VIOLENCIA MACHISTA EN ESPAÑA: TRES MUJERES ASESINADAS POR SUS PAREJAS O EXPAREJAS EN UN FIN DE SEMANA (Biografía: Mariana Pineda)

En poco más de 48 horas, otras tres mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas en el estado español.
El sábado día 17 de diciembre, en Vigo, Ana María Enjamio, de 25 años, era brutalmente apuñalada en el costado y cuello en su portal, cuando volvía de la fiesta de navidad del trabajo. Tras diversas investigaciones, finalmente ha sido detenido un compañero de trabajo. Parece ser que había mantenido una corta relación sentimental con la mujer pero ella lo había dejado y él no lo había aceptado. Coincidieron en la cena de trabajo y él se ofreció a llevarla a casa pero ella regresó a casa de madrugada con unas amigas que se ofrecieron a acompañarla. El hombre por lo visto salió antes y la estaba esperando el edificio, donde consumó el asesinato con más de diez puñaladas. Tras verse acorralado por al investigación policial, trató de suicidarse y ha sido detenido tras haber sido dado de alta del hospital.

El viernes día 16 de diciembre un hombre apuñalaba repetidamente en el cuello, tórax y abdomen a su expareja, Elena Marcu M., de 30 años, en Santiago de Compostela (A Coruña). La mujer había sido ingresada en muy grave estado y ayer domingo, día 18 de diciembre moría a causa de las heridas. El asesino, su expareja, está huido.

La tercera mujer asesinada este fin de semana lo ha sido también ayer domingo día 18 de diciembre. Ocurrió en Pobla de Mafumet (Tarragona). Carmen Ginés Abelló, de 44 años, fue apaleada y degollada por F.J.M.M., de 44 años y pareja actual de la asesinada, que ha sido detenido tras acudir a la comisaría y confesar el crimen. La mujer tenía una hija menor de edad que también fue agredida sin consecuencias.

Con esta mujer son ya 48 las asesinadas por sus compañeros o excompañeros en lo que va de año (ver este enlace), cinco de ellas no contabilizadas todavía en el listado del Ministerio: cuatro por estar en Investigación todavía (Fuengirola, Frigiliana, Premiá de Mar y Lugo) y una porque la asesinada no es pareja sino madre de ésta, pero ambas fueron tiroteadas en el mismo acto y por ello la cuento. Además hay otras cuatro contabilizadas por el Ministerio como “casos en investigación” (Porto Do Son – Lugo, Madrid, Las Palmas y Algeciras) no expuestas en este listado, que podrían aumentar el listado final. Las muertes han ocurrido en:
Andalucía: 6 (Málaga**, Sevilla (2), Cádiz* y Huelva), Castilla La Mancha: 3 (Guadalajara y Toledo), Castilla y León: 6 (Salamanca (2), Ávila, León y Burgos (2)), Madrid: 2, Extremadura: 1 (Badajoz), Catalunya: 6 (Tarragona (3) y Barcelona (3*)), Comunidad Valenciana: 6 (Valencia (2), Castellón y Alicante (3)), Baleares: 6 (Mallorca (5), Ibiza (1)), Asturias: 2 , Galicia: 4 (Lugo*, Pontevedra y A Coruña ), Aragón: 3 (Zaragoza), Canarias: 2 (Santa Cruz de Tenerife y Gran Canaria), Melilla (1), Pais Vasco 1 (Bizkaia)
(*) Cada * implica un caso en investigación por Ministerio o no oficiales todavía por otras causas.

Siguiendo la campaña de visibilización de este Blog, resumo una vez más a mujeres de los siglos anteriores al siglo XX, perdidas y olvidadas en la historia, una Historia que en su mayor parte ha sido escrita por hombres e impregnada de patriarcalismo, misoginia y machismo generalizado durante tantos y tantos siglos…
Esta vez visibilizo una mujer del siglo XIX, una heroína, ejecutada por sus ideas liberales contra el absolutismo con sólo 26 años.

Mariana Pineda Muñoz (Granada, 1804, 1831)

Mariana Pineda fue un heroína que sin embargo poca gente conoce fuera de eruditos de la historia o personas de su tierra. Fue ejecutada con sólo 26 años y dos hijos de muy corta edad. La denuncia: haber bordado en una bandera la leyenda «Ley, Libertad, Igualdad», acusándola por ello de pertenecer a una conspiración liberal. En medio de las protestas de la población, fue juzgada y condenada a morir a garrote vil. Ello la convirtió en una heroína y mártir de la causa liberal y fue inspiradora de canciones y hasta de una obra teatral de Federico García Lorca

Mariana pertenecía a una familia noble, hija de un capitán de navío de la Armada. Tras quedar huérfana antes de cumplir 2 años, fue su tío paterno quein la cuidó hasta que, con 15 años tan solo, se casó con Manuel de Peralta y Valle, liberal perteneciente a la logia masónica y próximo al círculo constitucionalista. Enviudó a los 18 años, pero ella siguió frecuentando los ambientes liberales de la época.

Tras la Guerra de la Independencia de los franceses, llegaba de nuevo al trono Fernando VII, apodado “El Deseado”. Un Rey absolutista que impuso incluso el terror para perpetuarse en el cargo. A él hay que atribuirle esa década ominosa, desde 1823 hasta 1833, en la que España atravesó una de sus etapas más miserables. Grupos de ilustrados, de intelectuales, soñaron con aferrarse a la Constitución de Cádiz, pero el absolutismo fernandino lo impidió
El Coronel Riego lanza una Proclama militar en Cabeza de San Juan, y desde entonces queda inaugurado un trienio, que pasara a la Historia como el Trienio Liberal. Riego consiguió imponer sus ideales, y con él un Himno que incluso años más tarde adoptaría la República Española. Fernando VII echa mano de las viejas alianzas europeas, pide ayuda a sus “hermanos” franceses, y estos atienden la petición y envían un contingente, que será conocido como el de “Los 100.000 hijos de San Luis” y ponen fin al Trienio Liberal y el Absolutismo vuelve a hacerse cargo del Gobierno de España.
Mariana también aspira a la Libertad, a la Igualdad, a la Ley y se convierte en voluntaria y visita a los presos en las cárceles, y les provee de alimentos, de tabaco, de mantas…, e intenta hacerles la vida un poco más agradable. Primeramente se la implicó en un complot constitucionalista, en 1826, y en el que ella actuaría como intermediaria entre los liberales granadinos y los exiliados de Gibraltar.
Ramón Pedrosa Andrade, era el esbirro fiel de Fernando VII y se había quedado prendado de mariana (según las leyendas, no probado), su rechazo le enfureció y empezó a buscar pruebas en contra de Mariana para poder encarcelarla: En 1828 Mariana preparó con éxito la fuga de su primo Fernández Álvarez de Sotomayor, comandante del Ejército que había sido condenado a muerte por su implicación en el levantamiento de Riego (1820).
También fue arrestada en su casa cuando su fiel criado Antonio Buriel, que había servido a las órdenes de Rafael del Riego, fue detenido por Pedrosa por haber llevado cartas comprometedoras, pero caso nunca llegó a juzgarse.
Eran tiempos muy tensos: una revuelta liberar se estaba preparando para 1831 mediante los exiliados en Gibraltar. La primera tentativa de insurrección antiabsolutista tuvo lugar en enero de 1831 cuando Torrijos y su grupo intentó marchar sobre La Línea de la Concepción. Hubo un levantamiento que resultó un fracaso en una guarnición, desde el Campo de Gibraltar había salido un grupo de unos 200 hombres que recorrieron la Serranía de Ronda pero fueron capturados… Todo estaba preparándose para el final levantamiento generalizado por toda Andalucía que estaría encabezado por Torrijos y por Espoz y Mina, y coordinado desde Madrid por Salustiano de Olózaga y hasta se puso fecha: 20 de marzo. Pero los absolutistas sabían la fecha por infiltrados y por todos los medios lo pararon. No de esos medios fue Mariana:
Dos días antes de la fecha prevista para el levantamiento fue detenida en su casa de Granada, bajo el pretexto de haber dado a bordar una bandera morada con la inscripción «Ley, Libertad, Igualdad», que había de servir de enseña para un proyecto revolucionario.
Según los escritos de la época, la base de la acusación era haber encontrado en su casa «el signo más decisivo y terminante de un alzamiento contra la soberanía del Rey N.S. y su gobierno monárquico y paternal». El «signo» consistía en “tres letreros escritos con encarnado en papel al parecer de marquilla, que dicen: el uno, Igualdad; Libertad, el otro, y el tercero, Ley, y 13 letras cortadas de papel marquilla, y son L, I, T, A, D, Y, G, V, A, D, J, E, J, todas mayúsculas, [y un] tafetán morado del ancho de dos paños y largo algo más de dos varas y tercia con un triángulo verde en medio, y en un lado de él, bordadas de carmesí, las letras mayúsculas B, E y embastada de cartón, una R; en otro lado de él, también bordadas de carmesí, las letras mayúsculas, A, L, y a medio bordar, una D; y en las orillas del largo de dicho tafetán, como en medio de él, dos pedazos de vando embastado… [todo lo cual tenía] la forma de una bandera que sirviese de señal o alarma para un Gobierno revolucionario”. Con esta prueba —una supuesta bandera a medio bordar y en las que estaban esbozadas las palabras de un posible lema— el fiscal le imputó el delito de rebelión contra el orden y el monarca, que según el reciente decreto de Fernando VII de 1 de octubre del año anterior estaba castigado con la pena de muerte. Todo indica sin embargo que dicha bandera fue introducida por alguna persona agente manipulado por la policía (algunas de las bordadoras posiblemente).
Primero fue confinada en su casa pero se escapó a los tres días después aprovechado un descuido del vigilante y disfrazada de anciana. Tras ello fue recluida en la cárcel de mujeres de mala vida del convento de las Arrecogidas Santa María Egipcíaca.
Parece claro que las autoridades no la consideraban (por ser mujer) dirigente de la conjura liberal pero si esperaban de ella que delatase a otros, cosa a la que ella se negó hasta el final.
A pesar de la convincente defensa que hizo su abogado, Mariana Pineda fue condenada a muerte. El día de su ejecución al parecer había preparada una operación destinada a liberarla durante el trayecto que conducía del convento de las Arrecogidas Santa María donde había permanecido internada, hasta el Campo del Triunfo donde estaba montado el garrote vil, pero por motivos desconocidos no tuvo lugar. Así que nada impidió que fuera ejecutada el 26 de mayo de 1831. Tenía 26 años.
Su ejecución pretendió castigar la causa de los liberales, lo que la convirtió en una mártir para estos y en un símbolo popular de la lucha contra la falta de libertades, a consecuencia de lo cual llegó a convertirse en personaje principal de varias piezas dramáticas, poemas y ensayos.

Los restos de Mariana de Pineda fueron inhumados en el cementerio de Almengor, lugar próximo al de ajusticiamiento. En 1836 fueron exhumados y depositados sucesivamente en la basílica de la Virgen de las Angustias. En 1854 se volvieron a exhumar, colocándose la urna de nuevo en dependencias municipales. Finalmente, en1856, los restos de Mariana de Pineda fueron depositados en la cripta de la catedral de Granada donde permanecen, bajo una sencilla lápida, con el siguiente epitafio:
† D.O.M. Ad perpetuam memoriam. Reliquiæ mortales Marianæ a Pineda, quam, sæva morte, percussit tyrannus, Granatæ septimo kalendas junii, anni millesimi octogentesimi trigesimi primi. Requiescat in pace. Patria grata ejus memoriam colit. Anno M.DCCCLVI.
La Primera República Española erigió en su memoria un monumento público en 1873 en Granada. Con la Restauración regresó al olvido para ser de nuevo reconocida y exaltada su persona durante la Segunda República. En mayo de 1931, apenas un mes después de haberse producido su proclamación, la República celebró el centenario de la ejecución de Mariana Pineda mediante una serie de honores militares establecidos en un decreto del Gobierno provisional presidido por Niceto Alcalá-Zamora, a propuesta del ministro de la Guerra, Manuel Azaña. Más tarde, el gobierno republicano aprobó la emisión de un sello de Correos con su efigie.
El poeta Federico García Lorca escribió en 1925 la obra de teatro Mariana Pineda. Romance popular en tres estampas , que después de superar ciertos problemas con la Dictadura de Primo de Rivera pudo estrenarse dos años más tarde, en 1927.

SI ESTÁ SUFRIENDO VIOLENCIA DE GÉNERO O CONOCE ALGÚN CASO: el teléfono gratuito del Gobierno es el 016 (dicha llamada no queda reflejada en la factura telefónica).

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Ongi etorri, bienvenido/a!