Amores Toxicos. Quien bien te quiere te hará llorar

El otro día Nieves, una amiga que suele pasarse por este blog de vez en cuando, enviaba a la lista un pequeño resumen de un artículo de Carmen Posadas. A mi este texto me viene al pelo porque hace poco hablábamos de esas personas (mujeres en su mayoría) que aguantan en una relación de incluso maltrato físico porque son víctimas de su “amor”, un amor enfermizo a todas luces, un amor que no es amor sino dependencia. No se pueden relacionar ambas cosas, una debiera excluir a la otra. Conozco varios casos que me han contado en los últimos meses las propias mujeres que lo han pasado o incluso lo siguen pasando
Así que dándole las gracias a Nieves, transcribo dicho pequeño texto:

Del artículo “Amores Tóxicos” (Carmen Posadas, 2008)

“…¿Qué hace que una persona se aferre así a una relación que le es perjudicial? ¿Qué nos obliga, a pesar de toda evidencia, a intentar mantener con vida un amor que evidentemente está acabado? ¿Qué nos obliga a hacerle el boca a boca a un cadaver?
Profesionales de la psicólogía y antropología señalan varias razones para ello.
Unos dicen que las personas que se ven atrapadas en amores tóxicos son inseguras, infantiles, con una baja autoestima, que les obliga a pensar que su mundo estaría acabado sin esa persona a la que aman a pesar de los pesares.
Otros apuntan a razones económicas, o a presiones sociales y hablan también de una adicción al amor que se parece peligrosamente a otras adicciones, como el alcohol o las drogas.
A todas estas razones yo añadiría dos más que pueden parecer menores, pero quizá no del todo desdeñables:
Una es la INERCIA. El ser humano tiene una querencia innata a continuar como está. Los cambios producen temor y cuantos más años cumplimos, mayor es el vértigo.
La otra razón es una que podríamos llamar, FALSAMENTE ROMÁNTICA. Aquellas personas que sufren este tipo de adicción amorosa siguen “enamoradas”de esa persona que les hace sufrir. Pero en realidad no lo están de la persona que es ahora, sino de la que fue en tiempos, por eso, creen que la pueden cambiar, que la pueden recuperar. Eso, precisamente, es lo que yo llamo “hacerle el boca a boca a un cadáver”, a pesar de la frustación que produce, a pesar también del coste personal que supone.
Sí, sin duda, lo más peligroso de los amores tóxicos es que nos impiden darnos cuenta de que no se trata de amores, sino de cadáveres y que cuanto antes los enterremos, mejor. Hay relaciones que matan y otras que no dejan vivir, dejemos que ambas descansen en paz, es lo mejor para ellos y desde luego también para nosotros.
Existe vida después del amor, estén ustedes seguros, mucha vida, por lo tanto, también la posiblidad de otros amores”

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

10 comentarios en “Amores Toxicos. Quien bien te quiere te hará llorar”

  1. Gracias “adiccion al amor”. Me guardo el enlace de tu pagina.
    Por cierto ¿con qué has podido poner todos esos botones de enlaces que aparecen al final de cada entrada (de un montón de redes sociales) y al principio (twiter y share de facebook)?. Donde puedo conseguirlos para ponerlos en mi pagina?
    gracias
    Juan

  2. Un adicto al amor también es alguien que depende de y está compulsivamente enfocado hacia el cuidado de otra persona. Los adictos al Amor suelen tener baja autoestima y falta de auto-identidad, y su adicción puede provocar un comportamiento obsesivo, de control.
    Las consecuencias de la adicción al amor son variadas. Los adictos al amor suelen tener relaciones a largo plazo con problemas en la intimidad, pero la adicción también puede afectar económicamente, profesionalmente, socialmente, física y emocionalmente.

  3. Yo creo que sí hay muchas mujeres que se dan cuenta de que van al desastre pero que si rompen la relación otros desastres van a ocurrir y no pueden enfrentarlos: factores económicos en su mayoría. ¿Dónde van a ir? Y aguantan.

    Pero sí estoy de acuerdo en que hay una ceguera incomprensible, visto desde nuestra óptica, y es cuando ni la intuición ni la experiencia son sufucientes para convencer a la mujer de que su relación es un caso cerrado. Es la quimera de cambiar el amor tóxico

  4. Gatu ese es el momento pero…en general… ¿nos damos cuenta de ese momento o nos engañamos constantemente como ocurre con esas mujeres que se enquistan en una relación de maltrato fisico o psíquico sintiendo que “ya cambiará,mi amor lo cambiará”?

  5. Entablar una relación con un psicópata es como montarse en un vehículo de alta velocidad con frenos defectuosos. De manera extraña, mientras que él no brinda ningún amor verdadero a nadie, ni siquiera a su propia madre, es absolutamente capaz de inspirar amor a veces hasta fanático en los demás.

    Conoces a alguien realmente atractivo y encantador, que da la impresión de poseer enormes cualidades humanas e intelectuales, extrovertido, con gran habilidad para relacionarse con los demás, con una enorme capacidad oratoria, con inclinación a ser admirado y adulado y que muestra un enorme interés en ti.

    Estás maravillada con tu buena suerte, pero con el trato más frecuente hay cosas que empiezan a chocarte, por ejemplo, no sabes porqué, pero no sientes una verdadera intimidad con esa persona, lo notas que es incapaz de sentir compasión o mínima lástima por otros en situaciones desafortunadas o de ponerse en el lugar de otra persona; si ha lastimado a alguien, parece no importarle, aunque exprese verbalmente que sí, pero cuando hablas con él o ella acerca de todo esto, te quedas muy confundida y piensas que tú eres quien está mal, aunque tu intuición te dice que algo no está bien en él o ella o con tu relación. Ese es el momento de dejar esa relación

  6. Hola a todos… respecto el tema existe otro libro que habla sobre este típico actuar… “Amar o Depender” de Walter Riso… acá se puede determinar en la medida que se avanza en sus hojas si en realidad se ama o sólo se depende, y así como indica Juan la dependencia afectiva es mucho o peor que cualquiera adicción… no soy adicta a las drogas ni al acohol… pero he pensado seriamente en que si soy dependiente afectiva…. los extremos sin duda son descompensantorios… abandono y sobreprotección…. no sé cual es más denso… y ahí radica un poco (creo) el tema de la dependencia afectiva… sólo sé que darse cuenta ya es un paso dado… al menos por algo se empieza.

    Sol

  7. Señores profesionales, que encararon tan bien este tema tan doloroso permítanme agregar este párrafo del libro Doctor Zivago: Tomese hombre en sentido genérico o agreguese ambos sexos ya que los dos pueden enfrentarse situaciones así.
    “¿Cómo pudo continuar un matrimonio así? ¿Cómo este hombre concienzudo y sobrio pudo soportar todo aquello y perdonar siempre por adelantado? Es algo que nadie puede comprenderlo.
    Seguirá siendo uno de esos incomprensibles secretos que tan frecuentemente dividen de modo lastimoso y unen de modo indisoluble a dos seres humanos”. Ivo Andric.
    Se desvelaran algun dia estos secretos?

Ongi etorri, bienvenido/a!