Hagamos un sex-pacto, cariño

Continuo con el trabajillo de Lom sobre los “Pactos para la infidelidad de la pareja. Podéis ver en estos enlaces:

—Introducción-1: Introduciendo el tema

—Introducción-2: Continuando la introducción

La segunda parte de trabajo nos habla de la necesidad de cierto grado de independencia; hacia los pactos sexuales entre las parejas:

Hagamos un sexpacto, cariño… parte 2

Pactar para disfrutar del sexo como si no tuvieses pareja es como querer volver a un “antes de”; pero la edad y las responsabilidad ya no lo es…. (snif) pero puede justificarse como si se tratase de una cosa normal como el derecho a tener vida propia así que es un modo de regular lo individual con lo colectivo o común de la pareja. Como venía a decir mas o menos el poeta libanes khalil Gibran a los esposos “hay que comer de la misma comida pero no del mismo plato”. No me resisto a poner la poesía que el libro “el profeta” (1923) señala sobre los esposos:

…” Entonces, Almitra habló otra vez: ¿ Qué nos diréis sobre el matrimonio, maestro ?
Y él respondió, diciendo:
Nacisteis juntos y juntos para siempre.
Estaréis juntos cuando las alas blancas de la muerte esparzan vuestros días.
Sí; estaréis juntos en la memoria silenciosa de Dios.
Pero dejad que haya espacio en vuestra cercanía.
Y dejad que los vientos del cielo dancen entre vosotros.
Amaos el uno al otro, pero no hagáis del amor una atadura.
Que sea, más bien, un mar movible entre las costas de vuestras almas.
Llenaos uno al otro vuestras copas, pero no bebáis de una sola copa.
Daos el uno al otro de vuestro pan, pero no comáis del mismo trozo.
Cantad y bailad juntos y estad alegres, pero que cada uno de vosotros sea independiente.
Dad vuestro corazón, pero no para que vuestro compañero lo tenga,
porque sólo la mano de la Vida puede contener dos corazones.
Y estad juntos, pero no demasiado juntos,
porque los pilares del templo están aparte.
Y, ni el roble crece bajo la sombra del ciprés ni el ciprés bajo la del roble.”

Sin embargo en esta ocasión, como me ciño a los pactos de contenido erótico y más concretamente a los referidos a permisos para el placer sexual o el sexo mas allá de la pareja, olvidemos lo del pan y la copa que queda muy bonito pero no es lo mismo ¿verdad?. Evidentemente para ejercer cosas así de manera tan liberal o formal, tiene que haber mucha madurez o, en su caso, mucho morbo aparte de la pareja por parte de los dos. No me imagino no salir a “pillar” sabiendo que puedes hacerlo, ni me imagino que su mujer no provoque o incite sabiendo que puede hacerlo igualmente. Imagino que puede darse el caso que antes de llegar a esta situación hayan tenido la una o el otro o los dos sus rollos ocultos, o sus amantes. Esto es así porque estamos hablando de una pareja convencional y no una pareja que sea liberal, hasta ahora.
Por otro lado, para un permiso de ese tipo tienen que estar muy bien gestionados los celos, los miedos y las inseguridades respecto de la pareja y como no, tener claro y no controlar. El control… ¿no os parece que en situaciones así mirar el móvil a la pareja, ver que recibe alguna llamada extraña, notar que sale a veces sin saber a dónde o que queda con alguien con la que luego no ha quedado, etc… suscita cualquier fantasma como no estés muy pero que muy claro en todo ello? Pero tengamos en cuenta que ojos que no ven corazón que no siente…
Desconozco la evolución de una situación así. Solo imagino que en condiciones convencionales (y no de pareja liberal) una situación de esta guisa puede resultar explosiva o al menos de alto riesgo puesto que se alimenta el mundo privado individual (frente al mundo común de la pareja) pero si no se dice ni se cuenta, si todo queda en secreto para la pareja, si se respeta al otro bajo el pretexto de “es su vida”… ¿Cómo puede gestionar una pareja los líos, complicaciones, malos rollos o experiencias y posibles flipes que surjan en un momento dado?. Porque no hay que olvidar que no se trata solo de que mi pareja tiene permiso para darse el gusto por ahí y yo lo mismo.. No es una cosa de dos, sino de otras personas también porque ¿con quien te enrollas? ¿con personas que tienen ese pacto también? ¿con personas que están libres de responsabilidad, pareja o similar? ¿con personas solo liberales? No. Seguramente te enrollas con personas normales o convencionales que posiblemente engañan a su pareja igualmente… O personas que van a lo que van y no les importa mucho a quien afecta o engañan o molestan con su conducta.

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

7 comentarios en “Hagamos un sex-pacto, cariño”

  1. Todos buscan eso en realidad Juande, pero es tan dificil a veces….

    Carlos, tu experiencia fue terrible, lo siento. Hay malas experiencias y buenas experiencias Incluso lo último que dices puede ser lícito, aunque también sea arriesgado, no?
    Un saludo y suerte!

  2. Yo hice un pacto con mi pareja de tipo sexual y sucedió que ella se engancho sentimentalmente con un amigo suyo que le tenia mucha confianza, pero hasta que no hubo pacto no habia habido nada mas que amistad.
    Me enteré por casualida del hecho y claro le dije que eso no es lo que habiamos pactado, habiamos pactado sexo, no enganche emocional con otro. Ella dijo que tenia que sentir para poder llegar a sexo, no lo entendia de otra manera.
    Total que estamos pasando por una crisis profunda de pareja y nos arrepentimos de haber hecho tal pacto.
    Yo no creo en los pactos después de la experiencia y creo que si un dia uno tiene un calentón por ahir, tanto el como ella, que lo aproveche y santas pascuas, sin pactos y mirando que no se entere el otro para no hacer daño inecesario a nadie

  3. Bueno Irune, estamos hablando de pactos entre parejas. Son cosas muy especiales, no es algo a imitar sino a comprender y…la verdad es que entre parejas…..existe de todo, de todo lo malo y de todo lo bueno.
    Me da mucho gusto leerte Irune
    UN BESO

  4. a mi esto de los pactos de pareja y las infidelidades la verdad que no me gustan ni me llenan…. tampoco juzgo, pero me deja asi como en silencio, pensando…. besos!

Ongi etorri, bienvenido/a!