Consenso científico sobre la pandemia de COVID-19: Necesitamos actuar ahora (15-10-2020)

Consenso científico sobre la pandemia de COVID-19: Necesitamos actuar ahora (15-10-2020)

Traducción automática  de google. Pulsa AQUÍ para ir al enlace al artículo (inglés) original )

El síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) ha infectado a más de 35 millones de personas en todo el mundo, con más de 1 millón de muertes registradas por la OMS al 12 de octubre de 2020. A medida que una segunda ola de COVID-19 afecta a Europa, y Ahora que se acerca el invierno, necesitamos una comunicación clara sobre los riesgos que plantea el COVID-19 y estrategias efectivas para combatirlos. Aquí, compartimos nuestra opinión sobre el consenso actual basado en evidencia sobre COVID-19.

El SARS-CoV-2 se propaga a través del contacto (a través de gotas y aerosoles más grandes) y la transmisión de mayor alcance a través de aerosoles, especialmente en condiciones donde la ventilación es deficiente. Su alta infectividad,  combinada con la susceptibilidad de las poblaciones no expuestas a un nuevo virus, crea las condiciones para una rápida propagación comunitaria. La tasa de mortalidad por infección de COVID-19 es varias veces más alta que la de la influenza estacional, y la infección puede provocar una enfermedad persistente, incluso en personas jóvenes previamente sanas (es decir, COVID prolongado).

No está claro cuánto tiempo dura la inmunidad protectora y, al igual que otros coronavirus estacionales, el SARS-CoV-2 es capaz de volver a infectar a personas que ya han tenido la enfermedad, pero se desconoce la frecuencia de la reinfección.

La transmisión del virus se puede mitigar mediante el distanciamiento físico,  uso de mascarillas faciales, higiene de manos y respiratoria, y evitando aglomeraciones y espacios mal ventilados. Las pruebas rápidas, el rastreo de contactos y el aislamiento también son fundamentales para controlar la transmisión. La OMS ha estado abogando por estas medidas desde principios de la pandemia.

En la fase inicial de la pandemia, muchos países instituyeron cierres (restricciones de población en general, incluidas órdenes de permanecer en casa y trabajar desde casa) para frenar la rápida propagación del virus. Esto fue esencial para reducir la mortalidad, evitar que los servicios de atención de la salud se vean abrumados y ganar tiempo para establecer sistemas de respuesta a la pandemia y para suprimir la transmisión después del bloqueo. Aunque los encierros han sido perturbadores, han afectado sustancialmente la salud física y mental y han perjudicado la economía, estos efectos a menudo han sido peores en países que no pudieron utilizar el tiempo durante y después del encierro para establecer sistemas efectivos de control de pandemias. En ausencia de disposiciones adecuadas para manejar la pandemia y sus impactos sociales, estos países se han enfrentado a continuas restricciones.
Es comprensible que esto haya provocado una desmoralización generalizada y una disminución de la confianza.

La llegada de una segunda ola y la comprensión de los desafíos futuros ha llevado a un renovado interés en el llamado enfoque de inmunidad colectiva (inmunidad de rebaño también descrita] lo que, que sugiere permitir un gran brote incontrolado en la población de bajo riesgo mientras se protege a los vulnerables. Los defensores sugieren que esto conduciría al desarrollo de la inmunidad poblacional adquirida por infección en la población de bajo riesgo, que eventualmente protegerá a los vulnerables.
Esta es una falacia peligrosa que no está respaldada por evidencia científica.

Cualquier estrategia de manejo de una pandemia que se base en la inmunidad de las infecciones naturales por COVID-19 es defectuosa. La transmisión incontrolada en personas más jóvenes conlleva un riesgo de morbilidad y mortalidad significativas en toda la población. Además del costo humano, esto afectaría a la fuerza laboral en su conjunto y abrumaría la capacidad de los sistemas de atención médica para brindar atención aguda y de rutina. Además, no hay evidencia de una inmunidad protectora duradera contra el SARS-CoV-2 después de una infección natural, y la transmisión endémica que sería la consecuencia de una inmunidad menguante presentaría un riesgo para las poblaciones vulnerables en un futuro indefinido. Una estrategia de este tipo no acabaría con la pandemia de COVID-19, sino que provocaría epidemias recurrentes, como era el caso de numerosas enfermedades infecciosas antes del advenimiento de la vacunación. También supondría una carga inaceptable para la economía y los trabajadores de la salud, muchos de los cuales han muerto a causa del COVID-19 o han sufrido traumas como resultado de tener que practicar la medicina de desastres. Además, todavía no entendemos quiénes podrían sufrir de COVID durante mucho tiempo. Definir quiénes son vulnerables es complejo, pero incluso si consideramos a los que están en riesgo de enfermedad grave, la proporción de personas vulnerables constituye hasta el 30% de la población en algunos países. regiones. El aislamiento prolongado de grandes sectores de la población es prácticamente imposible y muy poco ético. La evidencia empírica de muchos países muestra que no es factible restringir los brotes no controlados a sectores particulares de la sociedad. Este enfoque también corre el riesgo de exacerbar aún más las desigualdades socioeconómicas y las discriminaciones estructurales ya puestas al descubierto por la pandemia. Los esfuerzos especiales para proteger a los más vulnerables son esenciales, pero deben ir de la mano con estrategias de múltiples niveles de población.

Una vez más, nos enfrentamos a un aumento acelerado de los casos de COVID-19 en gran parte de Europa, EE. UU. Y muchos otros países del mundo. Es fundamental actuar con decisión y urgencia. Las medidas efectivas que reprimen y controlan la transmisión deben implementarse ampliamente, y deben estar respaldadas por programas financieros y sociales que fomenten las respuestas de la comunidad y aborden las inequidades que se han agravado por la pandemia. Es probable que se requieran restricciones continuas a corto plazo, para reducir la transmisión y corregir los sistemas ineficaces de respuesta a una pandemia, a fin de evitar futuros bloqueos. El propósito de estas restricciones es suprimir eficazmente las infecciones por SARS-CoV-2 a niveles bajos que permitan la detección rápida de brotes localizados y una respuesta rápida a través de sistemas eficientes y completos de búsqueda, prueba, rastreo, aislamiento y apoyo para que la vida pueda volver a su punto más cercano. normal sin necesidad de restricciones generalizadas. La protección de nuestras economías está indisolublemente ligada al control de COVID-19. Debemos proteger a nuestra fuerza laboral y evitar la incertidumbre a largo plazo.
Japón, Vietnam y Nueva Zelanda, por nombrar algunos países, han demostrado que las respuestas sólidas de salud pública pueden controlar la transmisión, permitiendo que la vida vuelva a ser casi normal, y hay muchas historias de éxito de este tipo. La evidencia es muy clara: controlar la propagación comunitaria de COVID-19 es la mejor manera de proteger nuestras sociedades y economías hasta que lleguen vacunas y terapias seguras y efectivas en los próximos meses. No podemos permitirnos distracciones que socaven una respuesta eficaz; es fundamental que actuemos con urgencia basándonos en la evidencia.

Este trabajo no fue apoyado, financiado o patrocinado, directa o indirectamente, por ninguna organización o entidad.

LOS CIENTÍFICOS Y CIENTÍFICAS QUE FORMAN ESTE DOCUMENTO CONJUNTO PERTENECEN A LAS SIGUIENTES UNIVERSIDADES (el listado de nombres al final):
University of Southampton, Southampton, UK (NAA);
University College London, London, UK (RAB, CS);
Imperial College Healthcare NHS Trust, London, UK (SA);
Francis Crick Institute, London, UK (RB, CW);
Boston University School of Medicine, Boston, MA, USA (NB);
University of Edinburgh, Edinburgh, UK (DB, DS);
University of Oxford, Oxford, UK (JD, TG, JS);
Geneva Centre for Emerging Viral Diseases, Geneva, Switzerland (IE);
George Washington University Milken Institute School of Public Health, Washington, DC, USA (LRG);
Queen Mary University of London, London, UK (DG);
Ligandal, San Francisco, CA, USA (AH);
Harvard T. H. Chan School of Public Health, Boston, MA, USA (WPH, ML);
Biozentrum, University of Basel, Basel, Switzerland (EBH);
University of Western Australia, Perth, WA, Australia (ZH);
Imperial College London, London, UK (PK);
Inserm, Toulouse, France (MK-I);
Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City, NY, US (FK);
University of Birmingham, Birmingham, UK (AM);
London School of Hygiene & Tropical Medicine, London, UK (MM);
IndieSAGE, London, UK (MM);
Federation of American Scientists, Washington, DC, USA (AN);
Healthcare Workers Foundation (HEROES), London, UK (DP);
Max Planck Institute for Dynamics and Self- Organization, Göttingen, Germany (VP);
University of Bath, Bath, UK (HR);
Massachusetts General Hospital, Harvard Medical School, Boston, MA, USA (RPW);
Duke University, Durham, NC, USA (GY);
and University of Cambridge, Cambridge, UK (HZ)

FIRMANTES:
Kristina Alexanderson, Stockholm, Sweden
Christian L. Althaus, University of Bern, Switzerland
Nisreen Alwan, University of Southampton, UK
Rochelle Ann Burgess, University College London, UK
Simon Ashworth, Imperial College Healthcare NHS Trust, UK
Rupert Beale, Francis Crick Institute, UK
Laura Bear, London School of Economics, UK
Nahid Bhadelia, Boston University School of Medicine, US
Debby Bogaert, University of Edinburgh, UK
Reinhard Busse, Technische Universität Berlin, Germany
Colin J. Carlson, Georgetown University, US
Yves Charpak, Fondation Charpak, l’esprit des sciences, France
Tim Colbourn, University College London, UK
Anthony Costello, IndieSAGE, UK
Jennifer Dowd, University of Oxford, UK
John Drury, University of Sussex, UK
Isabella Eckerle, Geneva Centre for Emerging Viral Diseases, Switzerland
Jacques Fellay, EPFL and Lausanne University Hospital, Switzerland
David Fisman, University of Toronto, Canada
Karl Friston, University College London, UK
Valentina Gallo, University of Groningen, The Netherlands
Lynn R Goldman, George Washington University, USA
Trisha Greenhalgh, University of Oxford, UK
Deepti Gurdasani, Queen Mary University of London, UK
Adam Hamdy, Ligandal, US
William Hanage, Harvard T. H Chan School of Public Health, US
Emma Hodcroft, Biozentrum, University of Basel, Switzerland
David Hunter, University of Oxford, UK
Zoë Hyde, The University of Western Australia, Australia
David Ingleby, University of Amsterdam, The Netherlands
Paul Kellam, Imperial College London, UK
Michelle Kelly-Irving, Inserm, France
Kamlesh Khunti, University of Leicester and IndieSAGE, UK
Ilona Kickbusch, Graduate Institute of International and Development Studies, Switzerland
David King, IndieSAGE, UK
Florian Krammer, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, US
Krutika Kuppalli M.D., Medical University of South Carolina, US
Alastair H Leyland, University of Glasgow, UK
Marc Lipsitch, Harvard T.H. Chan School of Public Health, USA
Maimuna S. Majumder, Boston Children’s Hospital and Harvard Medical School, US
Jose M Martin-Moreno, University of Valencia, Valencia, Spain
Martin McKee, LSHTM, and IndieSAGE, UK
Paul McLaren, University of Manitoba, Canada
Alan McNally, University of Birmingham, UK
Michael Mina, Harvard T.H. Chan School of Public Health, USA
Julian Mamo, Chronic Diseases Section European Public Health Association
Susan Michie, University College London and IndieSAGE, UK
Melinda Mills, University of Oxford and Royal Society SET-C, UK
Jacob Moran-Gilad, Ben Gurion University, Israel
Elias Mossialos, London School of Economics, UK
Stuart Neil, King’s College London, UK
Ali Nouri, Federation of American Scientists, US
Anna Odone, University of Pavia, Italy
Christina Pagel, University College London and IndieSAGE, UK
Alexandra Phelan, Georgetown University, US
Deenan Pillay, University College London and IndieSAGE, UK
Dominic Pimenta, Healthcare Workers Foundation (HEROES), UK
Saskia Popescu, George Mason University, US
Viola Priesemann, Max Planck Institute for Dynamics and Self-Organization, Germany
Seth J. Prins, Columbia University Departments of Epidemiology and Sociomedical Sciences, USA
Angela L. Rasmussen, Columbia Mailman School of Public Health, US
Stephen Reicher, University of St. Andrews, UK
Walter Ricciardi, Università Cattolica del Sacro Cuore, Italy
Ken Rice, University of Edinburgh, UK
Johanna Riha, UN University, Kuala Lumpur, Malaysia
Harry Rutter, University of Bath, UK
Gabriel Scally, IndieSAGE, UK
Carlo Signorelli, Università Vita-Salute San Raffaele, Italy
Joshua Silver, University of Oxford, UK
Tara Smith, Kent State University College of Public Health, US
Devi Sridhar, University of Edinburgh, UK
Anthony Staines, Dublin City University, Ireland
Charles Swanton, Francis Crick Institute and UCL Cancer Institute, UK
Rochelle P. Walensky, Massachusetts General Hospital, Harvard Medical School, USA
Kevin Watkins, Save the Children, UK
Clare Wenham, London School of Economics and Political Science, UK
Robert West, University College London, UK
Gavin Yamey, Professor of Global Health and Public Policy, Duke University, USA
Kit Yates, University of Bath, and IndieSAGE, UK
Hisham Ziauddeen, University of Cambridge, UK

Ongi etorri, bienvenido/a!