahab para alcanzar la hegemonía sobre el resto de las tribus beduinas de la península arábiga (de acuerdo al analista y diplomático británico Alastair Crooke, para Al Wahab “todos los musulmanes debían prometer su lealtad individual a un solo líder musulmán (un califa, si existiera uno). Aquellos que no estuvieran conformes con esta visión debían ser asesinados, sus esposas e hijas violadas y sus posesiones confiscadas, según escribió. La lista de apóstatas que merecían la muerte incluía a chiitas, sufíes y otras denominaciones musulmanas a quienes Abd-al-Wahab no consideraba musulmanes” (Huffington Post, 27-VIII-14).

El wahabismo bebe en la fuente del takfir, una suerte de práctica inquisitorial de una rama del islam sunita, por la que se acusa a otros musulmanes de no ser realmente musulmanes, sino infieles. Actualmente unos 16 millones de musulmanes chiitas de Arabia Saudí –20 por ciento de la población total– son objeto de “discriminación y acoso sistemático” por parte de las autoridades, según denuncia Amnistía Internacional, mientras es habitual que sus líderes sean encarcelados o condenados a muerte (Amnesty International, 15-VIII-14).

Datos tomados de http://brecha.com.uy/arabia-saudita-el-aliado-yihadista-de-occidente/ que os recomiendo.

Otros enlaces:  http://www.theprisma.co.uk/es/2012/01/02/yihad-revelada/

Saludos a todas la personas de buena voluntad, sean del pais y religión que sean.

Ongi etorri, bienvenido/a!

A %d blogueros les gusta esto: