Violencia machista: Dos mujeres asesinadas en Moncofa (Castellón) y Sant Pere Pescador (Girona)

El 26 de septiembre dos mujeres fueron asesinadas por sus parejas, 8 en lo que llevamos de mes, especialmente sangriento.
La primera de ellas ocurrió en Moncofa (Castellón). R.G.I. tenía 33 años y recibió al menos dos puñaladas en la yugular y el corazón presuntamente por su pareja, A.A.S., de 46 años, que posteriormente se tiró desde la azotea causándose heridas de consideración pero no peligrando su vida. Ya no convivían juntos puesto que existía una orden de protección desde agosto dictada contra el hombre por malos tratos. Deja tres hijos, el más pequeño, de 18 meses era común a ambos y estaba en el domicilio cuando se produjo el asesinato.

El mismo día 26, una mujer era encontrada descuartizada, dentro de un arcón congelador en un chalet la localidad de Sant Pere Pescador (Girona). Se ha detenido a Daniel Pierre L., pareja sentimental de dicha mujer, de 40 años, aunque el sumario está bajo secreto judicial. El descubrimiento lo hizo el jardinero de la casa, de origen pakistaní, que según contó a la policía, pudo huir ya que el presunto homicida le había querido retener para que le ayudase a esconder el cadáver.

Además de estos dos casos, también en Catalunya, (El Vendrell-Tarragona), una mujer ha sido hallada muerta una mujer de un golpe en la cabeza. No se han realizado detenciones todavía aunque parece un homicidio no relacionado con violencia machista. La mujer tenía 54 años, era viuda y vivía sola.

Con estas dos mujeres asesinadas serían ya 62 las mujeres asesinadas en lo que va de año por sus compañeros o excompañeros incluidas DIEZ que el Ministerio de Igualdad no cuenta por haber desaparecido o fallecido en 2009 aunque sus cuerpos se encontraron este año (2), porque otra ejercía la prostitución y no era pareja “oficial” (1), porque otra era la madre de la pareja a quien iba a matar en realidad (1), por estar en investigación (3), por ser turistas (1) o por no haberse determinado con fiabilidad que existía una relación sentimental más que de amistad simplemente (2)). Siguiendo la campaña UNA POR UNA esta entrada TRES POR UNA visibiliza a dos mujeres de los siglos anteriores al siglo XX, desconocidas por el público en general probablemente por su condición de mujer, pero tan importantes como cualquier premio nobel, varón, de las mismas épocas. En este caso dos mujeres muy distintas, una aventurera e independiente (resumen sacado del libro de CARLOS CÉSAR ÁLVAREZ titulado “Mujeres singulares” y que puede adquirirse en la web en el siguiente enlace: http://ccalvarez.bubok.com ) y la otra muy distinta, una religiosa española reformista, seguidora de Teresa de Ávila, que abogaba por una mayor libertad de las religiosas, muy castigadas por el machismo religioso imperante (podría decirse que fue una monja feminista) y por ello sufrió ataques, cárcel y hasta fue excomulgada. Como ejemplo, esta frase del prior de los Descalzos de la época: “Aunque Dios, en ocasiones, permite enseñar a una mujer y ser de asistencia en la Iglesia, la doctrina universal de la Iglesia es que la mujer espere en silencio y en sumisión total” (gracias al blog de “Mujeres para pensar”, que contiene muchas biografías y que os recomiendo. http://mujeresparapensar.wordpress.com ). (podéis ver otro listado en el siguiente enlace)

Isabella Bird (1831, Boroughbridge, Yorkshire-1904, Edimburgo)

Su padre y su abuelo materno eran pastores de la Iglesia Anglicana por lo que vivió su niñez en un ambiente muy ortodoxo. El hecho de que fue siempre una niña enfermiza y que 19 años tuvo que operarse de un tumor en la espina dorsal, le hizo padecer depresiones constantes. Cada vez que se la contrariaba o se la impedía hacer lo que quería se ponía enferma por lo que consiguió que su médico le recomendase viajar, como terapia para sus males. Así se embarcó en su primer viaje: ella sola hasta Estados Unidos, donde permaneció hasta que se le terminó el dinero, escribiendo un libro de su experiencia: The Englishwoman in America, que publicó en 1856.
Cada vez que regresaba a Inglaterra se ponía enferma así que volvía a vijar enseguida: a Canadá , Escocia, Australia, Hawaii (donde permaneció seis meses y se dedicó a escalar volcanes en 1872), Estados Unidos otra vez (donde recorrió el país a caballo y vestida de hombre, hasta las Montañas Rocosas y eso le sirvió para escribir el libro A Lady’s Life in the Rocky Mountains).
Regresó a Inglaterra y pronto puso rumbo a Oriente una vez más: Japón, China, Vietnam, Singapur y Malasia. En 1880 se casó con un doctor llamado John Bishop pero su estado de salud no mejoró. Su marido murió al poco tiempo y Lady Bird, ya viuda, decidió estudiar medicina y hacerse misionera.
Cerca ya de cumplir los sesenta se fue a la India, en febrero de 1889, donde fundó los hospitales Henrietta Bird en Amritsar y John Bishop en Srinagar, en honor de sus parientes.
Durante un viaje por tierras de Ladakh y Cachemira, en las cercanías del Tíbet, su caballo perdió pie al cruzar un río y la consiguiente caída le provocó a Isabella la fractura de dos costillas, lo que no supuso que finalizara sus viajes ya que poco después seguía, formando su propia caravana, para recorrer Turquía y Kurdistán.
En esa época Isabella ya era conocida por sus libros y por sus artículos en diversas revistas y en 1892 se convirtió en la primera mujer en ser aceptada en la Royal Geographical Society.
Su último gran viaje lo hizo en 1897. Primero a Yokohama en Japón; después, al estallar la guerra chinojaponesa, se dedicó a tomar fotos del acontecimiento. Terminó navegando en un sampán por el río Yangtzé hasta Sichuán (allí fue atacada por la multitud, que la llamaba “diablo extranjero” y la acorraló en el piso superior de una casa, a la que prendieron fuego. Un pelotón de soldados la rescató en el último momento. En otra ocasión la apedrearon hasta dejarla inconsciente). Posteriormente aún recorrería Marruecos para conocer a las tribus beréberes (a sus setenta y dos años, usaba una escalera para poder subir al caballo). Pocos meses después de su regreso falleció en Edimburgo, mientras hacía planes para volver a China.
En 1982 Caryl Churchill se inspiró en ella y en sus textos para su obra Top Girls.

María de San José Salazar (María de Salazar Torres)( Toledo, 1548 – Cuerva, 1603).


Es considerada hija predilecta y una de las más importantes colaboradoras de Teresa de Jesus en la reforma religiosa. María defendió los derechos de la mujer religiosa con gran dedicación, para que se le permitiera definir su propia experiencia espiritual y enseñar, inspirar y conducir a otras mujeres en la reforma de sus derechos dentro de la Iglesia.
Existe un dilema con sus padres, ya que en libro conventual del Carmelo de Sevilla, se recoge ser natural de Toledo e hija de Sebastián Salazar y de María Torres, escrito en 1583 por el Padre Gracián. Pero existe otro documento en Malagón, (Ciudad Real) que es el libro de profesiones, escrito también por Gracián a partir de 1581, en que pone: ser natural de Aragón e hija de Pedro Velasco y María de Salazar.
Fue educada en Toledo, gracias a la aristócrata Luisa de la Cerda, quien tal vez pudiera ser uno de sus familiares. A los 14 años, María conoció a Teresa de Ávila quien vivió en casa de Luisa de la Cerda durante seis meses, con 18 años, en otra visita de Teresa, comenzó a considerar la vida religiosa y a los 22 años María entró en Malagón, como María de San José. Dos años fue nombrada priora, el cargo máximo del monasterio.
En 1575, Teresa de Ávila, ya considerada como una muy importante reformadora, fundó un monasterio de Descalzas en Sevilla y llamó a María como priora. Luego de un año allí, Teresa partió y no volvieron a verse. Sin embargo, María y Teresa intercambiaron correspondencia regularmente estrechando su Amistad.
Aquellos Carmelitas Calzados que no seguían la reforma de Teresa y sus seguidores los consideraban un estorbo y pronto decidieron tomar medidas, liderados por el fraile Doria. A finales de 1575, María fue denunciada ante la Inquisición por un asunto interno, pero no tuvo consecuencias. Tres años más tarde, María y Teresa (ya con 63 años) fueron acusadas por los Carmelitas Calzados de conducta sexual indecorosa con el Carmelita Descalzo Gracián, quien apoyaba la reforma de Teresa. Destituyeron a María de su supuesto, y la encarcelaron en su propio convento. Al mismo tiempo que confinaron a Teresa en su monasterio de Ávila. Gracián fue atacado físicamente y otro líder Descalzo fue secuestrado y encarcelado.
En 1579, se produjo un cambio positivo cuando las casas de los Descalzos fueron retiradas de la jurisdicción de los Calzados y una nueva provincia fue creada con Gracián como Superior Provincial, y María restablecida en su puesto por unanimidad. Teresa y Gracián crearon una constitución para las monjas que les otorgaba considerable libertad en sus vidas espirituales y daba a las prioras un papel importante en la guía espiritual de sus hermanas.
Sin embargo, en 1582, Teresa murió y, aunque Gracián continuó en su puesto hasta 1585, un grupo de los frailes Descalzos comenzó a querer imponer menos libertad individual y consolidar su poder. Fue entonces que María comenzó su obra más importante, el Libro de recreaciones, que defendía las enseñanzas de Teresa y el derecho de las monjas a determinar su propia espiritualidad.
En 1584, Gracián envió a María a Lisboa para fundar la primera casa Descalza en Portugal, donde fue priora durante 14 años. Sin embargo, al año siguiente terminó el mandato de Gracián y Doria fue su sucesor. De allí en más, Doria propuso cambios en la constitución de las monjas para coartar sus derechos.
En 1590, a pedido de María y la priora de Madrid, Ana de Jesús, el Papa confirmó el derecho de las monjas de usar la constitución de 1581. Sin embargo, murió ese mismo año y el Papa sucesor anuló el permiso. Doria retiró a María y a Ana de Jesús de sus puestos. Cuando se le puntualizó que Teresa había sido muy eficiente como asesora espiritual, él respondió en una carta: “Aunque Dios, en ocasiones, permite enseñar a una mujer y ser de asistencia en la Iglesia, la doctrina universal de la Iglesia es que la mujer espere en silencio y en sumisión total”.
Mientras tanto, María usó su tiempo libre para escribir, tanto poesía como el manual para prioras Consejos que da una priora.
En 1592, la nueva Constitución de Doria fue aprobada y Gracián fue expulsado de la orden. Con Doria en su nuevo puesto como párroco general de los Carmelitas Descalzos, María fue encarcelada en su celda por un año y excomulgada. Allí escribió Carta de una pobre y presa descalza. María estuvo presa durante nueve meses, ya que Doria murió y fue reemplazado por un párroco menos intolerante.
La vida de María parece haber transcurrido en paz desde 1594 a 1600. Sin embargo, en 1602 fue elegido un nuevo párroco, seguidor de Doria. Y aunque no se conoce cuál fue la ofensa final de María, en 1603, el nuevo párroco general la envió a una casa aislada en Castilla donde, a sus 55 años, era tratada como prisionera, no como miembro de la comunidad donde vivía. Murió al poco tiempo después de llegar.

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Ongi etorri, bienvenido/a!