50 años de la invención de la fregona. Mujeres en pie.

Siempre se ha dicho que los inventos más geniales son los más simples. Eso es algo que se palpla en este invento: la fregona (también llamado friegasuelos, trapeador, mocho,…) . Este año se cumplen 50 años se dicho invento. Un invento que que supuso que las mujeres, las personas que fregaban los suelos en el 99% de los casos, pudieran dejar de destrozarse las rodillas limpiándolos. Un acto, el de levantarse, que dignificó ese duro trabajo e hizo que las mujeres pudieran mirar de frente mientras fregaban las casas de sus familias. Un trabajo que se utilizaba como castigo, como forma de ridiculizar, como forma de indignidad incluso, yo recuerdo de chico todavía esas plantillas que mi madre usaba para las rodillas, recuerdo muchos años después de esta invención cómo mujeres se rompían literalmente las rodillas limpiando los portales porque la fregona era un aparato caro e inútil en los hogares.
La lavadora, la fregona…hicieron por nuestras madres y abuelas más que cualquier política actual, sin duda. Les permitieron sobre todo levantarse del suelo, y de ahí….todo lo demás. (siempre trabajar de rodillas ha sido humillante; en la primera referencia de la prensa de la época (periódico “YA” de Madrid en un artículo del 15 de junio de 1958), el periodista explica que en la Muestra Internacional de Barcelona “se ha presentado una escoba ultramoderna para ser usada por toda la familia –ahora que las tradicionales chachas están en vías de extinción y que los hombres también podríamos utilizar sin avergonzarnos”)

¿Quien la inventó?: ¡un aragonés!
Y digo el gentilicio porque precisamente la controversia sobre su invención oida hace unos días, es la que me animó a hacer esta entrada celebrando este aniversario:
Hasta bien hace poco el invento se atribuía a Manuel Jalón, sin embargo muchas personas lo atribuyen a Emilio Bellvis, fallecido en 1993.
No seré yo quien diga uno u otro porque lo que está claro es que ambos coincidieron en el invento, eran conocidos, amigos…y me gustaría que en realidad fuera un invento compartido por ambos.
Por lo visto todo los inicios del invento empezó en 1956 cuando Emilio Bellvis trabajaba en la Base Aérea de Valenzuela y donde conoce a Manuel Jalón, el cual al realizar un curso en los Estados Unidos observa como friegan los suelos con un cubo con rodillos y una mopa plana. En aquellos tiempos, la familia Bellvis disponía de una tienda de recambios de automóviles en la C/ Capitán Portoles de Zaragoza, y es allí, en la trastienda, aprovechando los tornos y bancos de trabajo que se disponían donde comienzan a fabricar los primeros equipos, decidiendo fundar la empresa Rodex, nombre proveniente por el cubo de rodillos.
En un principio hubo muchos inconvenientes ya que al ser una mopa plana, los flecos se rompían, los muelles de los rodillos fallaban, para escurrir había que estar haciendo equilibrios y los golpes en los tobillos eran frecuentes…hasta que Emilio ideó el escurrido del cubo, de foma cónica que todavía hoy conocemos. Emilio presentó el invento en el Registro de la Propiedad Industrial el 23/12/1958 concediéndole el nº 74.587 y publicándolo consiguientemente el 12/01/1960).

Probablemente ambos la inventaron, la idearon y perfeccionaron….Bellvis,un gran visualizador adelantado y Jalón uno de los mejores inventores españoles (entre otras cosas, también de la jeringuilla desechable)

Mas información en estos dos enlaces, cada uno de ellos escorado a uno u otro personaje:

http://www.elmundo.es/magazine/m24/textos/fregona1.html

http://www.fregona.net/home.html

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

20 comentarios en “50 años de la invención de la fregona. Mujeres en pie.”

  1. Hola Carlos, muchas gracias por el comentario tan instructivo. Si me envias las sentencias como dices te prometo hacer una entrada que esté enlazada a esta con dichos textos.
    Un abrazo. Gracias.
    Al cesar lo que es del cesar.

    Laury, de aquellos tiempos en que las mujeres fregaban de rodillas (eso no lo hacían los hombres, faltaría más….) quedaron muchas secuelas oseas en muchisimas mujeres. Aunque solo sea por eso, merece la pena el invento porque…aún hoy en día la mayor parte de los suelos son fregados por mujeres.

    Gracias a ambos

  2. Hola Juan,

    He leído tu artículo y querría aclarar el tema.

    Ante la insistencia de la familia Bellvis en atribuir el invento de la fregona a Emilio Bellvis, el sr. Jalón interpuso una demanda contra ellos.

    Te dejo el texto integro del fallo de la sentencia y el del recurso de apelación presentado por los Bellvis.

    Creo que esto te aclarará la duda y si deseas las sentencias completas te las puedo enviar por mail.

    Sentencia textual de la demanda puesta por Manuel Jalón contra los Bellvis.

    “FALLO

    Que estimando parcialmente la demanda interpuesta por Manuel Jalón Corominas contra Emilio Bellvis Martín y Manuel Bellvis González debo declarar y declaro que el invento de la fregona corresponde a Manuel Jalón Corominas en virtud de la patente nº298240 y debo condenar a los demandados a pasar por dicha declaración, cesando en la atribución pública del invento de la fregona a Emilio Bellvis Montesano o cualquier otra persona distinta del demandante, no dando lugar a la publicación de sentencia instada por el demandante.

    Que desestimando la reconvención formulada por Emilio Bellvis Martín y Manuel Bellvis González contra Manuel Jalón Corominas debo absolver y absuelvo a la demandada reconvencional de los pedimentos de la contraria.
    Todo ello con expresa condena en costas de la demanda recovencional a Emilio Bellvis Martín y Manuel Bellvis González y sin hacer expresa condena en costas respecto a la demanda principal.

    Contra esta resolución cabe interponer recurso de apelación en el plazo de cinco días ante la Audiencia Provincial.”

    Sentencia textual del fallo del recurso de apelación puesto por los Bellvis ante la Audiencia Provincial.

    “FALLO

    Que desestimando el recurso de apelación interpuesto por la representación legal de D. Emilio Bellvis Martín y D. Manuel Bellvis González, debemos confirmar la sentencia apelada. Con condena en costas a la parte apelante.”

  3. E cierto que dicha descarga enorme de trabajo y ganancia en salud fué para la mujer que era la que más cargaba con él pero enn realidad dicha liberación ha de ser también ahora para el hombre ya que los trabajos de la casa son compartidos.
    Ahora quisiera explicaros que en Argentina practicamente no se usa y en ciudades que no sea bs.as.no es facil conseguir cubo y fregona o mocho que aquí llaman LAMPAZO….en la mayoría de casas se sigue usando la bayeta que se aclara en un cubo de agua y un palo con una goma donde se situA la bayeta para fregar y no agacharse….en casi seis años que vivo aquí he visto en contadas ocasiones publicidad de la fregona y cuando anuncian cera o limpiadores del suelo se hace usando la costumbre de acá…Luis y yo por si acaso tenemos varios recambios de fregonas porque él aunque es argentino se acostumbró a esta forma.
    Un abrazo
    Tere Marin desde Argentina

  4. Bueno María, ya me gustaría que todas las personas que dispusieran de dinero…hicieran cosas como tu madre: gastarlo en dignificar el trabajo, propio o delas personas contratadas.
    Un olé para tu ama, donde quiera que esté.
    juanciño

  5. Veamos, tengo que reconocer que mi experiencia en este tema es distinto, pero yo no tengo la culpa, quede claro, cada uno cuenta lo que ha vivido ¿no?
    Yo de mi madre lo que recuerdo con admiración, era lo rápidamente que se apuntaba a todo lo que podía ahorrar trabajo y tiempo. Cuando salió la fregona, debió de ser de las primeras en comprarla porque yo no recuerdo en mi casa a nadie de rodillas fregando; eso si, recuerdo ese tema de conversación entre sus amigas y hermanas, que aún seguían empeñadas en que “como de rodillas desde luego que no queda, que se lleva la porquería de un lado a otro”. Este comentario si que lo recuerdo bien y seguro que lo hacían porque ellas no eran las que se ponían de rodillas. Mi madre tampoco se ponía, pero tan pronto salió el tema, tampoco se ponía de rodillas nadie en mi casa…. Y con todo lo demás hizo siempre lo mismo: lavadora, nevera, cocina de butano, plancha…. Se enfadaba mucho cuando cualquier amiga le decía que esas cosas eran un estorbo…
    Ya, ya se, repito, que estoy hablando desde otra vivencia de estos temas, lo se… Pero también se que, dentro de lo que pudo y lo que su lógica le decía, mi madre procuró siempre dignificar el trabajo de la casa para cualquiera que estuviera en ella. Y yo, que oía sus conversaciones, me siento orgullosa de mi madre en este aspecto, porque se lo que contestaba y cómo lo decía.

  6. En realidad el primer paso abismal fue el poder pasar del río donde antes lavaban las abuelas, en una pidra, con agua helada con nieve, hielo… (al menos por aquí en el norte)al lavadero del pueblo. Agua más caliente, bajo techo, sin agacharse…y en compañía de otras mujeres con quien hablar. ¿no es verdad?

  7. Menos mal que cuando no había lavadora, tampoco había tanta ropa como ahora, ni nos cambiábamos todos los días (a la fuerza ahorcan). Cuando yo era chiquitina teníamos un par de cosas para cada estación y quita y pon, y algo un poco mejor para los domingos. Y a los peques en cuanto se sentaban se les ponía en el orinal, que algún lavado de pañales siempre se ahorraba. Buen invento fue también ese de los pañales (para los niños y para sus madres). A la industria textil le vino muy bien que se inventara la lavadora.

  8. Susana, Arantza, Juana…., me alegro haberos recordado un espacio de vuestra niñez y,sobre todo, me alegro que nos demos cuenta de dos cosas: lo que tuvieron nuestras madres (más bien lo que no tuvieron, y lo que hemos avanzado nosotros y nosotras.
    Parece que todos hemos tenido experiencias similares con madres y abuelas ¿no?
    besos

  9. Que ayuda (y gracia a cada inventor)los “gadgets que son de ayuda para la limpieza y el lavado
    Mi madre solía contarme que ella a edad de 7 años ya era una fregona al quedar huérfana.
    Benditas sean todas las que se ganaban (o se gana, porque en este Siglo XXI. Cambalache, como dice el tango, quedan muchas en el mundo, si no preguntale a Komeini) el pan para compartir con sus hijos,
    Cuántas lágrimás sudores y esperanzas guardaria en silencio la fregona.Cuánta alegria al saber que los niños hoy habían comido o al menos tomado su leche con pan recién horneado porque hasta para eso se daban tiempo.
    Claro sería bueno que volvieran a la vida y disfrutaran la comidad y el trabajo liviano que hoy nos.tenemos.
    Bueno mujeres, algunas no soy fregonas pero se les asemejan cuando vuelven al hogar del gimnasio después de haber practicado por 1 hora pesas, y en su rostro se ve el cansancio y el sudor corre, que corre.
    Acaso ninguno de los maridos al verlas no les dijo un piropo como estos: ¡Te ves como una fregona!.
    Susana

  10. Juana,juan,yo tengo 43 años,y he conocido a mis hermanas mayores fregando de rodillas,con aquella esponja de colorines.Como la diferencia entre ellas y yo era de unos años(siete)cuando se casaron,me tocó a mi avar la ropa con aquella lavadora que como dice Juana,sólo daba vueltas:tenía trece años.La fregona haía unos añitos queya lateníamos,pero la automática no la tubimos hasta que tenía yo 16años.La de coladas que había hecho,ropa y macuto de mili incluído.Un saludo,amigos.

  11. Arantza, tienes razón, muchas siguieron fregando de rodillas y lavando a mano. En mi casa, concretamente, fregamos hasta hace muy poco de rodillas (recuerdo mis años de adolescente odiando fregar el suelo de toda la casa los fines de semana) y mi madre, en su juventud iba a lavar al río, con todo lo que eso supone de carga de ropa añadida. Luego para ella fue un progreso que mi padre le pusiera la pila de lavar a una altura razonable que le permitiera lavar de pie. Más tarde vino aquella lavadora que simplemente daba vueltas a la ropa sin más, pero necesitaba previamente un remojo, luego un aclarado y más tarde un azuleado, antes de escurrirla, tenderla… y darle veinte vueltas para que se fuera secando. Así que cuando llegó a mi casa la fregona no me importaba fregar todos los días, me resultaba “divertidísima”, ya ves con qué poco nos conformábamos entonces. La lavadora automática, sin embargo, no llegó a mi madre hasta finales de los años setenta y fue gracias a mi primer sueldo. Toda una fiesta.

  12. Es verdad Arantza,por eso comentaba como de pequeño todavía mi ama fregaba de rodillas (que tengo menso de 50 años yo ¿eh?).
    En aquella época de hace 50 años una fregona costaba unas 375 pesetas (imaginaos lo que, al cambio tendría que costar ahora…)

  13. Y el hombre, Juana, que el hombre por fin aunque sólo un ratico,se puso a fregar, junto a la mujer,sin sentirse humillado…. (quizá también sintió,un ratico, la humillación anterior de la “fregona” ¿no?

  14. Si,fue un gran avance,pero algunos años después algunas seguían fregando de rodillas y lavando a mano,porque comprar una lavadora o una fregona no estaba a su alcance.

Ongi etorri, bienvenido/a!