El obispo de Tenerife afirma que “hay menores que desean el abuso

No, no es una inocentada, lo siento, es la purísima verdad, con estas cosas no se pueden hacer inocentadas. Lo leía en  la web de EITB y ya he visto que numerosos diarios digitales se hacen eco de la noticia.

Me jode terminar el día con esta frase machacando además a la que acababa de poner para finalizar el día, que precisamente hablaba de amor, pero no puedo resistirme a  vomitar la frase de este personaje eclesiástico: “hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y además deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan”.

 

 

Bernardo Álvarez, obispo de Tenerife. Foto: EiTB

Bernardo Álvarez, obispo de Tenerife. Foto: EiTB

Ha sido en una entrevista que ha realizado el lunes en La Opinión de Tenerife (ver la entrevista íntegra)

No contento con eso, también escupió un poco más sobre la homosexualidad: “las personas son siempre dignas del mayor respeto. Si una persona, por una razón fisiológica elige esta forma de vida me merece mi máximo respeto. Otra cuestión es que la homosexualidad sea o no una virtud. Hay que tener mucho cuidado hoy en día porque no se puede decir que la homosexualidad se sufre o se padece. No es políticamente correcto decir que es una enfermedad, una carencia, una deformación de la naturaleza propia del ser humano. Eso que decía cualquier diccionario de Psiquiatría diez años atrás, hoy no se puede decir”, “el fenómeno de la homosexualidad es algo que perjudica a las personas y a la sociedad. A la larga pagaremos las consecuencias como las han pagado otras civilizaciones. Yo no digo que se reprima, pero entre no reprimirlo y promoverlo hay un margen”, “No hay que confundir la homosexualidad como necesidad existencial de una persona, con la que es practicada como vicio. La persona practica como puede practicar el abuso de menores. Lo hace porque le atrae la novedad, una forma de sexualidad distinta”.

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Ongi etorri, bienvenido/a!