Violencia machista: Mujer asesinada a pesar de estar protegida (Puçol (Valencia))

Ocurrió en Puçol (valencia), el pasado día 22 de septiembre. Se llamaba Mina Chennane y tenía 39 años, regentaba una peluquería que fue el lugar donde acudió el marido, Luis Moreno Rodríguez, de 62 años, para apuñalarla. Había denunciado a su marido por malos tratos en agosto y disponía por ello de una orden de alejamiento, un hombre que según los testigos era muy celoso y violento. Disponía de un dispositivo de alerta con GPS que activó al ver a su marido al otro lado de la puerta. La policía llegó en pocos minutos y fue Luis quien les abrió, cubierto de sangre de su esposa.  Mina aún vivía, pero no aguantó mucho más y murió al ser trasladada al hospital.
Mina vivía aterrorizada, a él le habían detenido dos veces tras las denuncias pero había sido puesto en libertad. Nada de ello sirvió para prevenir este asesinato machista. Una vez más algo falla en la policía, en la justicia o en la sociedad en general. Deja huérfana a una hija de 16 años.

Con esta mujer asesinada, son ya 49  las mujeres asesinadas en lo que va de año por sus compañeros o excompañeros (se incluyen tres que no aparecen en las listas del Ministerio (una por estar en investigación la relación entre ambos, otra por haber ocurrido en Alemania (la mujer había huido de Girona donde la buscó y asesinó su pareja y él fue detenido en Girona a su vuelta) y otra porque ocurrió en 2010 pero se creía que había sido un robo hasta que en marzo pasado se detuvo al marido)).

Esa ve mi homenaje es una poesía de una mujer  que os recomiendo leer en cuanto podáis: Gioconda Belli, ya puesta varias veces en ese blog:

Canto al Estrógeno. Gioconda Belli.

Todavía es el tiempo de la desigualdad
de la mirada torva, el grito y la mano alzada
el ojo de la mujer soporta y graba en sus pupilas
la iniquidad
¿de dónde llega esta violencia
a las costas de estos brazos
acostumbrados a la caricia y al acurruco?
¿Qué es lo que en nosotras despierta al lobo
que aún habita en las entrañas del hombre,
esa furia ciega que no detienen súplicas, razones
o la memoria del primer rostro acogiéndolos a la vida?

Nuestra belleza, la abundancia, la generosidad
de curvas y pechos,
la piel suave,
¿qué esconde en su frágil envoltura
que así provoca en ellos la saña y la muerte
la violación y el rapto?

Cantemos, hermanas, por quienes así
se pierden de nosotras
y no pueden consigo mismos
Los que temen el estrógeno de nuestras entrañas.

Crecemos.
Los vemos achicarse en su temor.
Nuestro instinto busca arrullarlos como niños
Ofrecerles el perdón de los adultos
No queremos más que midan su estatura
midiéndose con nuestra sumisión
No queremos que apuntalen su nombre
sobre nuestra obediencia.

Como si vieran llegar un ejército enemigo
se atrincheran en sus vanas certidumbres gastadas
Una marejada de embistes y golpes
lanzan contra nuestros reclamos
Hacen escarnio de nuestras luchas por decir basta
por plantarnos en el suelo
y enderezar la espalda.

En tanto nosotras avanzamos como un río
las hormonas encontrando su cauce
Somos el agua fuerte
que se sacude las lágrimas inútiles
y se despoja del cansancio de llorar.
Ya miles hemos alcanzado la costa
Nos contamos por centenares
Descalzas, dejamos nuestras huellas en la arena
nos tomamos el territorio negado.

Ahora venimos a la vida con el desafío y la desobediencia en la boca
Rechazamos los mandamientos
con que en nombre del amor y el parto nos sometieron.
Anfibias
a contracorriente entre el agua y la tierra
mucho tiempo ya nos ocultamos
en las grutas quietas
de la domesticidad y el silencio
Pero aún con el agua al cuello
no nos ahogamos.

Ahora nos alzamos con caballitos de mar en las manos
Cantando y vociferando
Deshaciendo gozosas
el muro que alzaron para separarnos.

Cantemos hermanas
No paremos de cantar
Sea su violencia la prueba final de nuestro avance
cicatriz guardada en nuestra múltiple piel

Las sirenas han recuperado las piernas.
Andaremos, andaremos, andaremos
Lavaremos el mundo
con el agua viva
de nuestra dulce, redentora, tenaz,
mansedumbre

Para sanarlo
Para que sobrevivamos.

SI ESTÁ SUFRIENDO VIOLENCIA DE GÉNERO O CONOCE ALGÚN CASO: el teléfono gratuito del Gobierno es el 016 (dicha llamada no queda reflejada en la factura telefónica). También la organización MalosTratos.org tiene un teléfono gratuito: 900 100 009

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

5 comentarios en “Violencia machista: Mujer asesinada a pesar de estar protegida (Puçol (Valencia))”

  1. Y eso que no tenía alcohol que si llega a tener no veas la que lío,si me lo dice mi madre que no tengo la tengo liada desde que nací, jaja,besos

  2. De que sirven las ordenes de alejamiento?el que tenía que ser vigilado es el que amenaza no la amenazada.Un salulo

Ongi etorri, bienvenido/a!