Razones para la preocupación en el caso de De Juana

Los dos artículos de Iñaki de Juana Chaos suman, sin títulos ni espacios, 12.718 caracteres. Doce años, siete meses y un día de prisión suman 110.184 horas. Cada letra le ha costado ocho horas y cuarenta minutos de cárcel, una jornada laboral completa, cosa preocupante por varias razones.
Una, que la legislación de este Estado permita tal atropello contra la libertad de opinión. Uno más debería decir, porque se han visto muchos últimamente.
Dos, que la Justicia adquiera tintes de comedia bufa. ¿De qué sirvió a Iñaki de Juana negar amenazas o afirmar que lo único que quería hacer en el futuro era escribir? De nada. El juez había dictado sentencia antes de abrir la vista.
Tres, que sean muchos los que ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Exigimos a Turquía, China, Corea, Cuba o Irán lo que somos incapaces de cumplir nosotros en materia de libertad de prensa y opinión.
Cuatro, que al margen de procesos e historias, lo cierto es que De Juana ha dejado de ser un “terrorista preso”, de hecho debería estar en la calle, y será a partir de ahora un encarcelado por un delito de opinión, o sea, un preso político.
En otras ocasiones, puede haber diferencias respecto a esto. Sin embargo, en ésta no.

(artículo aparecido en DEIA, 26-1-7 escrito por Javier Vegas Fernández )

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Ongi etorri, bienvenido/a!