Sexo oral (3 de 3)

Para terminar esta entrada en tres partes (las dos anteriores: UNA, DOS)  os paso literal como lo encontré en http://www.tiffotos.com/hedonismo/cunnilingus.htm, (aunque hay otros muchos lugares donde está porque ya hace tiempo que es considerado como un magnifico “clásico”, en esta red de redes llamada internet:  “Como comerse un coño”

Está escrito de una forma natural, suave y excitante a la vez. Y estoy seguro que puede haceros este fin de semana un poco más …, Bueno, “Más”, sencillamente.

Disfrutad que la vida son 4 días y mira ya los que llevas gastados….:

Cómo Comerse un Coño

Hey!, tengo mucho respeto por todos los tíos a los que os gusta comer coños porque hay muy pocos de vosotros en la calle, y no soy la única mujer que lo dice. Y lo que es más, algunos de los que lo hacéis a la antigua usanza, no lo hacéis demasiado bien, así que quizás esta pequeña lección os ayude.

Cuando una mujer encuentra a un hombre que lo mama bien ha encontrado un tesoro y no le va a dejar escapar fácilmente. Este es un tipo raro y ella lo sabe. Ni siquiera se lo dirá a sus mejores amigas pues si no le convertiría en el hombre mas popular de la ciudad. Así que recuerda, la mayoría de los tíos pueden follar y generalmente lo hacen de una manera satisfactoria, pero los que saben mamarlo bien, lo tienen hecho.

Muchas mujeres están tristes por sus cuerpos. Incluso si tienes a la mujer más maravillosa del mundo contigo en la cama se estara preocupando de por cómo te gusta su cuerpo. Que confíe en ti lo suficiente como para dejarte bajar entre sus piernas. Ahora para y mira lo que ves. Es bonito, verdad? No hay nada en el mundo que le haga mas única a una mujer que su coño.

Ya sé, he visto muchos, los hay de diferentes tallas, colores y formas. Algunos están metidos para adentro como el potorrin de una chiquilla y otros tienen los labios gruesos y seductores que salen para darte la bienvenida. Algunos son cepillos enredados de pelo y otros estan cubiertos con pelusa transparente. Aprecia las cualidades únicas de tu mujer y dile lo que le hace especial. Las mujeres son mucho más de palabra que los hombres, especialmente cuando se hace el amor. También responden más al amor de palabra lo que significa que cuanto más le hables, más fácil te será hacer que se corra. Así que todo el tiempo que pases acariciando y manoseando su precioso coño, háblale de él.

Ahora, míralo de nuevo, suavemente aparta los labios y mira los labios internos. Incluso chupalos si quieres. Ahora separa las partes superiores del coño hasta que encuentres el clitoris.Las mujeres tienen clitoris de todas las tallas igual que los tios teneis pollas de diferentes tamanos, pero esto no tiene nada que ver con su capacidad de orgasmo. Simplemente significa que la mayor parte de ella esta escondida bajo su prepucio.

Cada vez que toques el coño de una mujer debes asegurarte de que tu dedo esta húmedo. Puedes chuparlo o puedes mojarlo con sus jugos internos, pero asegúrate por cualquier medio de mojarlo antes de tocarle el clítoris, pues tu dedo se quedara pegado a él si esta seco, y eso duele. Pero tú no quieres tocarle el clitoris de cualquier manera, tienes que ir preparando el terreno. Antes de que ella se excite, su clitoris es demasiado delicado para ser manejado.

Aproxímate a su coño despacio. A las mujeres, incluso más que a los hombres, les encanta ser incitadas. La parte interna de su muslo es su punto mas delicado. Chúpalo, bésalo, haz dibujos con la punta de tu lengua, acércate peligrosamente a su coño. Hazle que se anticipe a ello. Ahora chupa el pliegue donde las piernas juntan su coño. Acaricia tu cara con su arbusto, cepilla tus labios sobre su raja sin presionar, para posteriormente excitarla. Después de haber hecho esto hasta un punto en el que tu chica esta moviéndose y tratando de forzar para que te acerques mas a ella, entonces pon tus labios en la superficie de su raja.

Besala suavemente y después más fuerte. Ahora usa tu lengua para separar los labios de su chocho y cuando se abran haz correr tu lengua arriba y abajo entre las capas de carne del coño. Suavemente separa más sus piernas con tus manos. Todo lo que haces con una mujer y lo que estás a punto de comer tiene que ser hecho suavemente. Fóllala con la lengua, eso también le excita porque por ahora ella quiere que se le preste algo de atención a su clítoris. Compruébalo, mira si el clítoris se ha vuelto lo suficientemente duro como para sobresalir de su cubierta. Si es asi, chúpalo. Si no puedes verlo, puede estar esperándote debajo. Lleva tu lengua hasta la parte superior de su raja y siente su clítoris. Apenas puedes experimentar su presencia, pero si incluso no puedes sentir la diminuta perla, puedes hacerla levantarse chupando la piel que la cubre.

Chupa fuerte y presiona dentro de su piel. Suavemente separa los labios del coño y mete tu lengua contra el clítoris, cubierto o no. Hazlo rápidamente. Esto provocara que sus piernas se estremezcan. Cuando sientas que esta alcanzando el orgasmo pon tus labios en forma de O y toma el clitoris con tu boca. Empieza a chupar suavemente y observa la cara de tu chica y su reaccion. Si puede soportarlo, empieza a chupar más fuerte y si le mola chupa más fuerte todavía. Ve con ella. Si levanta la pelvis en el aire con la tension del orgasmo viniendo, muévete con ella, no pelees.Espera y mantén tu caliente boca en su clítoris. No le dejes ir. Esto es lo que estará diciendo también: NO PARES!, NO PARES NUNCA!!!

Hay una razón para ello. La mayoría de los hombres se paran demasiado pronto. Igual que la mamada de una polla, esto es algo sobre lo que merece la pena aprender, y merece la pena aprender a hacerlo bien. Conozco a un hombre que es un asqueroso follador. Simplemente asqueroso. Pero puede comer un coño mejor que nadie que conozca y nunca tiene problemas para conseguir una cita. Las chicas se abalanzan sobre él. Pero volviendo a tu sesion “come-coño”, hay otra cosa que puedes hacer para intensificar el placer de tu mujer. Le puedes joder con los dedos mientras ella disfruta con tus talentos de chupa clítoris. Antes, durante y después. A ella sí que le gustara. Además de las zonas erógenas que rodean a su clítoris, otra mujer tiene otro área extremadamente sensible en la azotea de su vagina. Esta es la zona contra la que frotas cuando te la estás follando. Bien, como tu polla está un poco lejos de tu boca, tus dedos tendrán que “echar el polvo”. Coge dos dedos. Uno es muy fino y tres demasiado anchos por lo tanto no puedes profundizar. Asegúrate de que están húmedos para no irritarle la piel. Deslízalos hacia adentro, al principio despacio y después más rápidamente. Fóllala con ellos rítmicamente. Acelera solo cuando ella lo hace. Escucha su respiración, ella te permitirá saber lo que hacer. Si le estás chupando el coño y haciéndole un dedo al mismo tiempo, le estás estimulando bastante más de lo que lo harías con tu polla sola, por lo tanto puedes contar con que se lo esta pasando en grande. Si tienes alguna duda comprueba sus síntomas. Cada mujer es única. Puedes tener una cuyos pezones se endurecen cuando se excita o solo cuando le viene el orgasmo. Tu chica se puede poner colorada o empezar a temblar. Consigue conocer sus síntomas y serás su amante más sensible.

Cuando ella empice a tener un orgasmo, por Dios, no dejes escapar ese clítoris.

Persevera con la duración. Cuando empiece a decaer del primer orgasmo, presiona tu lengua contra el lado inferior del clítoris dejando que tus labios cubran la parte superior. Mueve tu lengua hacia adentro y hacia afuera de su coño. Si tus dedos están dentro, muévelos también un poco, aunque suavemente, pues todo es extremadamente sensible especialmente ahora.

Si juegas tus cartas correctamente conseguirás multiples orgasmos. Una mujer está excitada una hora entera antes de tener un orgasmo. ¿Te das cuenta del impacto total de esta información?.

¿El potencial?. A una mujer se le cronometraron 56 orgasmos de un tirón. ¿Sabes el efecto que tendrías en una mujer a la que le produjeses 56 orgasmos?. Sería tuya siempre que la quisieras.

El ultimo consejo que te doy es: despues de haberla hecho correrse, hazla tu esclava dándole la mayor mamada que haya tenido nunca. No le dejes sola precisamente ahora. Hablale, acaricia su pecho y su cuerpo con delicadeza, continua haciendole el amor suavemente hasta que se halla calmado. Un hombre puede marcharse e irse a dormir en el mismo suspiro sin sentir remordimiento, ningún sentido de pérdida. Pero una mujer por naturaleza requiere alguna sensibilidad de su amante en los primeros momentos después del sexo.

El sexo oral puede ser la más excitante experiencia sexual que puedes tener. Pero es lo que tú haces. Tómate tu tiempo, practica a menudo, presta atención a los síntomas de tu amante y sobre todo, diviértete.

Fin a la entrada

Buena suerte y sed felices y disfrutad todo lo que podáis, la vida son 4 días. Y , si es con amor, estaréis en el paraíso, seguro.

Juan

Bueno, ya que estamos…., un poquito para nosotros, ¿vale?, ahí va:

9 Botones de Placer en el Cuerpo Masculino

Los expertos han descubierto nuevas regiones sensuales en la anatomía masculina, que son verdaderos disparadores orgásmicos. ¿Lista para apretar el gatillo?

Como ya sabes, el cuerpo masculino es un semillero de sensaciones muy agradables. Pero ahora los expertos están asegurando que hay nueve puntos especiales con doble función en términos de gratificación sexual; en otras palabras, la crema de la crema. Son disipadores ocultos de pasión (aunque están a simple vista), cuyo potencial tal vez hasta ellos mismos ignoran. Tocarlos y acariciarlos del modo correcto excita todos sus sentidos y los lleva a la misma gloria. En el cuerpo masculino hay áreas candentes, repletas de súper sensitivas terminaciones nerviosas, que en cuanto son estimuladas echan a andar a toda velocidad el motor sexual. Aquí, un manual de instrucciones para llegar a esos nueve ardientes botones, y apretarlos y operarlos como los expertos mandan.

Botón de placer 1

La línea exterior de su labio inferior

La boca masculina es una obvia zona de gemidos, pero concentrarte en ese pequeño declive entre su labio inferior y su barbilla le da a él un intenso deleite. Esa mínima y delicada curva está llena de sensitivos receptores nerviosos.

Instrucciones para la manipulación: Mientras se besan, succiona su labio inferior. Mueve la punta de tu lengua de arriba abajo unos milímetros debajo de su labio. Ese movimiento estimula toda esta zona erógena de forma tan intensa, que lo lleva al máximo de la excitación. Y mantener su labio inferior entre los tuyos, magnifica la sensación. Sentirá como si una corriente eléctrica se disparara de su boca a su miembro.

Botón de placer 2

El frente del cuello

Las mujeres solemos darles atención oral a los lados de su cuello, bajo la oreja, pero pasan por alto el punto de mayor sensibilidad: justamente bajo la nuez de Adán. Según la antigua medicina china, la tiroides, una glándula en forma de mariposa situada en medio de la parte delantera del cuello, está estrechamente ligada a los órganos sexuales.

Instrucciones para la manipulación: Haz que se tienda boca arriba con una almohada bajo su cabeza, de modo que su cuello quede expuesto y ligeramente arqueado hacia arriba. Enciéndelo rozando tus labios humedecidos en el hoyito de su garganta. Luego, pásale la lengua cuello arriba hasta llegar a su nuez. La tiroides está debajo; hunde allí tu lengua, haz una pausa y da un masaje oral en el área empleando movimientos circulares amplios. Con esta excitación en círculos, estimulas la tiroides completa, y el recibe el máximo de placer. Se enardecerá tanto que musitará tunombre lleno de gratitud.

Botón de placer 3

Sus pezones

Sabes que tus pezones son un centro de atención carnal. Pero, según los expertos, los de él pueden ser aún mas sensibles, ya que la mayoría de los hombres no están habituados a que les presten atención. Para muchos hombres sus pezones son un territorio inexplorado, una zona erógena con la que nunca han experimentado. Tócalos y enviarás impactantes ondas de placer por todo su cuerpo.

Instrucciones para la manipulación: Este truco se llama remolino de helado. Pídele que se acueste boca arriba y pasa lentamente tu lengua en círculo alrededor de su areola; ve cerrando el círculo a medida que te acercas al pezón como si fuera un barquillo de helado. Cuando estés llegando al pezón, tócalo rápidamente con la punta de la lengua y muérdelo con suavidad. A ellos les encanta que eleves la presión lentamente. No temas morderlo algo más fuerte de lo que te gusta a ti. Para intensificar la sensación erótica, chupa un cubito de hielo antes de empezar. La frialdad de tu lengua le dará una carga extra al concentrado grupo de terminaciones nerviosas del pezón.

Botón de placer 4

El hoyuelo bajo su tobillo

Entre el talón y el hueso del tobillo hay un punto de presión del tamaño de la punta del dedo, con un gran potencial de pasión. Este punto está conectado con los órganos sexuales; apretarlo libera energía, lo que produce sensación de placer.

Instrucciones para la manipulación: Durante el sexo, colócate arriba en posición inversa (de frente a sus pies). Cuando él esté cerca del clímax, inclínate hacia delante, agarra sus tobillos y aprieta sus puntos de presión al ritmo de tus movimientos. Tendrá un orgasmo en segundos.

Botón de placer 5

Su perineo

Pocos hombres te guían a esta faja de piel, situada tras sus testículos. Pero bajo ella está la próstata, una glándula con enorme poder orgásmico. Un suave masaje allí lo llevará al borde del clímax.

Instrucciones para la manipulación: Antes que el te penetre en la posición misionera, extiende tu mano entre sus piernas y acaricia su paquete completo. Cuando tu mano esté tras sus testículos, aprieta tus nudillos suavemente contra su suave piel. Tu travieso manoseo lo dejará sin aire. Luego, da ligeros apretoncitos y acaricia a la vez. Cuando esté a punto de llegar al clímax, comprime los nudillos más profundamente para alargar su orgasmo.

Botón de placer 6

Su varita mágica

Cualquier inexperta sabe que manipular su músculo del amor completo lo llevará al éxtasis. Pero las verdaderas conocedoras saben que un movimiento específico en cierta sección de su “soldado” es tan ardiente que prende fuego a su pasión.

Instrucciones para la manipulación: Haz que se acueste boca arriba, cómodamente, y siéntate entre sus piernas extendidas, de frente a él. Forma dos anillos ajustados alrededor de su pene con el pulgar y el índice de cada mano, uno en la parte alta y otro en el medio. Mueve los anillos en direcciones opuestas, de arriba abajo, desde la base a la punta simultáneamente. Es una tórrida versión del usual movimiento de arriba abajo con una sola mano. El sentirá una fricción increíble, sobre todo si empiezas con torturadora lentitud, aumentando la velocidad a medida que él se excita y, luego, decreciéndola para mantenerlo en una fase de contención. Para hacer este movimiento aún más intenso, aplica lubricante en tus manos.

Botón de placer 7

La punta de su miembro

Con más receptores de placer que el resto de su herramienta, la punta del pene es el nexo entre todos los nervios sexuales masculinos. Pero tienes que ejercer la presión correcta, de lo contrario, lo harás retroceder por una sobrecarga sensorial.

Instrucciones para la manipulación: Prueba el truco del “lápiz labial”: con él boca arriba y su pene apuntando al techo, sostén la base de éste con tus dedos (no cerrados en puño) para estabilizarlo. Roza la punta del pene con tus labios cerrados, pero relajados, frotándola contra tu boca húmeda como si aplicaras lápiz labial. Intensifica la sensación abriendo tus labios un poco y frotando la punta entre ellos. Toma en tu boca todo el extremo de su miembro y vuelve a frotar la punta con tus labios. El sentirá mayor humedad y estrechez. Y verte “trabajar” le parecerá un banquete.

Botón de placer 8

El pliegue entre sus testículos

¿Te has fijado en esa especie de costurita que separa sus gemelitos? Bueno, pues ese punto tiene más capacidad para concentrar la pasión de lo que pensabas. Esta senda de placer, rica en nervios, recorre de arriba abajo el escroto. Pero no se le da al área la atención que merece porque pocas mujeres (y pocos hombres) piensan que vale la pena.

Instrucciones para la manipulación: Para estimular el pliegue, tienes que tomar la iniciativa. Pero anda con cuidado, porque el área es muy sensible. Acuna sus “joyas de familia” en una mano, y presiona suavemente la punta de los dos primeros dedos de la otra manos en el pliegue (cerca del sitio en que los testículos se unen a la base del pene). Baja suavemente los dos dedos hasta que llegues a la parte inferior del escroto. Mientras juegas con sus gemelitos, sube de nuevo los dos dedos. Los dos tipos de estímulo en sincronización lo excitan de verdad. Nunca más dejará que pases por alto esta zona.

Botón de placer 9

Su frenillo

Cuando hablamos de frenillo nos referimos a ese pequeño pellejito de piel bajo el pene, que conecta la punta del miembro con el resto del equipo. Como está fuera del trillado sendero de la pasión no recibe mucha atención amorosa, pero los expertos consideran que es un verdadero tesoro escondido. Un montón de nervios se unen en este punto, así que cuando lo tocas provocas una alucinante reacción en cadena.

Instrucciones para la manipulación: Esta maniobra para estimular el frenillo lo dejará sin respiración. Mientras sostienes la base del pene con una mano, haz lentos círculos con la lengua alrededor de la punta. Cada vez que pases por el frenillo, dale un par de rápidos toquecitos con la punta de la lengua, y vuelve a pasar ésta por el resto del extremo del pene. Al mismo tiempo, mueve tu mano de arriba abajo. El te responderá con una sinfonía de gemidos y gruñidos… seguida por un clímax tan estruendoso que probablemente despierte a los vecinos.

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Un comentario en “Sexo oral (3 de 3)”

Ongi etorri, bienvenido/a!