Violencia machista en España. Mujer asesinada en Foz (Lugo). (Biografía: Sabina Spielrein, la madre del psicoanálisis)

El jueves día 24 de abril apareció muerta María Elena Rodríguez Quiroga, online de 71 años en la localidad de Foz (Lugo). Su marido, order | Manuel Gago Rodríguez , herbal de 68 años, tras asesinarla de un disparo en la vabeza, se suicidó con la misma arma. Primero la había atado de pies y manos, luego le puso una bolsa de plástico en la cabeza y luego la asesinó. Al parecer el arma utilizada era una pistola lanzabengalas modifica por el propio asesino para poder disparar balas.

Con esta mujer son ya 25 las asesinadas por sus compañeros o excompañeros en lo que va de año. Tres de ellas no contabilizadas todavía por el Ministerio, dos por estar en investigación (Chiclana (Cadiz) y Sotogrande (Cádiz)) y otra (Nijar-Almería), no contabilizada por el Ministerio por haber sido asesinada en 2013 aunque hasta este año no se detuvo al asesino, por tal motivo la visibilizo este año.
Las muertes han sido en: 5 en Cataluña (Barcelona (3) y Tarragona (2)), 6 en Andalucía (Cadiz (3**), Málaga, Córdoba y Almería), 3 en Galicia (Lugo (2) y Pontevedra), 1 en Com.Valenciana (Alicante), 3 en Madrid, 1 en el Pais Vasco (Bizkaia), 1 en Baleares (Mallorca), 1 en Melilla, 1 en Castilla y León (Valladolid) y 1 en Canarias (Tenerife)
(*) Cada * implica un caso en investigación por Ministerio o no oficiales por otras causas.

Siguiendo la campaña “UNA POR UNA” visibilizo una vez más a mujeres de los siglos anteriores al siglo XX, tan perdidas y olvidadas en la historia, una Historia que en su mayor parte está escrita por hombres e impregnada de patriarcalismo, misogomia y machismo generalizado durante tantos siglos…
Esta vez visibilizo una mujer del siglo XIX, la madre del psicoanálisis. Gracias al blog de “Historiaenfemenino”, que contiene muchas biografías y que os recomiendo)

Sabina Spielrein (Rusia, 7-11-1885, 1942)

Si te hablo del origen del psicoanálisis…¿en quienes piensas?…seguramente en los “padres” del mismo: Freud y Jung. Pero hubo una mujer a la que se le debe mucho: Sabina Spielrein (primero paciente de Jung, luego amante, alumna….y maestra).
Su nombre completo era Sabina Naftulovna Spielrein, de origen judío por parte de padre y ortodoxo por parte de madre). El padre de Sabina era un hombre violento, manipulador, que ejercía una influencia sumamente perniciosa sobre su familia, y que no hacía ascos al castigo físico cuando lo creía oportuno, que solía ser bastante a menudo. En consecuencia, los hermanos Spielrein crecieron siendo niños nerviosos, asustadizos, cuyos fuertes lazos de amor-odio con sus progenitores serían calificados por Jung de “sadomasoquistas”. Sabina, desde los 4 años, empezó a mostrar síntomas precoces de sexualidad con tintes masoquistas. A los dieciséis años, tras la muerte de su hermana pequeña, el estado de Sabina empeoró de forma fulminante: sufría bruscos cambios de humor, rayanos en la histeria; se fugó en varias ocasiones de la casa familiar; incluso intentó suicidarse, al menos, un par de veces. Ese año sus padres la internaron en una clínica suiza, donde tuvo que sufrir los temidos tratamientos con electroshock. Como no sirvió de nada, la trasladaron a una nueva clínica, la clínica Burghölzli , donde conocería al hombre que cambió su vida: Carl Gustav Jung. Cuando ningún medico quería tratarla por su agresividad, Jung la acogió para poder hacerlo y emplear así los métodos que preconizaba su colega el doctor Freud.
La aisló de su familia y se dedicó personalmente a ella. Consiguió una muy gran mejoría e incluso ella se matriculó en la universidad de Zurich, para estudiar psiquiatría. Fue una alumna brilante y prontó comenzó a colaborar con Jung como ayudante. Se hicieron amantes en esa época (1906)
Sabina se licencia en 1911con una tesis titulada “El contenido psicológico de un caso de esquizofrenia”, que es además la primera aparición del término “esquizofrenia” en un texto académico.
Poco después, Sabina y Jung rompieron de mala forma: él la llamó mentirosa e histérica, y aseguró que Sabina lo calumniaba porque él se había negado a dejarla embarazada.
Ese año se instala en Viena, donde conoce ya personalmente a Sigmun Freud, quien respaldó su ingreso en la Asociación Psicoanalítica Vienesa. Ahí es donde Sabina publicaría su segundo trabajo, “La destrucción como causa del nacimiento” (este trabajo es la base sobre la que Freud desarrolló su teoría de la pulsión de muerte

Sabina viajó mucho y se hizo célebre como psicoanalista (Berlín, Munich, Lausana, Ginebra, Moscú…), destacando especialmente en el campo de la psicología infantil, en la que llegaría a estar considerada como una autoridad. Por esas fechas, también conoció a Paul Scheftel, un médico con el que tendría a sus dos únicas hijas, Renate y Eva. La pareja se separaría en 1915.
Fue también miembro de la Asociación Psicoanalítica de Berlín, profesora de psicoanálisis en el Instituto Rousseau de Ginebra, y catedrática de psicología en la universidad de Moscú.
En Moscú conocería a su gran colaboradora, Vera Schmidt, con quien fundó en 1923 un jardín de infancia llamado White Nursery, donde se fomentaba el crecimiento de los niños como seres absolutamente libres y se trataba especialmente el desarrollo del lenguaje de los infantes; la White Nursery se haría tan popular que hasta el propio Stalin llevó allí, con nombre falso, a uno de sus hijos, Vassili.

A pesar de todos sus logros, Sabina, se convirtió en una persona incómoda, debido a su ascendencia judía y a sus ideas científicas (en 1926, la White Nursery fue cerrada por el gobierno soviético, entre tremendas acusaciones de perversión sexual de niños. Y es que los bolcheviques veían los postulados psicoanalíticos como potencialmente subversivos, y se dedicaron a perseguir sistemáticamente a sus estudiosos).

En 1929 se disolvió la Asociación Psicoanalítica de Moscú; en 1936, Stalin prohibió la práctica del psicoanálisis en la Unión Soviética, y la figura de Sabina Spielrein fue desdibujada.
Tras seis años retirada del mundanal ruido, la más importante de las madres del psicoanálisis fue victima del nazismo: en agosto de 1942, al año de la invasión de la URSS por parte de las tropas de Hitler, su ciudad, Rostov del Don, cayó en poder de los alemanes, quienes agruparon a un puñado de habitantes de la ciudad en la sinagoga local, fusilándolos sin piedad; entre ellos, Sabina.

SI ESTÁ SUFRIENDO VIOLENCIA DE GÉNERO O CONOCE ALGÚN CASO: el teléfono gratuito del Gobierno es el 016 (dicha llamada no queda reflejada en la factura telefónica).

Ongi etorri, bienvenido/a!

A %d blogueros les gusta esto: