VIOLENCIA DE GÉNERO. MUJER ASESINADA POR SU PAREJA EN GIRONA (Biografía: la aviadora Amelia Earhart)

Ayer día 9 de abril, otra mujer era asesinada por su pareja en Blanes (Girona). Se llamaba Patricia, y tenía 40 años y estaba en proceso de divorcio de su asesino, Rolando, de 41 años, quien la apuñaló repetidamente en el abdomen, cuello y tórax hasta matarla (tras ello se autolesionó en el abdomen con el mismo cuchillo, estando hospitalizado en estos momentos). Patricia tenía 2 hijos, uno de 10 y una de 17 años, y además en casa vivía otro hijo, de una anterior relación del asesino, de 22 años). Todos se encontraban presentes en la vivienda en el momento del asesinato y al menos el pequeño tenía cortes en las manos producto de haber tratado de defender a su madre (la hija de 17 años fue la que llamó al 112)
Con esta mujer, son ya 10 las mujeres (2 de ellas asesinadas por hombres que no tenían relación de pareja o expareja) y 1 hombre, las asesinadas por violencia de género en lo que va de año (ver este enlace). En el listado general he incluido también (víctima número 9) a un hombre, padre de una mujer al que su yerno asesinó como venganza contra su pareja, es la misma violencia de género que cuando asesinan a los hijos de ella, a la nueva pareja de ella….)
Los asesinatos de mujeres han ocurrido en:
Madrid: 1 (*), Galicia: 1 (A Coruña*), Asturias: 1, Canarias: 1 (Sta C. de Tenerife), Castilla La Mancha: 2 (Toledo), País valenciano: 1 (Castellón), Cataluña: 1 (Girona), Andalucía: 3 (Granada, Málaga y Almería (1 hombre). (Los 5 menores se refieren a asesinatos cometidos en Ciudad Real (2), Madrid (2) y Barcelona (1).
De acuerdo a las indicaciones aprobadas del Convenio de Estambul, se incluyen en este listado dos mujeres (que fueron asesinadas por hombres, no parejas en un principio, pero que se cuentan como violencia de género por el caso concreto en sí) así como un hombre, padre de la pareja del asesino, asesinado como venganza contra la hija, y que están marcados por un (*) .
Siguiendo la campaña de visibilización de este Blog, resumo una vez más a mujeres de los siglos anteriores al siglo XX, una gran parte de ellas perdidas y olvidadas en la historia, una Historia que en su mayor parte ha sido escrita por hombres e impregnada del patriarcalismo, misoginia y machismo generalizado durante tantos y tantos siglos…
Esta vez visibilizo una mujer nacida en el siglo XIX pero que creció y vivió en el siglo XX, la primera mujer que atravesó el Atlántico en avión y en solitario, y otros muchos récord de la aviación mundial de la época

Amelia Mary Earhart (EEUU, 1897 – Océano Pacífico, 1937)

Amelia se crió con sus abuelos (el abuelo era juez federal) en un ambiente acomodado y desde muy pequeña ya dio muestras de audacia, con juegos que en la época se consideraban “de chicos” (escalar, disparar….) pero sin olvidar su condición de mujer ni un segundo, coleccionando en esa época recortes de periódicos de mujeres famosas que sobresalían en actividades tradicionalmente protagonizadas por hombres.
Durante la primera guerra mundial Amelia se enroló como voluntaria en labores de enfermería junto a su hermana en Toronto (Canadá) donde atendían a los pilotos heridos en combate, ello y visitar el campo del Cuerpo Aéreo, le metió el gusanillo de la aviación. Tras problemas con el alcohol del padre y tras una separación temporal, la familia se juntó otra vez en California. Ese año pudo por fin montarse en un biplano en el que voló durante diez minutos sobre Los Ángeles y desde ese momento ya dedicó su vida a poder volar: tomó clases con otra pionera, Neta Snook, y pudo comprarse un prototipo del aeroplano Kinner al que llamó «el Canario»
En octubre de 1922 Amelia consiguió su primer récord de altitud al volar a 14 000 pies (4267 metros) de altura y en 1923 obtuvo la licencia de piloto de la Federación Aeronáutica Internacional (16 mujeres eran pilotas en ese momento)
En esa ápoca también pudo comprarse un coche (poco común fuera de las grandes ciudades todavía) con el que, acompañada de su madre atravesó el país hasta Boston.
En Boston empezó a comprar y vender aviones, invertir para hacer una pista de aterrizaje, promocionar la aviación (sobre todo entre mujeres)….el Boston Globe la reconocía ya como una de las mejores pilotos de Estados Unidos.
En 1928 el capitán H.H. Railey le preguntó si quería ser la primera mujer en cruzar el océano Atlántico con un avión que había adquirido la aristócrata Amy Guest. Eb la travesía estarían ella, el piloto Wilmer Stultz y el mecánico Louis Gordon. En junio por fin partieron con el avión Friendship (amistad), y llegaron al sur de Gales donde ella fue la protagonista al ser la primera mujer. A raíz de este viaje empezó a ser conocida como Lady Lindy, por su parecido al aviador Charles Lindbergh. Tras ello empezó a dar conferencias y escribió el libro “Veinte horas, cuarenta minutos”, con ayuda del escritor Putnam que la solía acompañar y con el que terminó casándose en 1931.
Amelia siguió fomentando la aviación entre las mujeres: en 1929 organizó una carrera aérea para mujeres a través del país, fundó la organización de pilotos mujeres llamada “Las noventa y nueve”…
También formó parte de la creación de una aerolínea entre Nueva York Filadelfia y Washinton y siguió batiendo records de mujeres en la aviación.
Le faltaba sólo una gran hazaña: cruzar el atlántico en solitario (que sólo lo había conseguido Lindbergh en 1927) y se puso manos a la obra: salió el mismo día, 2 de mayo, pero de 5 años después, año 1932. Su viaje sería desde Harbour Grace, por Terranova y Labrador, hasta Gran Bretaña…lo consiguió aunque llegó a Derry, en Irlanda del Norte.
Tras ello el reconocimiento internacional fue en aumento: visitó varios países europeos, el presidente de EEUU la condecoró con la medalla dorada especial de la National Gegraphic Society, recibió las llaves de diversas ciudades… y el Congreso la distinguió, por primera vez a una mujer, con la Distinguished Flying Cross
En 1934 llegó su segundo gran reto: un vuelo a través del Pacífico, desde Hawai a California y después a Washington (antes 10 pilotos lo habían intentado y murieron). Lo consiguió el 11 de enero de 1935, aterrizando en Oakland, California, ante una multitud.
LA TRAGEDIA DEL ÚLTIMO VIAJE.  A Amelia  le quedaba lo más difícil nunca hecho por ninguna mujer: la vuelta al mundo en solitario (y además por la línea más larga, la del trópico). Empezó a planearlo en 1935, con un avión modelo Lockheed Electra 10E, donde irían 4 personas: ella, un navegante experimentado que la ayudaría (Fred Noonan) y dos técnicos. El primer intento fue accidentado: tras hacer la etapa Oakland-Hawwai, el 17 de marzo de 1937, al despegar desde cerca de Pearl Harbor tuvo problemas saliéndose de la pista y el avión sufrió muchos daños (uno de los técnicos dijo que fue responsabilidad de Amalia)
Tras volver y arreglar el Electra volvió a intentarlo: esta vez sólo ella y el navegante Noonan. Salieron de Los Ángeles el 21 de mayo de 1937, luego Florida, Miami, Caripito en Venezuela…, bordearon América latina y de ahí atravesaron el Atlántico hasta África, en el Mar Rojo. Luego Karachi en Pakistán, Calcuta en India, Rangún en Birmania, Singapur y Bandung en Indonesia.
En Bandung empezaron las dificultades: enfermó de disentería de la que seguramente nunca se recuperó del todo, tuvieron que realizar diversos arreglos en el avión…, pero Amelia siguió su gran aventura: llegó a Darwin, en Australia, y de alli llegaron a Papua Nueva Guinea. Según cuentan los periodistas, la veían ya muy cansada y enferma.
SU DESAPARICIÓN: Era el 2 de julio de 1937, Amelia partió a las 0:00h para proseguir su viaje. A las 7:20 indicó al guardacostas su posición exacta, cerca al suroeste de las islas Nukumanu y a las 8 indicaba que iban rumbo a la Isla Howland. A las 19:30 el guardacostas recibió esta comunicación: «KHAQQ llamando al Itasca. Debemos estar encima de ustedes, pero no los vemos… El combustible se está agotando…», tras ello, a las 20:14 el guardacosta recibió el último mensaje de su posición y ya no volvieron a recibir nada más. El avión se había estrellado. La búsqueda empezó pero nada se consiguió, a pesar de que el presidente Roosevelt autorizó la búsqueda con 9 barcos y 66 aviones, una operación de un costo de 4 millones de dólares. El 18 de julio se dejó de buscar a Amelia y y Fred.
Hace unos meses, en enero de este año 2018, se publicó un estudio científico que reexaminó restos óseos descubiertos en 1940 en la isla Nikumaroro (entre islas Salomon e islas Hawai) diciendo que dichos huesos eran de Amelia, quien seguramente estuvo allí, como naúfraga hasta su muerte. Sin embargo, otras científicas no dan credibilidad total a dicho estudio, afirmando incluso que dichos huesos eran masculinos, así que “el misterio de Amelia Earheart” sigue sin resolverse del todo.
Honores: aparte de los recibidos en vida, un faro fue construido en 1938 en la isla Howland en su honor y en 2009 se estrenó la película Amelia basada en la vida de la aviadora , con un guion inicialmente escrito por Ronald Bass.

SI ESTÁ SUFRIENDO VIOLENCIA DE GÉNERO O CONOCE ALGÚN CASO: el teléfono gratuito del Gobierno es el 016 (dicha llamada no queda reflejada en la factura telefónica).

Ongi etorri, bienvenido/a!

A %d blogueros les gusta esto: