FOTOGRAFÍAS QUE HACEN HISTORIA: AUGUST LANDMESSER DE TRAIDOR AL RÉGIMEN Y DESHONRA DE RAZA A ICONO ANTINACISTA Y DEL RESPECTO DE LA PROPIA DIGNIDAD

Esta es una de esas fotos que me encantan también. Es una visita de Hitler a los astilleros de Blohm und Voss, en Hamburgo, en 1936. Todo el mundo saluda brazo en alto menos uno, valiente y decidido a no hacerlo aunque se esté jugando la vida en esos tiempos de nazismo en auge. Se llamaba August Landmesser y estaba casado con una judía.

Lo que tiene esta curiosidad que a veces me mata…., veo la foto, me gusta, la miro y la remiro varias veces, me empiezo a encariñar con esa persona de los brazos cruzados, y claro, ya no me puedo conformar con esa descripción anterior, necesito más, ese gusano de querer conocer más empieza a hacer su efecto. Y lo que era una imagen para ver en medio minuto, se convierte en minutos, una hora, hora y media….., de navegación por internet para conocer lo más posible, incluso en páginas alemanas y ayudado por un traductor.
¿QUIEN ERA AUGUST LANDMESSER?
Tras ver la foto me traté de informar sobre ese valiente y consecuente hombre y en algún sitio ponía que estuvo prisionero en el campo de “Moor” desde 1938 hasta 1941 por Rassenschande (“deshonra de la raza”) al casarse con Irma Eckler, judeo-alemana y tener dos hijas, Ingrid e Irene (quienes también estuvieron prisioneras y fueron separadas). Se sabe también que desde 1931 a 1935 incluso se había afiliado al partido nazi aunque no se sabe por qué o para qué y tampoco por qué se dio de baja.
Tras 1938 no se sabe mucho de él o las noticias son muy contradictorias. Se cree que tras salir de prisión, en 1941, fue mandado al combate. En su ficha ponen como fecha de la muerte 1944, fallecido en combate, fue declarado oficialmente muerto en 1949.
La fotografía la descubrió su hija Irene en 1991, por casualidad, en un periódico antiguo (“Die Zeit”) y se ha convertido en un hito de la objeción de conciencia ante el horror nazi y la valentía de muchas personas.
Las hijas, Ingrid e Irene, crecieron separadas de sus padres y sobrevivieron a la guerra. Irene nació en 1937, no recordaba a su madre (no se sabe como murió) y solo una vez se acuerda de haber visto a su padre. Ya de mayor comenzó a investigar su pasado. Encontró a su hermana e intercambiaron recuerdos, cartas, fotos y documentos.
En 1998 escribió un libro titulado “Una familia destrozada por “Rassenschande” donde cuenta su historia.

Por cierto, ¿Cuantos “apestados” políticos” de regímenes diversos luego han sido rehabilitados y considerados iconos? (esto nos debiera hacer pensar)

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Ongi etorri, bienvenido/a!