La violencia ¿machista?. Nada Excepcional

Tanto en Deia como en el Diario de Noticias de Álava aparece este artículo de Luis Mª Puente (profesor y pedagogo) que me dispongo a resumir.

En él se trata la violencia de género desde varios puntos de vista diferentes a los que estamos acostumbrados (¿por la moda?) a oir y resumir habitualmente. Probablemente sea un “aviso a caminantes”, entre los que me incluyo,. Esto se dice el día de hoy, en el que los periódicos vuelven a escupir (bajo el título de “La violencia machista se cobra la vida de otras dos mujeres”), que dos nuevas mujeres han sido asesinadas en el estado español: una de 30 años, asesinada por su marido de 29 en Murcia y otra de 47 años asesinada por su ex-pareja en Melilla, que acababa de salir de la cárcel tras cumplir una pena de dos años por malos tratos.

Estoy de acuerdo en muchas de las cosas que dice, y así lo he manifestado muchas veces cuando hablo de la hipócrita “moda” de este tema, sin embargo el artículo adolece de otros puntos de vista no aclarados: no se habla del porcentaje de mujeres que se separan en esos países, no se habla del porcentaje de mujeres que en España, por no tener trabajo ni sueldo, no se separan aunque continúen recibiendo malos tratos en su casa ya que no sabrían donde ir, se habla del porcentaje de asesinatos pero no del porcentaje de malos tratos, sería un dato interesante ¿no?…entre otras cosas que se me podrian ocurrir si sigo escribiendo,per prefiero que leáis el artículo que resumo.

El título es significativo ya: “Nada excepcional”

PASADA la conmoción que recientemente produjo la cifra de las mujeres asesinadas por sus (ex) parejas en una sola semana, deseo hacer alguna precisión a las reacciones suscitadas en los medios de comunicación. Por desgracia, se insistió demasiado en la petición de más medidas represivas (cadena perpetua solicitaba un tertuliano) o, como leíamos en un editorial, se justificó la Ley de Violencia de Género: “Una norma, si se quiere, de excepción, pero llamada a hacer frente a una lacra también excepcional”. Doy por supuesto que es un sinsentido tomar como punto de referencia épocas lejanas, en las que la mujer era poco más que uno de los objetos que adornaban la casa del marido. Tengo ante mí el último informe sobre la materia del CGPJ. Según la tabla comparativa que expone en su página 35, las ligeras variaciones de las cifras, hacia arriba o hacia abajo, no apoyan que hoy estemos en una situación “que se aparte de lo ordinario” en otros momentos. Aprovecho para recordar dos datos para la reflexión.

Primero, que las cifras más altas (no más dramáticas, porque todas lo son) corresponden a los años posteriores a la entrada en vigor de la desatinada Ley. Y, segundo, que, atendiendo a los números del pasado año, a los siete casos en los que la agresora fue la mujer no se les aplicó la discriminadora norma. Y, puesto que decíamos que el drama lo contiene la muerte y no la cifra, son tan dramáticos como los ocasionados por los ochenta y un agresores.

La excepcionalidad la podríamos referir también a lo que sucede en los países de nuestro entorno; (datos aportados por el director del Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia, en el Congreso Internacional sobre Violencia de Género celebrado recientemente en Valencia): La tasa media europea, de mujeres asesinadas por pareja o ex pareja por cada millón de féminas, es de 5,78, mientras que la correspondiente a nuestro Estado es de 3,61, sólo mejorada por la de Suecia, 3,42. Dejando a un lado las altas tasas de países cuya fisonomía socio-cultural podemos considerar menos desarrollada que la nuestra, encontramos las siguientes cifras: Luxemburgo, 15,71; Finlandia, 10,32; Suiza, 6,57; Dinamarca, 5,85; Noruega, 5,33; Italia, 4,24; y Reino Unido, 3,77. (en otros países desarrollados: EE.UU. tiene una tasa de 8,81, Canadá alcanza el 5,27….)…..

….Interesante dato, porque parece indicar que ha llegado la hora de abandonar el análisis simple que asigna al machismo la única causa de estas muertes. Así pues, tampoco en comparación con nuestros vecinos se sostiene el carácter excepcional de la lacra que padecemos.

En todo caso, estaríamos en una situación positivamente excepcional. ¿Lo es en referencia a las muertes que se producen en otros tipos de relaciones humanas? Comparemos con otro caso tan serio, pero que la sociedad (o sea, la prensa) no considera tan alarmante, como el que nos ocupa: las relaciones laborales. Mil trescientos trabajadores, según los sindicatos (cerca de mil, según el Ministerio de Trabajo), mueren cada año en accidentes laborales.

En definitiva, …………………… es absolutamente infundado decir que vivimos una situación excepcional. Y es temerario, si con ello se justifica la existencia de una ley de excepción como esta Ley. Más que nadie, quienes deambulamos por estos derroteros deberíamos saber que las leyes de excepción, además de ser antidemocráticas, generan injusticias y no resuelven los problemas. Echo en falta estudios serios que expliquen las causas de estos comportamientos. No los espero de quienes necesitan elaborar pancartas condenatorias para justificar subvenciones. ………….. Conformarse con la simpleza de que esos hombres se rigen por el la maté porque era mía indica pereza intelectual, capacidad decimonónica de análisis, y, además, es aceptar que todo siga igual. El machismo que aún impregna las mentes de hombres y mujeres, aunque no puede ser la única explicación, algo tendrá que ver, sin duda. Que muchas de estas parejas vivan situaciones de pobreza marginal, a veces acompañada de consumo de drogas, algo tendrá también que ver. Si, como dicen las estadísticas, la mayor parte de estas muertes se produce durante el proceso de separación, que exista una ley de divorcio que concede a la mujer derecho de veto sobre la custodia compartida de los hijos, también tendrá algo que ver. Que esa misma ley lleve a la ruina económica a los hombres separados, porque todo su patrimonio se queda en la casa que sigue disfrutando la mujer, puede ser parte del problema. Que exista una Ley que da vía libre a la interposición de denuncias falsas de malos tratos, también puede ser una de las chispas incendiarias……

…..Por ejemplo, deseduca mucho que tu compañera de trabajo, que realiza tu misma labor, tenga inferior sueldo. Deseduca porque vivimos en una sociedad que valora a las personas según las cifras de su nómina. Deseduca que todos los personajes importantes que cortan el bacalao de los telediarios afeiten barba. ……. Casi tanto como que los alcaldes y concejales bidasoarras del partido del lehendakari apoyen un Alarde en el que no caben todos los ciudadanos.

VER ARTICULO COMPLETO EN Nada excepcional

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Ongi etorri, bienvenido/a!