EL SAP (SINDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL)

RESPECTO A ESTE LLAMADO “SINDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL (SAP), QUE TANTAS VECES SE ESTÁ ESCUCHANDO EN LOS ÚLTIMOS TIEMPOS, INCLUSO EN MUCHOS DE LOS COMENTARIOS QUE SE HACEN EN ESTE MISMO BLOG QUIERO EXPRESAR MI POSTURAL
Como psicólogo, como trabajador de los Servicios Sociales, una cosa es admitir que existen las consecuencias de cierta alienación ejercida por padres y madres (casi siempre madres en este momento actual) y otra cosa es admitir la existencia de este síndrome como una elemento perfectamente diagnosticable que puede usarse judicialmente.
El SAP, como elemento de diagnóstico, está rechazado hoy en día por la Organización Mundial de la Salud e incluso ha sido desaconsejado por considerarlo por los Colegios de Psicología y Medicina de EEUU, pais donde surgió este nombre, por parte del médico Richard A. Gardner. Estas grandes y prestigiosas asociaciones han alertado de que el PAS de Gardner no ha sido revisado ni reexaminado y que no debiera ser consentido su uso en la justicia, advirtiendo incluso que durante estos 20 años en que ha sido usado en muchas ocasiones ha habido muchos suicidios de menores que han sido obligados a ir con el progenitor contrario.
Hoy en día este síndrome no está incluido entre los manuales de diagnóstico válidos internacionalmente tales como el DSM-IV ni el CIE-10, ni incluso se está estudiando su inclusión todavía.
No niego que se pueda utilizar este nombre en negociaciones, en diálogos, en terapias incluso, como cualquier oro nombre que podamos poner a cualquier disfunción concreta de una persona concreta o como forma de explicar las situaciones o conflictos que ocurran en ciertas situaciones conflictivas entre parejas.
Personalmente me parece peligroso que en ciertos juzgados, sin ser médicos, ni psicólogos…, se atrevan a utilizar este síndrome como base jurídica para una sentencia.
Hoy en día el SAP se está utilizando exclusivamente para denominar situaciones de conflictos graves entre parejas separadas, situaciones muy concretas donde el “todo vale” es muy peligroso por la violencia que se puede generar. Y más habiendo niños y niñas por medio.
El SAP fue introducido por el médico norteamericano Richard A. Gardner en 1985, en un litigio por divorcio con custodia (en el 99% de los casos en que se utiliza este “sindrome” sigue siendo ese contexto: divorcios con custodia de menores, precisamente donde esa violencia intraconyugal no ayuda a nada para poder pensar friamente ni en el verdadero interés de los propios menores. En un principio fue usado pecisamente en casos en que aparecían sospechas o acusaciones de violencia sexual contra menores, denunciadas por uno de los progenitores.
Desde esa fecha es el propio Gardner ha ido reafirmándose a sí mismo (para mucha gente una afán de personalismo enfermizo) y, valiéndose de su propia editorial (Creative Therapeutics), ha publicado más de 30 libros ahondando teóricamente, pero sin fundamentaciones científicas, en ello (al menos no científicamente aceptadas por la comunidad internacional).
Gardner , en sus escritos comenta que para curar este SAP “…en cuanto se diagnostique PAS, el juez deberá cambiar inmediatamente la custodia y tenencia del niño y entregársela al padre falsamente acusado, sin que tome contacto con la madre en ninguna forma…., al comienzo el niño se resistirá, pero pasado un tiempo, comprenderá que había sido sometido a un “lavado de cerebro” y aceptará a su progenitor…, también el tribunal deberá indicar una psicoterapia con un profesional designado por el juez y….sólo se restablecerá el vínculo con la madre cuando al cabo de por lo menos tres meses, el niño sea reevaluado por un profesional especialista en PAS que pueda decir si podría reestablecerse el contacto con ella…” (Gardnner. “The parental Alienation Syndrome”). A mi este párrafo de Gardner me parece impresionantemente peligroso y el niño un sujeto pasivo, que no sabe nada y que se le programa y reprograma a la medida de lo que un juez designe…, terrible.

Bueno, entonces…¿Por qué entonces tanto empeño en que esto aparezca como científicamente irrefutable?…, sencillamente porque se está utilizando para los casos de custodia de menores.
En alguna ocasión se ha recurrido a este síndrome para cambiar la custodia de un progenitor a otro. Estamos hablando de menores, ¿no es suficientemente importante como para andar con extremo cuidado?.
Muchos hombres, y alguna mujer, me han escrito ya para expresar precisamente lo contrario a lo que estoy diciendo ahora mismo. Me hablan de que el cónyuge está alineando a su hijo para que le odie a él (o ella), que les amenazan con retirar por completo la custodia, que….
Pero siempre ocurre lo mismo, si entrevistas a la otra parte dice exactamente lo contrario, habla de violencia incluso. Son pues situaciones de confrontación extrema entre dos personas, con el agravante de haber niños en medio. No es lo más adecuado por ello establecer sentencias mediante un síndrome no aprobado internacionalmente.
Sé que ahora mismo estaréis algunos despotricando contra mí por ello. Soy consciente de que es un tema muy delicado porque muchos de vosotros lo estáis sufriendo en vuestras propias carnes pero las cosas tienen un camino, y este camino es el que es, y no podemos legislar en base a casos muy concretos y particulares.
Lo mismo que critico la Ley de Igualdad, por el mismo motivo, no pudo dejar de escribir sobre este tema del SAP.
Gardner simplifica la psicología de un niño al pensar que habla en boca de lo que le ha dicho su madre que diga. Habitualmente no es así, un niño de 12 años sabe bien lo que dice y porqué lo dice. Lo mismo que sabemos que las denuncias falsas de mujeres son una abrumadora minoría, también en este caso es similar. Habrá, por supuesto, casos de niños a los que un progenitor le ha “adoctrinado”, le ha “comido el coco” diciendo lo malo que es el otro pero…¿acaso no es habitual en esos casos que desde el otro lado le estén diciendo lo mismo del primer progenitor?. Pensémoslo, no solo con nuestro caso particular, por muy sangrante que sea, sino en general.
En resumen, la alineación parental existe, sin duda, lo que no considero es que se hable de un “Sindrome” de alineación parental diagnosticable hoy en día.
Ya sé que hay mucha gente que habla de ello, pero por cada uno que habla de su existencia, 100 lo niegan, cien bien informados también, profesionales de la psicología y medicina, no jueces ni abogados. Como modelo teórico es perfecto y debe ser analizado en todos los procesos de negociación, pero como modelo médico psicológico, no debiera ser utilizado.

Estos días he estado leyendo una sentencia judicial (de 2008 en Bizkaia) en la que se fallaba a favor del recurso de una mujer contra la sentencia que la condenaba por Desobediencia, por impedir la visita de su hijo a su padre biológico argumentando que el menor no quería verlo y para ello habiéndose invocado SAP por parte de la madre. El juez estima que la madre ha incurrido en una falta reiterada de incumplimiento de obligaciones familiares pero estima que, a mi modo de ver con buen criterio, dicho síndrome no puede ser aplicado como base jurídica y que incluso, en ciertos casos podría devenir en una nueva forma más de violencia contra las mujeres por lo que absolvía ala mujer del delito de desobediencia.
Estamos en lo que decía al principio, existen muchas y muy sangrantes ocasiones en que padres y madres emplean a sus hijos como un arma arrojadiza contra el otro cónyuge, por ese motivo la justicia no puede dar palos de ciego aplicando diagnósticos apresurados de los que no entiende además. Hay que eliminar esas actitudes de ciertas madres (y digo madres porque son las que en el 99% de los casos tiene la custodia) pero no de esta forma tan peligrosa (como también he dicho cientos de veces que debieran castigarse las denuncias falsas muy contundentemente, en el momento que se prueben, puesto que cada denuncia falsa es una piedra inmensa contra la igualdad y contra la eliminación de la violencia inter-sexos)
Saludos.

NOTA a 27 de septiembre de 2011; Esta entrada tiene ya los comentarios cerrados pero  leerlos aquí y ver la última entrada sobre este tema,  y comentar si lo deseas, en la siguiente dirección: DECLARACIÓN DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE NEUROPSIQUIATRÍA

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

97 comentarios en “EL SAP (SINDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL)”

  1. A partir de éste cierro ya los comentarios de esta entrada para que no se haga tan tedioso el tamaño de la misma. No obstante se abre una nueva entrada donde se podrá opinar lo que se quiera sobre SAP en la siguiente dirección: http://ibasque.com/declaracion-de-la-asociacion-espanola-de-neuropsiquiatria-contra-del-uso-clinico-y-legal-del-llamado-sindrome-de-alienacion-parental-sap/

    Gracias a todos/as por vuestras aportaciones y nos vemos en la entrada citada.
    Juan Ibasque

  2. Sobre el comentario de Juan, hecho hace tiempo, totalmente inexacto de “Ya sé que hay mucha gente que habla de ello, pero por cada uno que habla de su existencia, 100 lo niegan” (refiriéndose al SAP), he encontrado otro artículo interesante, en revista oficial, que deja clara cúal es la situación al respecto, por si a alguno/a le quedaba duda, aunque ya lo rebatí también anteriormente, pero éste me parece totalmente clarificador:
    (No es el artículo íntegro, para leer el mismo en su totalidad ir al enlace)
    ACEPTACIÓN Y CONTROVERSIA DEL DENOMINADO SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL.
    Arch, M. (Col. 9254), Molina, A. (Col. 10349), y Jarne, A. (Col. 378)
    REVISTA DEL COL.LEGI OFICIAL DE PSICOLEGS DE CATALUNYA, 213, 16-18. (OCT. 2008)

    En el momento actual estamos presenciando un casi constante debate sobre la existencia del llamado Síndrome de Alienación Parental (SAP; Gardner, 1985). Una discusión intensa y en ocasiones exacerbada que, LEJOS DE APORTAR LUZ A LOS ASPECTOS TÉCNICOS MÁS CONTROVERTIDOS, PARECE CONVERTIRSE EN UN DEBATE DE CORTE IDEOLÓGICO DE DIFÍCIL SOLUCIÓN. En el presente artículo revisaremos brevemente los datos referidos al surgimiento del término y su progresiva instauración en los círculos técnicos.

    El SAP fue descrito por primera vez como tal por Richard Gardner en 1985; sin embargo, OTROS AUTORES HABÍAN RECOGIDO CON ANTERIORIDAD EL CONCEPTO BAJO OTRAS DENOMINACIONES MÁS O MENOS AFINES, COMO SÍNDROME DE MEDEA (WALLERSTEIN Y BLAKESLEE, 1989), SÍNDROME DE LA MADRE MALICIOSA (TURKAT, 1994) O PROGRAMACIÓN PARENTAL EN EL DIVORCIO (CLAWAR Y RIVLIN, 1991), ENTRE OTROS.

    A pesar de su relativamente corta vida, el SAP ha generado una considerable y creciente literatura, no sólo no exenta de polémica, sino que se puede decir que inmersa plenamente en ella (Gardner, Sauber y Lorandos, 2006). Sin embargo, UNA RÁPIDA REVISIÓN DE LA LITERATURA CIENTÍFICA, NOS MUESTRA CÓMO PUBLICACIONES CIENTÍFICAMENTE SÓLIDAS HAN PUBLICADO DE FORMA CONSTANTE ARTÍCULOS TÉCNICOS SOBRE LA PROBLEMÁTICA utilizando como término el que, por un motivo u otro, parece haber tenido mayor aceptación, es decir, el Síndrome de Alienación Parental (p. ej., JOURNAL OF DIVORCE & REMARRIAGE, AMERICAN JOURNAL OF FAMILY THERAPY, AMERICAN JOURNAL OF FORENSIC PSYCHOLOGY). Asimismo, EN NUESTRO CONTEXTO, LOS DIFERENTES CONGRESOS Y JORNADAS DE PSICOLOGÍA JURÍDICA INVARIABLEMENTE HAN CONTADO CON DIVERSOS TRABAJOS EXPUESTOS POR LOS INVESTIGADORES Y PROFESIONALES ESPAÑOLES. Sin pretensión de exhaustividad, citaremos a modo de ejemplo los trabajos de Tejedor (2008), Junco (2008), Cartil y cols. (2008), Cartié y cols. (2007) y Rincón (2007).

    Referencia especial requiere la reciente publicación del manifiesto elaborado por la Coordinadora Estatal de Psicología Jurídica del Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos de España (Infocop, 2008), donde de forma consensuada se establece una mínima e indispensable clarificación sobre la cuestión, explicitando un aspecto que, en nuestra opinión, resulta clave para que los profesionales puedan alejarse de discusiones ideológicas para acercarse a la necesidad de explorar adecuadamente una problemática psicológica determinada, esto es: la necesidad de constatar que la problemática de rechazo que presenta el menor no tiene una causa fundamentada que la provoque (p. ej., maltrato, o negligencia en sus cuidados).

    A pesar de LA REALIDAD EVIDENTE DEL RECONOCIMIENTO Y ACEPTACIÓN PROFESIONAL DE ESTA PROBLEMÁTICA, las posiciones enfrentadas sobre el termino SAP comienzan ya desde la propia discusión de su existencia, LLEGANDO EN ALGUNOS CASOS A LA POSICIÓN EXTREMA DE NEGAR CUESTIONES TAN PROBADAS Y CONOCIDAS POR NUESTRA DISCIPLINA, COMO EL INDUDABLE HECHO DE QUE LOS PROCESOS DE MANIPULACIÓN EXISTEN EN LA SOCIEDAD EN GENERAL Y EN LAS ESTRUCTURAS FAMILIARES Y RELACIONALES EN PARTICULAR. ¿Se trata entonces de un problema de denominación? ¿Es conveniente que la comunidad científica designe una nueva nomenclatura para esta problemática? AUNQUE REPETIDAMENTE SE HA TRANSMITIDO ESTA POSIBILIDAD EN DIFERENTES FOROS, LO CIERTO ES QUE ELLO NO CONTRIBUYE A APLACAR LAS POSICIONES EXTREMAS NI A PROPICIAR UN TRABAJO CONJUNTO en aras de la protección de los menores que pueden verse afectados por procesos de mediatización (se les llame como se les llame).

    Desde nuestra perspectiva, y alejándonos de un debate que entendemos estéril y, por tanto, poco clarificador, un análisis profundo de la información técnica disponible sobre las interferencias parentales nos muestra que estas situaciones se producen a nivel básico de dos formas:

    • Interferencias no sistemáticas: como elemento de presión o coacción puntual, como respuesta a un estado emocional concreto, etc.

    • Interferencias sistemáticas (las que se vienen denominando SAP): que implica un proceso más o menos consciente de un adulto –custodio o no custodio del menor– para propiciar un alejamiento físico y afectivo del menor con el otro progenitor.

    Desde la denominación que finalmente se establezca y recordando que el término SAP no es ni mucho menos el único objeto de debate y no recogido en las taxonomías técnicas al uso (p. ej., síndrome de la mujer maltratada, síndrome de Estocolmo, etc.). LO CIERTO ES QUE LOS PSICÓLOGOS FORENSES ESPAÑOLES QUE TRABAJAN HABITUALMENTE EN EL ÁMBITO DE FAMILIA NO SÓLO RECONOCEN LA PROBLEMÁTICA, SINO QUE PARECEN TENDER A CONCEPTUALIZARLA COMO UNA FORMA DE MALTRATO (Arch, 2008).

    Pág. 16 (42 de 84)
    http://www.copc.cat/images/revista/revistaoctubre.pdf

  3. Para José Manuel:

    En el SAP efectivamente pasa que sí llevas a cabo acciones para que se respete tu derecho de visitas para luchar contra el SAP, eres un “acosador” (el padre presiona demasiado para poder ver a sus hijas), o pueden aducir eso como motivo del rechazo. Y si no haces nada, eres un negligente (¡cómo ha dejado usted que la situación llegue a este estado, con el tiempo que ha pasado sin relacionarse con sus hijos¡¡, además igual te lo dicen los mismos que te han dicho antes que lo dejes estar, a ver si con el paso del tiempo, y rebajando la presión, los menores cambian de opinión). Osea, que estás vendido de todas todas, hagas lo que hagas. A eso ayuda el prohibicionismo del SAP.

    Obviamente, la opción correcta (aunque no siempre salga bien) es la de intentar retomar-mantener la relación por todos los cauces legales al alcance. La segúnda opción, el dejar pasar el tiempo a ver si se arregla sola la situación, sólo agudiza el problema.

    Es verdad que en los casos de SAP (lo suelen comentar Aguilar y otros en conferencias), los afectados al leer libros sobre SAP, comentan “pero si parece que están relatando mi caso particular”.

    En cuanto a la opinión de Juan, ha hecho tantos cambios de postura y ha hecho tantas manifestaciones contradictorias, algunas no ya opiniones sino afirmado hechos objetivos que luego no ha podido probar, que no sé actualmente cuál es, ni que supone realmente eso de que cree que existe alienación parental.

  4. Para Juan y los negacionistas

    Bien Juan, por lo menos admites la Alienación Parental, aunque no sé si lo dices con la boca pequeña para reforzar tu credibilidad con la equidistancia. Pero; ¿porqué esa sospechosa tozudez en negar que exista, o pueda existir, una metodología, un protocolo, aplicado a los niños alienados y a los padres alienadores, que permita diferenciar, con una alta probabilidad de certidumbre, si se trata de una Alienación Parental o no?.
    ¿Porqué los negacionistas hacéis enmiendas a la totalidad de las pruebas de diagnóstico existente, en vez de criticar objetivamente una por una?. ¿Porqué no proponéis otras?
    Por ejemplo, cuando no se encuentran razones objetivas para el rechazo, ¿me puedes explicar porqué el niño rechaza también a todo lo que huela a la familia del padre rechazado?
    Mira Juan, por si esto te sirve como “documento empírico”, en mi caso se cumplen con precisión milimétrica todas las pruebas que actualmente se utilizan para diagnosticar, o no, un SAP. Parece como si los autores de textos sobre el SAP se hubieran inspirado en mi caso. Y para que no haya suspicacias, te diré que la madre dice “no saber las causas del rechazo; las niñas se niegan a decirlo y manifiestan mil y una excusas triviales (cuando estoy con mi padre me duele la cabeza….), y los Jueces alegan que podría ser debido a que el padre presiona demasiado para poder ver a sus hijas, y a que se lleva mal con la madre. Si te interesa como Psicólogo, toda la documentación del caso está a tu disposición.
    Por último Juan, no sólo suele ser la venganza el móvil de la Alienación Parental, normalmente suele venir asociada a una personalidad paranoide, y como no, a un determinado tipo de educación.
    José Manuel

  5. Lo repito: la alienación parental existe en muchos padres y madres con sed de venganza de su exconyuge, el SAP no existe más que como prueba de algunos otros padres y madres con el mismo motivo.
    Y si buscais, veréis muchos documentos empíricos de ambas cosas, sin ningún problema. Al menos tan empíricos como los que has puesto tú por ahí también.

  6. Para Juan y todos los Juanes.
    Resulta que un buen día yo nací, y lo primero que me hicieron los humanos fue manipularme; en este caso con la acepción más noble de la palabra, es decir me hicieron algo con las manos. Efectivamente, un señor con bata blanca, o quizás verde, me colgó de los pies y me arreó un par de azotes en el culo. Fue la primera vez que lloré, y la única que lo agradecí. Eso del que “quién bien te quiere te hará llorar”, siempre me ha parecido una gilipollez.
    A partir del día siguiente comencé a sufrir otro tipo de manipulación; que nada tenía que ver con las manos, y que el llanto que produce nunca podrá conmover al agradecimiento.
    Al principio se trataba de una manipulación bienintencionada por parte de mis padres, para preservarme de los peligros físicos inherentes a la inconsciencia infantil, pero pronto tuve que toparme con unas señoras vestidas con un Burka, pero sin tapamorros, y más tarde con unos señores con abrigos negros hasta los pies. “Esto es lo bueno, esto es lo malo, esto es lo correcto y esto lo incorrecto, y si optas por lo malo, por lo incorrecto, te condenarás al infierno, o al ridículo y el fracaso social, o incluso te puedes quedar ciego”. Etc
    La manipulación se prolonga en el hogar de tus padres, transmisores de su propia manipulación. Incluso si hay fuertes desavenencias , uno de ellos, o los dos, te dirá que el otro es un compendio de maldades y al que debes rechazar. O conmigo o contra mí. Y tomas partido, aunque siguen soportándose juntos. En aquellos tiempos había que soportarse; el divorcio exigía la apostasía, el rechazo social, y unas cargas económicas difíciles de soportar inmersos en tanta penuria.
    La Nación, la Patria, la Tribu, la Lengua, el Proletariado, la Diferencia, la Religión, la Ideología, el Progresismo, y otras tantas zarandajas, son hábilmente manejadas por Intereses expúreos de quién ostenta o aspira al poder o al dinero, y que en ocasiones no dudan en dejar tras de sí millones y millones de cadáveres.
    La publicidad, el marketing, se ha convertido en el arte de manipular. Resulta repugnante el espectáculo grotesco de nuestros líderes políticos, nacionales o autonómicos, que a través de la señal digital o impresa tratan de manipularnos como si fuéramos subnormales profundos. Lo peor y lo más triste del caso es que suelen tener éxito.
    Mi querido Juan, y tantos Juanes como pueda haber; hasta que no me lo aclares, prefiero creer que no has leído mis anteriores escritos en tu Blog, porque si no, tendría todo el derecho a pensar que quieres manipular a la gente. Te lo voy a repetir una vez más; decir que “el SAP no existe” es transmitir, a los legos y poco avezados en la materia, la idea falsa y perversa de que la manipulación de los hijos no es la causa , o la única causa, de que un hijo pequeño rechace y/o odie a su padre o a su madre, sino que detrás de un rechazo visceral, siempre hay razones objetivas.
    Respeto, siempre que sea de buena fe y con suficientes experiencias personales o profesionales, el que opines que cuando no hay razones objetivas para explicar un rechazo visceral de un niño hacia uno de sus padres, no se den síntomas homogéneos que nos permitan diagnosticar, con un pequeño margen de error, que el rechazo sea, o no, debido a la manipulación del otro padre. Es decir, que en éstos casos, lamentablemente no podríamos hablar de un Síndrome, como en la gripe o en el cáncer de próstata. Pero esto no nos debería alegrar, al contrario.
    A nadie debe de extrañar, en un mundo donde la manipulación se respira en casi todos los rincones de la vida, que en las separaciones matrimoniales conflictivas, lo más probable es que se dé, en mayor o menor grado, la manipulación de los hijos en contra del otro, lo sabemos, o lo intuimos todos. La manipulación es en sí misma dañina, pero aplicada a distorsionar la realidad que un niño tiene de uno de sus padres, llegando incluso a rechazarlo y odiarlo, es sin duda uno de los peores maltratos que puedan existir.
    Es por ello que el estudio en profundidad de los procesos de Alienación Parental ; sus causas, sus consecuencias, su prevención, las actuaciones judiciales, su diagnóstico, constituye una tarea en la que todos los profesionales de la psicología y la psiquiatría debieran de volcarse, en lugar del bochornoso espectáculo al que asistimos incrédulos, los padres y madres que lo hemos padecido, mientras rezamos, aunque algunos no creamos en Dios, para que el daño que están haciendo a nuestros hijos, unos padres y madres irresponsables, perturbados o vengativos, sea el menor posible.
    Juan, y todos los Juanes, os ruego que no empleéis la expresión :“el SAP no existe”. Cada vez que lo oigo, me siento como un superviviente de Auschwitz o Treblinka, al que se le dice que el Holocausto nunca existió y que es un invento del Judaísmo Sionísta Imperialista.

    José Manuel

  7. Venga, Juan, aunque sea por curiosidad, a mi también me gustaría ver un solo Link donde venga algún estudio empírico en contra.

    A fe mía que los he buscado con ahínco, pero no he encontrado nada.

    Si tu puedes iluminarnos o alguno de los negacionistas más famosos, como la Vaccaro, que también la he visto aparecer por aquí, os lo agradecería.

    Sólo se pide uno.

  8. Te vuelves a salir por las ramas.

    No te pido que hagas un pentatrabajo. Sólo te pido que me pongas el LINK DE UN ESTUDIO, SOLAMENTE UNO, EN EL QUE TE BASAS PARA AFIRMAR QUE LOS QUE AFIRMAN QUE EL SAP NO EXISTE TAMBIÉN SE BASAN EN PRUEBAS EMPÍRICAS. Sólo UN LINK.

    El no hacerlo me suena a excusa (no a falta de tiempo), porque no puedes demostrar lo que afirmas.

    No hace falta que te vaya la vida en ello (a mí tampoco), ni pérdida de tiempo tal que no puedas hacerlo. Más pierdes en poner hilos sobre la inexistencia del SAP (tú has iniciado este hilo y tampoco te va la vida en ello), sin probar tus comentarios.

    Ahora, dices que TÚ LO SABES (que el SAP no existe) POR CONVICCIÓN (apriorismo, prejuicio, subjetividad, etc.).

    Vaya, pues eso sí que no es nada científico.

  9. Es que partimos (algunos, claro) de la base de que no existe y por ello los que optan por inventarlo tratan constantemente de parecer que sea empírico.
    No voy a demostrar nada, no tengo tiempo, me basta mi convicción de que el SAP se ha inventado para obtener beneficios. No me va la vida en ello asi que siento no contentar tus expectativas.
    El dia que tenga tiempo lo haré, te lo prometo pero ahora es imposible para mi.

  10. Juan:

    En este hilo llevo mes y medio para que me pongas un link que pruebe lo que afirmas o te retractres:

    (Al final)
    http://ibasque.com/micaela-navarro-las-absoluciones-son-por-falta-de-pruebas-y-no-por-denuncias-falsas/#comment-20160

    Ahora vuelves a afirmar sin ninguna prueba lo siguiente: “Yo considero tan cientificos a los que dicen que sí como a los que dicen que no porque ambos lo apoyan con razones empíricas.”.

    Pues vuelves a poner una falsedad, ya que no hay ningún estudio empírico en el que se base el negacionismo-prohibicionismo del SAP. El dogma ideológico siempre publicita sus expectativas, nunca sus resultados (por si acaso).

    El caso Lysenko y el negacionismo político del SAP
    http://www.anasap.org/docs/lysenko.pdf

    En cambio a favor de la existencia del SAP, a modo de ejemplo, y sin esforzarme mucho, están:
    En España:

    PSICOPATOLOGÍA CLÍNICA LEGAL Y FORENSE. Volumen 5, Número 1, 2 Y 3, 2005. I.S.S.N.: 1576-9941. DepósitoLegal: MU-2372-2000.
    ANÁLISIS DESCRIPTIVO DE LAS CARACTERÍSTICAS ASOCIADAS AL SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL (SAP).
    Equipo de Asesoramiento Técnico de Cataluña adscrito a los Juzgados de Familia de Barcelona y partidos judiciales de Barcelona y Tarragona.
    Muestra de niños = 83
    http://www.secuestro-emocional.org/Doc/SAP-EquipoCatalanes.pdf
    http://www.masterforense.es/pdf/2005/2005art1.pdf

    En EEUU:
    Dunne, J, Hedrick, M(1994), El Síndrome de Alienación Parental: un analisis de diciséis casos seleccionados. Journal of Divorce & Remarriage 21:21-38
    http://www.fact.on.ca/Info/pas/dunne.htm
    http://www.informaworld.com/smpp/content~db=all~content=a904380079~frm=titlelink

    ¿Deberían los Tribunales Ordenar a los niños con SAP visitar/residir con los Padres Alienados?
    Un Estudio de Seguimiento
    Richard A. Gardner. M.D.
    © 2001 The American Journal of Forensic Psychology 19(3):El 61-106.

    Este artículo describe 99 casos SAP en los cuales el autor ha estado directamente involucrado
    http://www.fact.on.ca/Info/pas/gard01a.htm

    Children Held Hostage: Dealing with Programmed and Brainwashed Children. Stanley S. Clawar, Brynne V. Rivlin M.S.S. American Bar Association Section of Family Law.
    Niños rehenes: grabación con programación y lavado de cerebro en niños. Stanley S. Clawar, Brynne V. Rivlin M.S.S. Sección de familia de la Asociación Legal Americana.
    Está basado en un estudio de diez años de 700 casos realizado por los autores
    http://www.abanet.org/abastore/index.cfm?section=main&fm=Product.AddToCart&pid=5130034

    ¿Me puedes poner algún estudio empírico de esos que tú afirmas alegremente que prueban la no existencia del SAP?

    Gracias y un saludo.

  11. Para que no parezca que nuestras posiciones defendidas aquí es la opinión de algúnos “iluminados” y que jugamos “de farol”, he hecho un resumen de 8 páginas de las 32 de la que consta una PONENCIA DE D. FRANCISCO RIVERO HERNÁNDEZ (CATEDRÁTICO DE DERECHO CIVIL -UNIVERSIDAD DE BARCELONA) EN LO RELATIVO A DERECHO DE VISITAS Y SAP EN LA JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL EUROPEO DE DERECHOS HUMANOS DE ESTRASBURGO y su influencia en la Justicia Española.

    LA OPINIÓN DEL CATEDRÁTICO ES COINCIDENTE CON LAS NUESTRAS. Viene a decir que el derecho de visitas, con la jurisprudencia del TEDH, tiene el carácter de Derecho Fundamental, y que debe de ser protegido por los tribunales nacionales, en su defecto el TEDH condenará al Estado Español. Que la protección se debe hacer con una suma celeridad. Que para su protección se debe disponer de todas las medidas coercitivas necesarias (multas, cambios de custodias, etc.), que se puede y se debe.

    TAMBIÉN EXPRESA EL RECONOCIMIENTO DEL SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL POR DICHO TRIBUNAL, especialmente en la SENTENCIA DEL CASO KOUDELKA CONTRA CHECOSLOVAQUIA (S. 20 junio 2006). Puse esa sentencia en algún post anterior traducida al castellano, por si alguno quiere leerla en su integridad.

    El Catedrático hace especial mención a la necesidad que expresa el TEDH de que las medidas a tomar por la Justicia de los estados miembros, deben de tener carácter de urgentes, porque si no, no serían efectivas. Que en el Estado Español esto no se viene cumpliendo (ni la urgencia, ni el tomar medidas) como regla general por lo que es esperable sentencias contra el Reino de España por atentar contra este derecho fundamental reconocido por el TEDH.

    Segundo volumen de Ponencias del I Congreso multidisciplinar sobre Interferencias Parentras tras la ruptura de pareja. Santiago de Compostela, diciembre de 2008.

    SEPARACIÓN Y DIVORCIO: INTERFERENCIAS PARENTALES.

    ASOCIACIÓN ESPAÑOLA MULTIDISCIPLINAR DE INVESTIGACIÓN SOBRE INTERFERENCIAS PARENTALES. Presidida por Francisca Fariña, Catedrática Francisca Fariña, catedrática de Psicología Jurídica del Menor en la Universidad de Vigo, responsable del grupo de investigación PS1 de dicha Universidad, con más de 200 publicaciones científicas en el ámbito de la Psicología Jurídica y Forense del Menor y la Familia, Premio Nacional de Investigación del MEC, compagina la responsabilidad de Decana de la Facultad de Ciencias de la Educación y del Deporte con la presidencia de ASEMIP.

    Pág. 22

    DOCTRINA JURISPRUDENCIAL DEL TRIBUNAL EUROPEO DE DERECHOS HUMANOS SOBRE INTERFERENCIAS PARENTALES TRAS LA RUPTURA DE PAREJA

    Francisco Rivero Hernández -Catedrático de Derecho Civil -Universidad de Barcelona

    Resumen de 8 páginas:

    http://bit.ly/g1mJ3U

    La ponencia completa (32 páginas), empieza en la pág. 22:

    http://www.asemip.org/wp-content/uploads/2010/03/Ponencias-I-Congreso-Interferencias-Parentales-ASEMIP-V2-2010.pdf

    SE PUEDE DECIR MÁS ALTO, PERO NO MÁS CLARO. Saludos.

  12. Añado yo que en el TEDH existen dos instancias: la primera, que es en la que te encuentras tu ahora y,la Gran Sala, que esta formada por jueces distintos y que tienen potestad para cambiar la sentencia.

    Creo que tu abogado no es del todo bueno.Deberia haber apelado a la Gran Sala.Con las 23 sentencias a favor del SAP del TEDH deberias ganar de calle

  13. Hola José Manuel:

    Lamento tu situación. Respecto al post se me ocurren algunos comentarios que hacer.

    El asunto no hay que enfocarlo en los tribunales como SAP sí, o SAP no. Se puede mencionar de pasada, pero sin poner mucho peso en ello. Lo que hay que dejar claro son los hechos objetivos concretos del caso en cuestion. Que a eso el Tribunal le quiere llamr SAP, pues muy bien, que no, pues será el caso de José Manuel Moreno, da igual. Si no es que la discusión en el Tribinal se pierde en cuestiones colaterales e intrascendentes. Y eso es lo que quiere la otra parte.

    Respecto a los plazos. En la mayoría de las sentencias que he visto de SAP, el TEDH al tratarse de menores las lleva por un trámite de urgencia, creo que en un año ya tienen resolución más o menos. No sé si has mirado las fechas, has leído alguna. No sé si tú lo pedirías en la tuya.

    Respecto a tu caso, creo que algo ha fallado, porque con la jurisprudencia reiterada y clara de una veintena de sentencias del TEDH reconociendo el SAP o condenando por casos SAP y reconociendo derecho a indemnizaciones, creo que con mencionarlas (las que hubiera en el momento de presentar la demanda), el asunto en teóría, no deberia de ser difícil para el tribunal, por simple analogía. Aunque te tocarían los peores jueces o hirías con el peor abogado. El criterio del Tribunal, que es lo díficil, para estos casos está muy claro, no admite dudas. ¿Hizó mención a la jurisprudencia tu abogado?

    El psiquiatra o psicólogo alemán ya te comentó que no había que plantearlo como SAP sí, o SAP no. Ya sé que puede parecer un atraso, porque es algo que está en la literatura y contrastado, pero hacerles ver eso a los jueces a veces el super difícil o imposible. Mencionarlo de pasada bien, pero no hacerlo el núcleo central. El núcleo central es tu caso personal.

    Presentantes algún informe psiquiátrico o psicólogico de algún perito alemán experto en SAP, aunque no mencione esta palabra, ante el Tribunal. Porque te quejas de la perito que te tocó, pero en previsión podías haber aportado tú alguno de parte. En España algunas de la sentencias se han logrado gracias a ellos, porque a veces si se está esperando a los psicólogos del juzgado lo llevamos claro. Si es un perito especializado, el convencer al tribunal no tiene que ser muy difícil.

    De todas formas, muchas de las sentencias del TEDH sobre SAP son contra el estado alemán. Hay varios libros por diversos autores en alemania en exclusiva sobre el SAP (todo esto te lo he puesto en el otro comentario), y varios abogados que serán los indicados para llevar estos temas.

    En un vídeo sobre SAP, el psiquiatra argentino Usandivaras mencionaba sobre las cuestiones que suelen pasar, que suele ser verdad, que en estos casos uno recurre, en vez de a los profesionales indicados en el asunto, al que tiene más a mano. Él comentaba en plan chiste que a veces se coge a un primo que es abogado en derecho naviero, y claro… No sé si será el caso, pero suele pasar.

    En fin, que con la reiterada y clara jurisprudencia que hay en el TEDH no sé que pudo pasar en tu caso.

    En fin, que siento tu situación. Por lo menos lo has intentado de la mejor manera posible.

    Los hijos están ahí, y en el momento menos pensado puede que quieran saber algo de su padre, o intentar restablecer la relación.

    Es lo que se me ocurre comentar.

    Un saludo.

  14. PARA ROBERTO, y los padres y madres que han padecido el SAP.

    Lamentablemente ya acudí al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Tras pasar el primer filtro de carácter administrativo, a los tres años el Ponente, con apellido Holandés, leyó (o hizo leer a algún administrativo hispano parlante) mis 60 folios del Recurso escritos en Castellano, concluyendo,sin derecho a apelación, que el hecho de que la justicia alemana hubiera convertido mi paternidad en una mezcla de donante de semen y cajero automático, no violaba ninguno de mis derechos humanos.
    Este Tribunal, adolece de los mismos problemas que cualquier Tribunal de Justicia, aumentados por una carga de trabajo que les desborda, y por un politiqueo inevitable. Al final siempre es la lotería de que te toque, o no, un Juez con sentido común, pero como ya te decía en mi anterior escrito, el sentido común no es solo un atributo de la inteligencia, sino también de la falta de ideología, de intereses y de prejuicios. ¿Porqué en las oposiciones para Juez no se les hace un Test selectivo de Sentido Común?.
    También he de comunicarte que tras más de siete años, en los que he iniciado 11 procedimientos judiciales, he decidido tirar la toalla. Como creo que el tema del SAP te interesa, te adjunto mi carta de despedida al Juez principal que ha llevado el caso. No te asustes, ésta es cortita.

    Amtsgericht Recklinghausen

    45 F 198/10
    Herr Thomas Mollenhauer
    Richter

    Tras la lectura de su última Sentencia, agotado física, moral, y económicamente, renuncio a presentar ninguna iniciativa más para que mis hijas dejen de ser maltratadas y secuestradas emocionalmente. Dejo en sus manos el presente y el futuro de mis hijas.

    En la puerta de su despacho, y aprovechando que la madre había entrado primero, pude decirles a mis hijas, por primera vez en siete años, que las quería mucho:

    “¡¡Y a nosotras que nos importa!!”.

    Su respuesta, aunque esperada, expresaba en pocas palabras la barbaridad que la madre ha hecho con estas niñas, con la imprescindible complicidad de ustedes.
    Esta es la realidad; desde que mis hijas están bajo la jurisdicción de los Juzgados alemanes, no han vuelto a estar con su padre, y lo que es aún peor, han sido educadas en el odio y el desprecio a su padre. Solo el futuro nos podrá mostrar exactamente las nefastas consecuencias de éste cúmulo de despropósitos.

    En numerosos escritos les he indicado los infinitos errores que se han cometido en este caso, a veces anticipándome a ellos. No voy a repetirlos, excepto dos, para mí los más graves. Se los recuerdo para que ustedes no los vuelvan a cometer con otros niños.
    Una madre alemana, con residencia en Alemania, les solicita el cambio del régimen de visitas a favor del padre, régimen dictado en España. El padre reside en España, a 1500 Km de distancia. Si la madre recurre a la Justicia, es porque no hay acuerdo entre los padres, por lo tanto:
    Inmediatamente el Juzgado debe de emitir unas medidas cautelares en orden a garantizar un régimen de visitas que no destruya el vínculo con el padre.
    En este caso además, el padre denuncia reiteradamente la negativa de la madre a permitir ningún contacto del padre con sus hijas. Incluso la Justicia española interviene en dos ocasiones para que, ante la falta de medidas cautelares, se cumpla el Régimen de Visitas sentenciado en España. Pues bien, ustedes tardan ¡¡dos años y tres meses!! en dictar Sentencia. Posteriormente, ante la denuncia de que la madre se niega a cumplir su Sentencia, fijan una Vista Oral para tratar del asunto ¡¡nueve meses mas tarde!!.
    ¿De verdad que en ningún momento se les pasó por la imaginación, el que esas niñas jamás volverían a estar con su padre?.

    Independientemente de que la Psicóloga asignada al caso, tuviera o no conocimientos y experiencia sobre los procesos de Alienación Parental, lo que no tiene ningún sentido común, es que se saquen conclusiones sobre los deseos expresados por dos niñas (de 4 y 7 años) respecto a su padre, cuando llevan un año y tres meses sin haber podido tener ningún contacto con él. Al no haberlo hecho ustedes, la propia Psicóloga es la que debería haber exigido previamente la adopción de medidas cautelares en orden a garantizar una relación normal del padre con sus hijas.

    Por último, el considerar por ustedes más importante “dejar tranquilas a las niñas” que el que se eduquen de por vida en la ausencia, el desprecio, y el odio a su padre, se comenta por sí solo. Pero es que además, ¿porqué no empiezan por la madre?. No habiéndose encontrado ninguna causa objetiva, ni subjetiva, que justifiquen 7 años de rechazo visceral, sólo nos puede llevar a dos conclusiones:
    a) La madre es la causante
    b) La madre es una descerebrada, incapaz de lograr en siete años, algo infinitamente más importante que unas buenas calificaciones escolares, o que se laven los dientes todos los días, como lo es el que sus hijas quieran estar y educarse, como todos los niños, con su padre.
    En ambos casos es sobre la madre, y no sobre las hijas, por donde habría que intervenir.

    Un conocido Psicólogo alemán, gran experto internacional en problemas de SAP, se interesó recientemente por el caso de mis hijas. Al leer los expedientes me reprendió por haber utilizado, en mis escritos a los Juzgados, la palabra SAP:

    “¡¡En los Juzgados alemanes no se puede utilizar la palabra SAP!!”.

    Galileo Galilei, defensor de la teoría Copernicana de que la tierra es la que gira alrededor del sol, fue obligado a abjurar de esas ideas por la Santa Inquisición. Después pronunció las famosas palabras:
    “ Y sin embargo (la Tierra) se mueve”.
    Desde luego, si abjurar del PAS puede inducirle a modificar su postura sobre lo que hay que hacer en este caso, ahora mismo abjuro, pero…
    “ Y sin embargo (el PAS) existe”.

    Atentamente se despide el ex-padre de las niñas Delia y Laura, convertido ahora, gracias a ustedes, en donante de semen y Cajero automático.

    José Manuel Moreno

  15. Juan, de verdad, no se si eres un inocente bienintencionado o simplemente que no te haces una verdadera idea de la barbarie en la que estamos metidos. El gobierno está pero que muy dispuesto a acometer esos cambios penales que pretenden para erradicar el SAP de los juzgados. Aqui tienes el primer paso, desde su brazo judicial, el CGPJ:

    http://misrizos.blogspot.com/2011/03/el-cgpj-pide-hacer-mas-explicito-el.html

    Aqui tienes el informe del CGJP pidiendo las reformas:

    http://www.slideshare.net/josemanarce/informe-propuestas-modificacin-livg-cgpj-2011

    ¿Cuánto crees que va a tardar este gobierno en realizar esos cambios penales?

    Están completamente desbocados. Han perdido toda perspectiva de los derechos fundamentales y se han echado a correr hacia el precipicio. Ya les da igual triturar a mujeres y niños inocentes, con tal de seguir por la senda enfermiza de la ideología de género. Y digo mujeres, porque ellas también sufren el SAP, pero para el fundamentalismo de género, esas mujeres no existen. Daños colaterales, que diría Lidia Faltón.

  16. Hola Enric, gracias por matizar eso de los fanáticos. No creo que la opción del gobierno esa negar la protección legal de esos niños y niñas, me parece muy simplista esa afirmación, y muy mal andaríamos si un gobierno se dedica a eso, ¿no?.
    Yo considero tan cientificos a los que dicen que sí como a los que dicen que no porque ambos lo apoyan con razones empíricas. Pero ya sabemos como es la ciencia empírica a veces. Espero que a ningún psicólogo empapelen por ello, no están prohibiendo nada a los psicólogos, en todo caso a los jueces si se basan en SAP para dictar ciertas sentencias, ¿no?.
    Vamos a ver qué pasa con eso que comentaba el Pais, no me lo creo.

  17. Juan
    Para tu información: No considero fanáticos a los que hablan de alienación y no de síndrome, sinó a los que se acogen a la duda acerca del síndrome para negar la protección legal a los niñ@s que sufren este maltrato, como pretende el gobierno. Tampoco considero “científicos” a los que defienden el síndrome porque sí, sino a los que han justificado empíricamente sus afirmaciones de ésta problemática relacional familiar.
    Si un psicólogo habla de SAP, a partir de ahora lo podrán “empapelar” (proque el gobierno lo quiere prohibir). Con lo cual el maltratador, el que la ha inducido a romper vínculos fundamentales para su desarrollo (me alegro que reconozcas que esto es alienación, no importa que no le llames SAP) no sólo sale impune su maltrato, sinó que hasta podrá empapelar a quien se atreva a usar esa palabra maldita.
    Conozco muchos casos de gente que ha sufrido esto, que ha ido al juzgado para nada, como esa madre que no puede recuperar el contacto con su hijo que vive en el extranjero y la odia. El juez ha recompensado la estratégia del padre maltratador. A partir de ahora, gracias al gobierno y al lobby negacionista, aún será peor

  18. Si el gobierno prohíbe usar el SAP en sentencias judiciales, va a tener un gravísimo problema con el Tribunal de Estrasburgo. Ademas, por la misma regla de tres, tendría que prohibir el uso del sindrome de la mujer maltratada. Lo tiene jurídicamente perdido. No creo que se atrevan a cometer semejante barbaridad. Serían el hazmerreir del mundo civilizado y Europa nos daría una lección de no olvidar. Son 25 sentencias del TEDH a favor del SAP, que se dice pronto. Por no hablar de los legisladores de Brasil, que ya lo han aprobado como delito (estos brasileños deben ser muy retrasados, alinearse junto al TEDH debe ser de locos).

  19. Este es el articulo de El Pais:
    El Gobierno insta a los jueces a no esgrimir una patología inexistente
    Un informe concluye que el llamado Síndrome de Alienación Parental, usado supuestamente por madres para lograr la custodia, carece de validez científica
    JOAQUINA PRADES – Madrid – 10/01/2011
    Nuevo (y severo) toque de atención del Gobierno a los jueces, fiscales y peritos judiciales que siguen empleado el llamado Síndrome de Alienación Parental (SAP) en vistas y sentencias. “Perversión jurídica”, “montaje”, “cúmulo de despropósitos” o “fraude de ley” de “peligrosas consecuencias para la mujer y la infancia” son algunas de las recomendaciones que se van a hacer llegar a los juzgados, fiscalías, colegios de abogados, psicólogos, médicos y organizaciones de asistentes sociales. Es decir, a todos aquellos profesionales que intervienen cuando una pareja está inmersa en un proceso de divorcio y uno de los cónyuges -en el 89% de los casos el hombre, según datos de un exhaustivo informe oficial elaborado por el Observatorio de Violencia Doméstica y de Género- acusa al otro de manipular al menor para que sienta aversión hacia él.
    Neuropediatras y psicólogos defienden tesis contrapuestas -. Lorente asegura que el falso argumento ha tenido un efecto devastador
    El informe insiste en que ni la Asociación de Psiquiatría de Estados Unidos, ni la Asociación Española de Neuropsiquiatría ni la Organización Mundial de la Salud conceden validez científica al SAP o lo consideran un trastorno verificado por la comunidad científica. El Síndrome de Alienación Parental -hasta los años 90 se denominaba Síndrome de la Mujer Maliciosa- es un término acuñado por Richard Gardner, un psiquiatra militar norteamericano que en la década de los ochenta lo definió como trastorno mental invalidante para ocuparse de los hijos. Es, según él, “una campaña de denigración injustificada contra un progenitor alienado”, para que el menor rechace vivir con él o acudir a las visitas. Se aplica sobre todo en algunos estados estadounidenses, Argentina y España. La Asociación de Psicólogos de estos dos últimos países avalan el SAP, la comunidad médica no lo rechaza -el Colegio de Médicos entiende que es una decisión que corresponde a cada profesional- y otro tanto ocurre con el Colegio de Abogados. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos lo ha tenido en cuenta en las alegaciones de algunos procesos revisados. En este contexto variopinto, algunos jueces lo aplican a rajatabla. Y eso es, sobre todo, lo que preocupa al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad y al Observatorio. La polémica, siete años después de la primera sentencia española que tomaba en consideración el SAP, continúa.
    El pronunciamiento oficial sobre este supuesto síndrome constituye una vieja reivindicación de las asociaciones de mujeres, que reprochaban a la ex ministra de Igualdad, Bibiana Aído, el silencio del Gobierno. Ahora como secretaria de Estado, y con Leire Pajín como ministra, el Ejecutivo asume su inexistencia y tiene previsto hacer público el informe en los próximos días.
    Los jueces de sesgo machista, que en palabras del delegado del Gobierno contra la Violencia de Género, Miguel Lorente, son “pocos pero ruidosos” figuran como objetivo principal del informe. En él se parte de la base de que “las creencias de género están presentes en nuestros tribunales” y advierte: “En el ámbito judicial este presunto síndrome ha provocado un efecto devastador en muchos menores y en sus madres al considerar a los niños y niñas como mentirosos y a las madres como enfermas mentales”, al tiempo que alerta de que, bajo el disfraz de palabras distintas, dado el descrédito creciente del SAP como tal, se sigue empleando en los juzgados. Es la gran anomalía que intentamos corregir, concluye Lorente.
    La fiscal de la Sala Delegada contra la Violencia de Género, Soledad Cazorla, ya advirtió en 2007 a los fiscales que reflexionaran antes de considerar el SAP, y el Consejo General del Poder Judicial, a través de Paloma Marín, recordó un año después la potestad de los jueces de no asumir “de forma acrítica” los informes de los peritos y citó expresamente aquellos que daban validez científica al SAP: las comunidades de Madrid, Asturias y Murcia y ciudades como Barcelona, Málaga, Valencia, Pontevedra y Sevilla, entre otras.
    Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Asociación de Mujeres Separadas y activa coordinadora del informe, “siempre confían en el SAP los mismos jueces, y los abogados de los litigantes lo saben. Siempre ratifican las mismas audiencias provinciales”, y cita a algunas del Sur. Añade: “Con este informe esperamos acabar con semejante barbaridad”. Pérez del Campo destaca entre todas las sentencias analizadas en el informe una de Cataluña de 2009, en la que se aportaron ocho informes, siete contra el síndrome y uno acusando a la madre de trastornada manipuladora. El tribunal hizo caso de este último y desechó los otros para quitarle la custodia de los hijos y otorgársela al padre.
    Numerosas asociaciones de padres separados y la mayoría de las que reivindican la custodia compartida de los hijos más pequeños creen que el SAP es una triste realidad, independientemente de cómo se denomine.

  20. Gracias E por el enlace. Veo que en el blog distingue perfectamente entre buenos y malos:
    “La batalla entre ciencia y fanatismo político vuelve a reproducirse con una nueva victoria de los segundos”

    Viene a cuento de que, según El Pais comenta que el Gobierno prohibirá a los jueces que sentencien en base al SAP.
    Así que ahora sé que los que hablamos de alienación pero no de síndrome somos “fanaticos” mientras que los que hacen de su defensa del síndrome su gran lucha, son “cientificos”
    Me ha abierto los ojos un poquito más, está claro.

Los comentarios están cerrados.