El gen culpable de las infidelidades de pareja

Después de todas las entradas sobre infidelidades y pactos de pareja sólo faltaba esto.
“Ahhhh, a mi que no me echen la culpa, es este 334 que tengo quintuplicado por aquí….”

Fuera de bromas, hoy leía en el Diario de Noticas de Álava esta noticia que resumo:

LOS HOMBRES QUE POSEEN DOS COPIAS DEL ALELO 334 TIENEN MÁS POSIBLIDADES DE ENGAÑAR A SU PAREJA
Según un estudio del Instituto Karolinska de Estocolmo parece ser que la culpa de la infidelidad de los hombres la va a tener un gen, el alelo 334, que gestiona la asopresina, una hormona que se reproduce naturalmente, por ejemplo, con los orgasmos.
Y es que el alelo 334 se encarga del receptor de la arginina vasopresina, que es una hormona básica y que está presente en el cerebro de la mayoría de los mamíferos, según esta investigación. El descubrimiento radica en que “es la primera vez que se asocia la variante de un gen específico con la manera en que los hombres se comprometen con sus parejas”.
El análisis se llevó a cabo durante al menos cinco años con parejas heterosexuales -más de 1.000, de las cuales 550 eran gemelos- que confesaron en test psicológicos si se sentían felices, cómo era su convivencia, si reían o besaban a menudo y sobre el futuro de su relación. Y el resultado fue que los hombres con el alelo 334 -dos de cada cinco en este estudio- afirmaron tener lazos menos fuertes con sus esposas y, además, éstas reconocieron que se sentían menos satisfechas con sus cónyuges que las que se casaron con hombres sin esta variante genética.
Se da la circunstancia -revelada por el estudio- de que los hombres dotados con dos copias del alelo 334 han tenido en su vida más crisis de pareja y sus esposas afirmaron que están más insatisfechas. Walum indicó que la influencia de los niveles de la hormona vasopresina y las relaciones sociales es “modesta e insuficiente” para predecir de forma exacta el comportamiento futuro de un hombre en una relación de pareja, ya que ahí intervienen otros factores socioculturales.
Los hombres con el alelo 334 “no significa necesariamente que estén menos capacitados para el amor, sino que se trata más bien de una limitación en la capacidad social”, matizó Wallum. Aunque, según el científico, esto no equivale a estar “condenado” a fracasar en una relación de pareja, pero sí a que aumente la probabilidad de que ocurra y de que sea más infiel. La investigación sobre la promiscuidad masculina comenzó con un estudio sobre el comportamiento de los ratones de campo machos, que son monógamos según sea la recepción de la vasopresina en su cerebro. El receptor de esta hormona está conectado con el sistema de recompensas del cerebro, de modo que se muestran en un estado positivo cada vez que tratan con una ratón hembra de campo y se aparean.
Ya mejoden que nos comparen con ratones, ya…… pero bueno.

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

2 comentarios en “El gen culpable de las infidelidades de pareja”

  1. Ahhhhhhhhhhhhhhhhhh, se siente…
    Es broma Juana, de estos estudios me fío lo que yo te diga, y de los periodistas que hacen la noticia…menos aún.
    La entrada está puesta como curiosidad y porque venía muy bien después del tema de los pactos sexuales de pareja.
    Abrazos

  2. El caso es eludir “responsabilidades” para justificar comportamientos masculinos. ¿Y en las mujeres no existe ese gen? ¿O es que no se han planteado la posibilidad de que las mujeres puedan ser infieles?

Ongi etorri, bienvenido/a!