SORTU, NUEVO PARTIDO DE LA IZQUIERDA ABERTZALE DEL PAIS VASCO

Siguiendo los plazos más o menos preestablecidos, ayer se presentó en sociedad el nuevo partido que la izquierda abertzale vasca ha organizado con la intención de poder participar en las próximas elecciones. Hoy se registrará dicho partido. Las dos personas encargadas de hacerlo, en rueda de prensa multitudinaria dentro del Palacio euskalduna de Bilbao, fueron los dirigentes Iñigo Iruin y Rufi Etxeberria
Un nuevo modelo, una nueva imagen, un nuevo pais, y …. paz.
La nueva formación rechaza la violencia como instrumento político, un rechazo que “abiertamente y sin ambages, incluye a la organización ETA, en cuanto sujeto activo de conductas que vulneran derechos y libertades fundamentales de las personas”.
Es un nuevo comienzo, quizá por ello el nombre, “sortu” (origen) , uan nueva forma de hacer política para unos nuevos tiempos que se han ido marcando poco a poco en el último año, un aproceso que los mismos dirigentes tildaron “sin marcha atrás”.
Primero fue el hitórico dirigente y abogado Iñigo Iruin quien fue exponiendo los ejes a través de los cuales la izquierda abertzale intentará estar de forma activa en la vida política merced a una formación legal: argumentando que , “pesa sobre sus promotores la carga de desvirtuar esos indicios (de ser continuación de lo anterior) , mediante una actitud de condena o rechazo del terrorismo”. Para ello se ampara en el propio Acuerdo de Gernika, asumiendo los principios del senador Mitchell y mostrando su “voluntad de contribuir a la definitiva y total desaparición de la violencia, en especial la de ETA; la superación de las consecuencias de la violencia y el terrorismo y el reconocimiento de todas las víctimas”.
La frase que todos esperaban la dijo sin titubear: “se opondrá a tutelas externas que pretendan convertirle en una organización vinculada a quienes practiquen la violencia” y “el nuevo partido desarrollará su actividad desde el rechazo de la violencia como instrumento de acción política o método para el logro de objetivos políticos, cualquiera que sea su origen y naturaleza; rechazo que, abiertamente y sin ambages, incluye a la organización ETA, en cuanto sujeto activo de conductas que vulneran derechos y libertades fundamentales de las personas”. No solo el partido, sino que todos los representantes, militantes y cargos orgánicos del nuevo partido deberán, entre otras cuestiones, “rechazar de forma inequívoca todo acto de violencia y terrorismo y de sus autores”, así como a “quienes fomenten, amparen o legitimen los actos de terrorismo”.
El nuevo partido tendrá, como otros partidos clásicos, la figura del militante y de lso afiliados y en los estatutos se considerará falta muy grave, y será sancionada con la expulsión, el que los afiliados no rechacen la violencia.
¿Se puede decir más claro?
Rufi Etxeberria, en segundo lugar, realizó un análisis de los pasos dados por la izquierda abertzale: todo esto es producto de un proceso de reflexión realizado en los dos últimos años y que se lleva a cabo ante la necesidad de llegar a un escenario de no violencia. Los tres referentes de gestión en su devenir político serán: la apuesta por vías exclusivamente políticas y democráticas; el impulsar la convergencia y acumulación de fuerzas para incidir en el cambio político y social -aquí se pueden incluir los acuerdos Lortu arte y Euskal Herria Ezkerretik- y, por último, impulsar un nuevo proyecto político y organizativo -Sortu-. Fue Rufi quien se encargó de dar ese aspecto inequívoco de no marcha atrás indicando que el compromiso con las vías políticas y democráticas es “firme e inequívoco, no estando sujetos a variables tácticas o factores coyunturales”. “No hay marcha atrás posible”.
Y todo ello, por supuesto, sin caer en la dejación de ideales y objetivos: independentistas y socialistas.
Intervención de Iñigo Iruin
Intervención de Rufi Etxeberria. Castellanoeuskera

El resto de partidos ha reaccionado con frases de esperanza general, de bienvenida (excepto el PP, por su puesto, ya que continúan diociendo que la izquierda abertzale no debiera presentarse a las elecciones, “hagan lo que hagan”, pero bueno, ya sabemos de qué pie cojean estos y qué es para ellos la democracia y cuántos partidos serían para ellos el idea, (uno, claro, el suyo).
Ahora cabe esperar a que la Justicia, si queda algo de integridad e imparcialidad, admita este nuevo partido y por fin puedan celebrarse unas elecciones verdaderamente democráticas en este Pais Vasco.
El PSOE (mediante Rubalcaba) aunque no se ha “mojado”, ya ha dicho que instará aque se agilice la investigación y legalización de este nuevo partido. Lo mismo hizo el Lehendakari Patxi lopez, que tampoco se quiso pronunciar oficialmente sin antes saber qué dicen sus jefes de Madrid pero al menos dijo que veía loscompromisos de este nuevo partido como «positivos», aunque exigía más hechos y menos palabras.
El PNV ha valorado este nuevo proceso de uan forma muy positiva y avala la legalización inmediata y por ello reclama a Zapatero que lo legalice sin miedos. También se ofrece al nuevo partido para un diálogo que haga avanzar en objetivos unicersales de conciliación y paz.
Hasta algunos medios de la derecha como puede ser El Mundo, calificaron los nuevos estatutos como «impecables», auqnue luego hiciera matizaciones y el titular de su periódico de hoy se pueda decir que es cualquier cosa menos información periodística objetiva.
Otros medios más afines al gobierno como El Pais, hablaban de «día histórico», «paso importantísimo»…, y en sus encuestas, las respuestas a favor de la legalización llegaban hasta el 73% (opinión española, no lo olvidemos). En Público, por ejemplo, esas encuestas llegaban hasta el 76% a favor de la legalización.
En el Palacio euskalduna no se vieron ausencias importantes, excepto las forzadas por la prisión a la que están sometidos algunos dirigentes abertzales: militantes de la izquierda abertzale como Txelui Moreno, Mariné Pueyo, Tasio Erkizia, Txarli González, Aitor Bezares, Miren Legorburu, Marian Beitialarrangoitia, Jose Ramon Etxebarria, Txomin Ziluaga, Izaskun Larreategi, Rafa Díez, Pernando Barrena, Joseba Permach, Juan José Petrikorena, Juan Cruz Aldasoro, Patxi Urrutia, Joseba Alvárez…. Ex presos como Eugenio Etxebeste, José Antonio Torre Altonaga, Juan Carlos Ioldi o Joxean Agirre, letrados como Jone Goirizelaia, Kepa Landa, Adolfo Araiz, Iñaki Goioaga y Arantza ZuluetaPersonas pertenecientes a asociaciones como Etxerat (Mattin Troitiño y Beñat Zarrabeitia), a organizaciones independentistas juveniles…y gente de otros ámbitos políticos sindicales: de EA, con su secretario general, Pello Urizar, junto a Ikerne Badiola, Maiorga Ramírez y Joseba Gezuraga. De Alternatiba con Oskar Matute, Ander Rodríguez o Jonathan Martínez. De Aralar con su vicecoordinador Jon Abril, junto a Iñaki Aldekoa, Rebeka Ubera y Josu Murgia. De EB con su coordinador, Mikel Arana, y los concejales bilbainos Julia Madrazo y Jon Sustatxa.De AB fueron Joxe Iriarte Bikila, de Zutik Gorripidea, o Mertxe Colina, de AB. De PNV con el burukide Aitor Olaizola y los parlamentarios de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Gasteiz Maribel Vaquero, Mikel Martínez e Iñigo Iturrate así como el integrante de la Comisión de la Reforma de la Ley Electoral del Congreso Aitor Esteban.
De los sindicatos…mucha representación también: De ELA estuvo su secretaria general, Amaia Muñoa; también la secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide, acompañada de Sonia González e Igor Urrutikoetxea; Belén Arrondo, de STEE-EILAS; Jesús Uzkudun, de CCOO; Josu Balmaseda, de ESK; y componentes de EHNE e Hiru.
Por último, represntantes sociales, académicos…. como el economista Anton Lafont; la presidenta de la Sala de lo Social del TSJPV, Garbiñe Biurrun; profesores universitarios como Francisco Letamendia Ortzi, Periko Ibarra o Anjeles Iztueta, el director de GARA, Iñaki Soto; el de “Berria”, Martxelo Otamendi; Pablo Muñoz, director editorial del Grupo Noticias, junto al veterano periodista Mariano Ferrer, el editor de Txalaparta, Josemari Esparza, o el secretario general de Kontseilua, Paul Bilbao.

RESUMEN DE LOS ESTATUTOS de SORTU

CAPITULO PRELIMINAR
Entre otros extremos se contienen los siguientes párrafos:
Ante la nueva fase política que se abre en Euskal Herria, la Izquierda Abertzale había asumido una responsabilidad con la sociedad vasca: la presentación de un nuevo proyecto político y organizativo que recogiera los compromisos que públicamente se han ido contrayendo en los últimos meses. Hoy estamos en disposición de hacerlo.
El nuevo proyecto político y organizativo de la Izquierda Abertzale supone la ruptura con los modelos organizativos y formas de funcionamiento de los que se ha dotado ese espacio social y político en el pasado y, por tanto, con los vínculos de dependencia a que aquéllos daban lugar. Se trata con ello, de impedir su instrumentalización por organizaciones que practiquen la violencia, o por partidos políticos que fueron ilegalizados y disueltos por razón de su connivencia con ella.
A tal fin, la nueva formación política se constituye conforme al canon de legalidad ordinaria y constitucional configurado por el Artículo 6 CE, la L.O 6/2002, de 27 de junio, de Partidos Políticos, y la jurisprudencia del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional que los han interpretado.
La firma en Gernika, en septiembre de 2010, del “Acuerdo para un escenario de paz y soluciones democráticas” ha supuesto un hito para la consecución de una paz estable y duradera en Euskal Herria, donde las vascas y los vascos decidirán sin limitaciones ni Hipoteca alguna sobre su futuro en un país libre.
Asumimos los compromisos de dicha Declaración y hacemos nuestras las demandas que en la misma se contienen para configurar un escenario de no violencia con garantías y de normalización política progresiva.
También aceptamos como guía y pauta de actuación los principios del senador Mitchell, considerándolos como ineludibles e indispensables para avanzar hacia una realidad de paz y soluciones democráticas.
Por eso, mostramos nuestra voluntad y deseo de contribuir con el resto de agentes políticos, sociales y sindicales:
-a la definitiva y total desaparición de cualquier clase de violencia, en particular, la de la organización ETA.
-a la superación de las consecuencias de toda violencia y terrorismo, en pro de la paz, justicia y reconciliación de la sociedad vasca.
-al reconocimiento y reparación de todas las víctimas originadas por las múltiples violencias que han tenido presencia en nuestro pueblo en las últimas décadas.
En definitiva, el compromiso del partido político con las vías exclusivamente políticas y democráticas es firme e inequívoco, no sujeto a variables tácticas o factores coyunturales, por lo que articulará la defensa de su ideología sobre la base del respeto a los procedimientos democráticos y mediante el empleo de medios legales de intervención en la vida pública.
Ello comporta que serán la adhesión popular, la movilización democrática, la lucha ideológica y la participación político-institucional sus únicos instrumentos de acción política.
Además, la nueva organización promoverá y defenderá como parte de su programa político un modelo de sociedad acorde y coherente con el concepto de “sociedad democrática” definido en el Convenio Europeo de Derechos Humanos, y sustentado en un pleno y real ejercicio de la democracia, del pluralismo y de las libertades políticas.
Artículo 3.- Democracia interna y Actividad externa.
A).-Estructura interna
Tanto la estructura como el funcionamiento de la organización obedecerán a criterios de democracia interna, plasmados en reglas que garanticen la participación de todos sus miembros, mujeres y hombres, en igualdad de condiciones y oportunidades en la formación de la voluntad colectiva, así como la soberanía de los órganos internos de decisión, que actuarán con plena autonomía en los debates y en la determinación de la línea política del partido.
El nuevo partido se opondrá a cualquier subordinación, condicionamiento, o tutela externas que pretendan convertirla en una organización vicarial de quienes practiquen la violencia.
B).-Actividad externa
En la estrategia independentista y socialista de nuestro proyecto político y organizativo no hay cabida para forma alguna de actuación violenta ni para conductas que le sirvan de complemento y apoyo político. El nuevo partido desarrollará su actividad desde el rechazo de la violencia como instrumento de acción política o método para el logro de objetivos políticos,
cualquiera que sea su origen y naturaleza; rechazo que, abiertamente y sin ambages, incluye a la organización ETA, en cuanto sujeto activo de conductas que vulneran derechos y libertades
fundamentales de las personas.
Desde esta declaración de carácter general, los representantes, militantes y cargos orgánicos e institucionales del nuevo partido actuarán conforme a los siguientes criterios:
Rechazo firme e inequívoco de todo acto de violencia y terrorismo y de sus autores.
Rechazo de las diferentes formas de manifestación de la violencia y el terrorismo, tal y como legislativamente han sido definidas en los diferentes apartados del Artículo 9 de la Ley
Orgánica 6/2002, de Partidos Políticos – cuyos contenidos literales se dan por reproducidos e integrados en esta declaración-.
Rechazo de quienes fomenten, amparen o legitimen los actos de terrorismo, oponiéndose, de manera clara y expresa, a cualquier justificación conceptual y cobertura ideológica de los mismos.
Rechazo de cualquier clase de connivencia política y organizativa con la violencia, con las formaciones y los instrumentos políticos que han sido ilegalizados por razón de esa connivencia, así
como con cualquier manifestación del fenómeno terrorista.
Para la garantía de tales incuestionables compromisos, la configuración estructural y funcional del nuevo partido está orientada a impedir la realización de actividades que lo conviertan en
instrumento de continuación o sustitución orgánica o funcional de los partidos políticos ilegalizados y disueltos en virtud de las sentencias de la Sala Especial del Artículo 61 L.O.P.J. del Tribunal Supremo.
No se trata de la reconstitución o refundación de organizaciones ilegalizadas, sino de materializar una nítida separación y una indubitada ruptura respecto de ellas.
A modo de ejemplo, esa garantía viene concretada en dos artículos de los Estatutos:
Artículo 11.- Régimen disciplinario.
En él se fija el procedimiento sancionador de las afiliadas/os. En su apartado 4 se indica: 4.-Las faltas se clasificarán en muy graves, graves y leves según la tipificación de conductas que
se apruebe en el Código disciplinario. En todo caso, se considerará como falta muy grave y será sancionada con la expulsión del partido la realización de alguna de las conductas previstas en el artículo 9 de la Ley Orgánica 6/2002, de Partidos Políticos.
Un segundo ejemplo:
Artículo 16.- Aprobación de las listas electorales
Para poder ser candidata/o en cualquiera de las listas electorales que presente el nuevo partido se deberán de asumir, previamente a la presentación de aquéllas, las bases ideológicas y los compromisos de actuación política contemplados en el Capítulo Preliminar y en el artículo 3º de los presentes Estatutos.

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Ongi etorri, bienvenido/a!