Mujer asesinada por violencia machista en Madrid

La violencia machista no tiene edad, hemos visto casos de chicas y chicos de menos de 20 años y hoy casi octogenarios. Rosalía N.F., de 77 años, ha sido degollada hoy día 29 de noviembre en el barrio de Villaverde de Madrid, por su marido, Casimiro R.R., de 79 años. Posteriormente él confesó su crimen a su hija y trató de suicidarse clavándose el mismo cuchillo en el abdomen. Parece ser que sufría una depresión últimamente y estaba en tratamiento por ella. Aunque algunos vecinos decían que eran una pareja “normal” otros aseguran que tenían problemas y que al mensos tres veces se había separado por ellos.
Con estas tres mujeres serían ya 77 las mujeres asesinadas en lo que va de año por sus compañeros o excompañeros incluidas TRECE que la Dirección de Igualdad no cuenta por haber desaparecido o fallecido en 2005 o 2009 aunque sus cuerpos se encontraron este año (4), porque otra ejercía la prostitución y no era pareja “oficial” (1), porque otra era la madre de la pareja a quien iba a matar en realidad (1), por estar en investigación todavía al no haber sido detenido el sospechoso (4), por ser turista (1) o por no haberse determinado con fiabilidad que existía una relación sentimental más que de amistad simplemente (2)). Siguiendo la campaña UNA POR UNA esta entrada TRES POR UNA visibiliza una vez más a mujeres de los siglos anteriores al siglo XX, desconocidas por el público en general probablemente por su condición de mujer, pero tan importantes como cualquier premio nobel, varón, de las mismas épocas. No deben caer en el olvido tampoco. Esta vez visibilizo una mujer del siglo XIX. Gracias al blog de “Mujeres para pensar”, que contiene muchas biografías y que os recomiendo.  (podéis ver otro listado en el siguiente enlace)

Jane Addams (Illinois, 1860 – 1935)

La primera mujer en recibir el Premio Nobel de la Paz.

A pesar de tener un defecto congénito en la columna vertebral, y tener que ser hospitalizada esporádicamente, Jane comenzó a estudiar medicina en 1881 contra la insistencia de su padre para que formara una familia, como se esperaba de las jóvenes de su clase social en esa época. Como táctica de disuasión, su padre envió a su familia en un viaje por Europa durante un par de años. A su regreso su padre falleció, lo que provocó un estado de culpa en Jane y su salud se resintió hasta el punto de tener que ser operada de la columna y permanecer incapacitada de movimiento durante un año.
Una vez recuperada, decidió hacer otro viajé por Europa esta vez con su amiga Elen Starr. Su visita al centro de acción social Toynbee Hall de Londres le dio la idea de abrir un centro similar en Chicago. En 1889, junto a su amiga Starr, alquilaron una mansión en un área pobre de la ciudad y se mudaron allí para la investigación y la mejora de las condiciones en los distritos industriales de la ciudad y crear proyectos educacionales y filantrópicos. Así nació Hull-House. Como creadora y líder del proyecto, Jane conseguía atraer a cientos de personas al igual que la generosidad de patrocinadores. El dinero fluía y en pocos años Hull-House recibía dos mil personas por semana. Con clases para niños por la mañana, reuniones para adolescentes por la tarde y reuniones y clases para adultos durante la noche, pronto también se abrió una galería de arte y una cocina pública. Luego vino una cafetería, un club para niñas, un gimnasio, piscina, taller de arte, escuela de música, grupo de teatro, biblioteca, oficina de empleos y un museo del trabajo.
En 1893 fue coautora del libro Hull-House Maps and Papers que definía los métodos de la Escuela. Trabajó con George Mead en temas de reforma social, incluyendo la defensa de los derechos de la mujer y la erradicación del trabajo de menores.
Los trabajadores apoyaron a Jane para ejercer presión ante el estado de Illinois a que examinara las leyes de menores, los trabajadores, la mujer y la industria. Su trabajo a favor de la reforma económica en beneficio de los trabajadores le significó la crítica y la pérdida de algunas donaciones para Hull-House. Ella misma suplementó ese dinero con los ingresos que recibía de sus conferencias y artículos.
En 1905, la nombraron miembro del Consejo de Educación de Chicago y luego presidenta del Comité Administrativo de Escuelas. En 1908 participó en la fundación de la Escuela de Civismo y Filantropía de Chicago y al año siguiente se convirtió en la primera presidenta del Congreso Nacional de Organizaciones Benéficas y Correccionales.
Jane creía que la voz de la mujer también debía verse reflejada en la legislación y por lo tanto debía tener el derecho al voto. Pero también pensaba que la mujer debía generar sus aspiraciones e ir en busca de oportunidades para realizarlas. Para lograr su propia aspiración de acabar con las guerras, en 1906 Jane dio una serie de conferencias en la Universidad de Wisconsin, que luego fueron publicadas con el título de Newer Ideals of Peace (Nuevos ideales de paz). En 1910 recibió el primer título honorario conferido a una mujer por la Universidad de Yale.
Habló en favor de la paz en 1913 durante la ceremonia de conmemoración de la construcción del Palacio para la Paz de La Haya. También se opuso a la participación de EE UU en la Primera Guerra Mundial. En 1915 aceptó el nombramiento como presidenta del Partido de Mujeres para la Paz y unos meses más tarde fue nombrada presidenta del Congreso Internacional de Mujeres de La Haya convenido por iniciativa de Aletta Jacobs, sufragista de gran talento. Cuando ese congreso luego instituyó La Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad, Jane Addams fue su presidenta hasta 1929.
Por su oposición a la participación de EE UU en la guerra, fue atacada por la prensa, pero igualmente se entregó al trabajo como asistente de Herbert Hoover en el suministro de víveres para las mujeres y niños de las naciones enemigas, experiencia que relata en su libro Peace and Bread in Time of War (Paz y pan en tiempos de guerra) (1922).
Addams consiguió ver muchas de las cosas por las que luchó convertirse en políticas bajo la presidencia de Franklin Roosevelt.
Nunca se casó, pero vivió durante varios años con Mary Rozet Smith con quien tenía una casa en Maine. Luego de haber sufrido un ataque cardíaco en 1929, Addams nunca recuperó su salud. Incluso el mismo día en que le dieron el Premio Nobel de la Paz en 1931, fue internada en el hospital de Baltimore. Falleció tres días luego de que una operación reveló que tenía cáncer. Miles de personas asistieron a su funeral en Hull-House.
La Asociación por la Paz Jane Addams, entrega un premio anual para libros infantiles que promuevan la paz, la igualdad, el multiculturalismo y las soluciones pacíficas.
Una de sus frases: “Nada puede ser peor que el miedo de haber desistido demasiado pronto, y no haber hecho un esfuerzo más que podría haber salvado al mundo”

SI ESTÁ SUFRIENDO VIOLENCIA DE GÉNERO O CONOCE ALGÚN CASO: el teléfono gratuito del Gobierno es el 016 (dicha llamada no queda reflejada en la factura telefónica). También la organización MalosTratos.org tiene un teléfono gratuito: 900 100 009

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

2 comentarios en “Mujer asesinada por violencia machista en Madrid”

  1. Qué barbaridad lo que se está padeciendo a nivel mundial! La violencia de género en todas sus manifestaciones. Lamento tener que reconocer que Argentina no está al márgen de esta problemática. Como en todas partes del mundo, existe la posibilidad de la denuncia, pero el temor a realizarla, es algo que se debe combatir. También con mucha pena digo que a veces, una mujer va a hacer una denuncia sobre amenazas y violencia psicológica y verbal…pero terminan diciéndole que como aún no le han dado los golpes, nada pueden hacer. Entonces, luego sucede una tragedia y ya es tarde.
    Hay que insistir en que queden presedentes del mal trato. La justicia que llega tarde, no es justicia.
    Hombres y mujeres por igual, hagan valer sus derechos a vivir en un marco de respeto e igualdad. No teman, el miedo paraliza, se vuelve cómplice tácito del violento. Y recuerden que la violencia no es solo un golpe…las descalificación, la humillación, el insulto, el sometimiento, van apagando lentamente la autoestima de la victima, que siente pudor en contar lo que está padeciendo. Incluso hasta hace un esfuerzo por ocultar la situación y puede, también, creer que por ahi, merece lo que le sucede. La vida es una sola y nadie tiene derechos sobre nuestros cuerpos, ideas o decisiones.
    Y aquellos que son testigos involuntarios o no de este mal trato, vecinos, familiares, amigos, deben tomar parte en el asunto. Mirar para otro lado, es de alguna manera, ser cómplice. Se trata de vidas…tan importantes como la de cualquiera. Nunca esperar a que sea demasiado tarde. Ayuden, acompañen a la victima, no permitan que permanezca en una vivienda a riesgo de su vida. Y denunciar, denunciar hasta el cansancio. Pedir recurso de amparo, pedir protección del estado y la ley. Es un derecho!
    Muchas gracias!
    Rita.

Ongi etorri, bienvenido/a!