VIOLENCIA MACHISTA EN ESPAÑA. MUJER ASESINADA EN VALENCIA (Biografía: Carmen de Burgos la primera mujer española periodista profesional)

Ocurrió el pasado 30 de noviembre en Guadassuar (Valencia), aunque hasta ahora no lo había visto. Maricica Gheorghiu tenía 53 años. Su marido, Losef L., de 40 años, le propinó una brutal paliza. Tras ello fue traslada al hospital y allí falleció víctima de una parada cardiorespiratoria, la autopsia determinó posteriormente que por las consecuencias de dicha paliza.

Con esta mujer, son ya 52 las mujeres (aparte, otros 5 hijos e hijas de éstas) asesinadas por sus compañeros o excompañeros en lo que va de año (ver este enlace)
Los asesinatos han ocurrido en:
Andalucía: 7 (Almería: 3, Granada (2) y Sevilla (2)), Navarra: 1, Madrid: 9*, Galicia: 2 (Ourense y Pontevedra(*)), Castilla-La Mancha: 7 (Albacete (1), Toledo (3) y Ciudad real (3*)), Cataluña: 7 (Barcelona (6) y Tarragona), Pais Valenciano: 7 (Valencia (4*), Castellón (1) y Alicante (2)), Extremadura: 2 (Cáceres y Badajoz), Canarias: 5 (Gran Canaria (*), Las Palmas y Tenerife (3)), Murcia: 3, Castilla y León: 1 (Burgos) y País Vasco: 1 (Bizkaia). Los 5 menores se refieren a asesinatos cometidos en Ciudad Real (2), Madrid (2) y Barcelona (1).
Además de los cuatro menores, se incluyen en este listado 6 mujeres que no aparecen en el listado oficial del Ministerio, pero que a mi modo de ver no hay duda de que también son violencia de género: tres por estar “en investigación” (Redondela, La LLagosta y Mogán) pero con pocas dudas, otra porque fue asesinada por un anciano para “acabar con el sufrimiento de ella” según nota dejada tras suicidarse, otra mujer de 18 años, hija de una mujer asesinada por su pareja y en el mismo suceso; y otra, una mujer asesinada por defender a su sobrina de la violencia de su pareja a la que quiso estrangular y ella denunció. (Cada * implica un caso en investigación por Ministerio o no oficiales todavía por otras causas).

Siguiendo la campaña de visibilización de este Blog, resumo una vez más a mujeres de los siglos anteriores al siglo XX, una gran parte de ellas perdidas y olvidadas en la historia, una Historia que en su mayor parte ha sido escrita por hombres e impregnada del patriarcalismo, misoginia y machismo generalizado durante tantos y tantos siglos…
Esta vez visibilizo una mujer del siglo XIX-XX, la primera periodista, reportera de guerra, feminista….y olvidada por la represión franquista hasta nuestros días.

Carmen de Burgos (Almería, 1867-1932)

Fue la primera mujer periodista profesional en una redacción de un periódico, la primera reportera de guerra, la primera que realizó encuestas sociales en ese medio, una gran novelista y traductora…, y feminista. Le apodaron “la divorciadora” por sus campañas a favor de los derechos de las mujeres y fue totalmente silenciada por el franquismo, sus libros y artículos quenados en la hoguera y su nombre repudiado y olvidado. Y hoy todavía no se le ha hecho justicia.
En 1883, con dieciséis años se casó con Arturo Álvarez y Bustos, bohemio pintor y periodista, doce años mayor que ella, hijo de Mariano Álvarez y Robles, gobernador civil de Almería, y propietario de una empresa tipográfica que imprimía el principal diario de la capital. Desde el primer momento, el matrimonio constituyó una desilusión para Carmen, su marido resultó ser un vividor que le era infiel y sus tres primeros hijos fallecieron prematuramente. En junio de 1895 obtiene la titulación de maestra de Enseñanza Elemental Primaria, estudiando a escondidas de su marido.
Finalmente, en 1901, obtiene plaza mediante oposición en la Escuela normal de Maestras de Guadalajara y, con su única hija, abandona a su marido y se va a Madrid. Inicialmente, se instaló con su tío el senador Agustín de Burgos y Cañizares, pero después de que este intente propasarse abandona su casa.
Desde 1902 empieza a colaborar con el periódico El Globo en el que escribía una columna titulada Notas femeninas que analizaba asuntos como ‘La mujer y el sufragio’ o ‘La inspección de las fábricas obreras’. En 1903, Augusto Suárez de Figueroa fundó el Diario Universal y la contrató para llevar una columna diaria titulada Lecturas para la mujer, bajo el seudónimo de “Colombine”, sugerido por el propio editor. Era la primera vez en España que una mujer fuera reconocida como periodista profesional. Para poder publicar sin ser reprimida, utilizó varios seudónimos además de Colombine: Perico el de los palotes, Gabriel Luna, Marianela….
Aunque su columna era para dar consejos a las señoritas casaderas y a las amas de casa sobre belleza y hogar poco a poco fue metiendo cuñas políticas, sufragistas y de empoderamiento para ellas. Tras redactar un artículo sobre un recién creado “El club del divorcio” y ver las críticas furibundas, se atrevió a escribir un libro sobre el tema, “El divorcio en España” (1904) donde recogía los testimonios de importantes intelectuales del país como Azorín, Unamuno, Pardo Bazán, Blasco Ibañez o Francisco Giner de los Ríos,…,en total 1462 opiniones a favor y 320 en contra.
En 1905 consiguió una beca del Ministerio de Instrucción Pública para estudiar los sistemas de enseñanza de otros países, y viajó durante casi un año por Francia, Italia y Mónaco.
A finales de 1906 retomó su labor docente y periodística y lanzó una campaña en El Heraldo de Madrid a favor del sufragio femenino con una columna titulada «El voto de la mujer» aunque las presiones le hicieron desistir de seguir publicando dichas columnas. En su columna volvió a poner realizar una encuesta y esta vez el resultado fue de 922, a favor y 3.640 en contra del voto femenino.
Volvió entonces a Francia y conoció a Ramón Gómez de la Serna, todavía un estudiante de 19 años desconocido (ella tenía 30). Lo que en un principio fue una relación literaria pasó a ser una relación pasional amorosa a partir de 1909, año en el que había muerto su todavía marido, relación amorosa y literaria de colaboración que duró 20 años y que precisamente lo fue porque De La Serna empezó una relación (que duró muy poco) con la hija de Carmen, que había dejado a su marido en América donde vivía y fue actriz de una obra de él. Rompieron la relación aunque siguieron siendo amigos.

En 1909, Carmen se pasó al periódico “El Heraldo” y luego . Estuvo en la guerra de Melilla, haciendo de reportera de guerra con un tono semi antibelicista al principio y con campaña por la objeción de conciencia y contrala guerra después, publicando el artículo “¡Guerra a la guerra!”
Con la Segunda República en 1931, se reconoció el matrimonio civil, el divorcio y el voto femenino. Carmen se afilió al Partido Republicano Radical Socialista y fue nombrada “presidente” de la Cruzada de Mujeres Españolas y de la Liga Internacional de Mujeres Ibéricas e Hispanoamericanas. Se sabe también que en 1931 ingresó en la masonería, tras muchos años de buena relación con ella, donde fundó la logia Amor y le otorgaron el grado de máxima autoridad, Gran Maestre.
Murió el 8 de octubre de 1932, horas después de sentirse mal mientras participaba en una mesa redonda sobre educación sexual en el Círculo Radical Socialista.

El franquismo hizo que su nombre fuera incluido en la lista de autores prohibidos y sus libros desaparecieron de las bibliotecas y las librerías.

“Muero contenta, porque muero republicana. ¡Viva la República! Les ruego a ustedes que digan conmigo: ¡Viva la República!” fueron algunas de sus últimas palabras. Posteriormente fue enterrada en el Cementerio Civil de Madrid, asistiendo los principales políticos e intelectuales de entonces. Su feminismo, aún radical para la época, era conciliador: «No es la lucha de sexos, ni la enemistad con el hombre sino que la mujer desea colaborar con él y trabajar a su lado».

Como novelista llegó a escribir once novelas largas y un centenar de novelas cortas , además de sus cuentos y ensayos. Su novela “Puñal de claveles” (1931), basado en el crimen de Níjar, fue la que inspiró a Lorca su “Bodas de sangre”.
También se atrevió con la homosexualidad, en la novela corta “Ellas y ellos o ellos y ellas” y contra el Artículo 438, que daba cobertura legal al marido para asesinar a su esposa si le era infiel, en “La mujer moderna y sus derechos” (1931).
Algunas de sus obras:
Ensayos literarios, 1900, El divorcio en España, 1904, La mujer en España, 1906, Al balcón, 1913, Mis viajes por Europa, 1917, Los inadaptados, 1909, El último contrabandista, 1918, La malcasada, 1923, La mujer fantástica, 1924, Puñal de claveles, 1931,…..

SI ESTÁ SUFRIENDO VIOLENCIA DE GÉNERO O CONOCE ALGÚN CASO: el teléfono gratuito del Gobierno es el 016 (dicha llamada no queda reflejada en la factura telefónica).

Ongi etorri, bienvenido/a!

A %d blogueros les gusta esto: