Guia de la buena esposa y buena mujer

Esto lo encontré en una página de la revista “Lateral” del año 2001, criticando, por supuesto, estos valores que nos han llegado hasta hace no tanto tiempo.
El artículo se basa en otro aparecido en la revista norteamericana “Husekeeping monthly” del año 1955 (antesdeayer). En dos páginas, en dicha revista enseñaban lo que debía hacer una buena esposa para formar la familia ideal. Este modelo de familia, este modelo de mujer, imperó en esa época, se exportó de Norteamérica a todo el mundo y, estoy seguro, todavía muchas personas lo siguen a rajatabla o lo añoran, y si para ello han de utilizar la violencia, lo hacen. Eso sí, en la revista norteamericana aparecían fotos de mujeres jóvenes, repeinadas con laca y superfelices, con una inmensa sonrisa que enseñaba sus dientes blancos. Eran “buenas esposas felices por serlo”.
Bueno, al meollo, estos son los consejos que debiera seguir una mujer para ser una buena esposa; ¿conoceis a hombres y mujeres así? seguro que sí, que todavía los conocéis:

1.- Ten la cena lista a tiempo.Planea con anticipación, incluso desde la víspera, para tener una deliciosa comida lista cuando él llegue. Es una forma de decirle que has estado pensando en él y que te preocupas por tus necesidades. Al volver a casa, la mayoría de los hombres están hambrientos, y la perspectiva de una buena comida (especialmente su plato preferido) forma parte de esa calurosa bienvenida.
(y digo yo….¿todos los días comiendo su plato preferido?, vaya rollo!)
2.- Prepárate para su llegada. Tómate 15 minutos para descansar; así te sentirás fresca cuando él llegue. Retoca tu maquillaje, ponte un moño en el pelo y busca una apariencia de frescura. Él acaba de estar con cantidades de gente agotada por su trabajo.
3.- Pórtate alegre y sé un poco más interesante para él. Después de su tedioso día, necesita que le levanten el ánimo y una de tus tareas es hacerlo.

(Yo creo que aquí, sin decirlo, están diciendo que vayas haciendole un suave striptis con la ropa que tú te has hecho nueva en casa y así a él se le levanta ese “ánimo” o como quiera llamarlo cada uno/a)
4.- Limpia el desorden. Realiza un último recorrido por la zona principal de la casa antes de su llegada.
5.- Recoge libros escolares, juguetes y papeles, y luego pasa un trapo de polvo sobre las mesas.

(en esta parte por fin parece que hablan de que hay criaturas en casa, menos mal…claro que después de estos dos punos no sé donde quedan esos 15 minutos para recuperar la “frescura” que citaba antes)
6.- Durante los meses más frescos del año deberías preparar y encender un fuego juanto al cual pueda él descansar. Tu esposo sentirá que ha llegado a un refugio de descanso y orden y a ti también te levantará el ánimo.Después de todo encargarte de su confort te dará inmensas satisfacciones personales.
(o sea, que a ti también se te va a levantar el “ánimo” mujer! y te van a dar “satisfacciones” cuando os calentéis con ese fueguito!!!)
7.- Prepara a los niños,. Tómate unos minutos para lavarles las manos y caras (si son pequeños), peinarlos y, si es necesario, cambiarles la ropa. los niños son pequeños tesoros , y a él le gustaría verlos representando su papel. Minimiza el ruido. Al momento de su llegada elimina el ruido de lavadoras, secadoras o aspiradoras. Intenta animar a los niños a mantenerse callados.
8.- Siéntete feliz de verlo
9.- dale la bienvenida con una calurosa sonrisa y demuestra sinceridad en tu deseo de agradarle.

(¿sinceridad después de todo lo anterior?, Ufff, qué dificil lo pone!)
10.- escúchalo. Puede que tengas mil cosas importantes que decirle, pero el momento de la llegada no es el propicio. Deja que sea él el que hable primero, recuerda que sus temas de conversación son más importantes que los tuyos.
11.- Haz que la velada sea para él. Nunca te quejes si llega tarde o sale para cenar o para entretenerse sin ti. Trata de entender, en cambio, su mundo de tensión y presiones y su inmensa necesidad de llegar a casa y relajarse.

(claro mujer, imagina que después del curro ha tenido que irse de copas o de putas, lo hace por ti, para no cansarte más, déjale descansa porfa)
12.- Tu meta: trata de que tu hogar sea un lugar de paz, orden y tranquilidad donde tu marido pueda renovarse en cuerpo y espíritu.
13.- No le des la bienvenida con quejas o problemas
14.- No te quejes si llega tarde a cenar, ni siquiera si no lelga en toda la noche. Considera esto algo menor comparado con lo que debió de haber soportado durante el día
15.- Haz que se sienta cómodo. Deja que se recueste en una silla cómoda o que se acueste en la habitación. Procura tener una bebida fresca o caliente para él.
16.- Prepara su almohada y ofrécete para quitarle sus zapatos. Háblale en un tono suave, relajante y agradable
17.- Una buena esposa sabe siempre cual es su lugar.

(creo que se refieren a la cocina y esas cosas, no?)
18.-No le has preguntas acerca de sus acciones ni cuestiones su buen juicio ni su integridad. Recuerda, él es el señor de la casa y como tal hará siempre su voluntad con firmeza y sinceridad. No tienes derecho a cuestionarlo.

Las cosas han cambiado mucho, sin duda (en unos paises más que en otros, en unas familias más que en otras) pero la mujer sigue teniendo su sitio y su labor principal. Hoy en día, cualquier revista dirigida a mujeres siempre toca los mismos puntos: estar radiante, guapa, delgada. Hoy todavía los productos de cosméticas milagro son lo que más vende en dichas revistas, los zapatos de tacón de 10 cm o más son los más adecuados para ser una mujer elegante (por mucho que a la larga tu espalda y tus pies se resientan), la depilación constante porque un pelo en el muslo es algo horroroso por mucho que haya que verlo con microscopio, el moreno permanente, el no tener ni una sola cana en el pelo, ni se te ocurra tener algo de celulitis, ese pecho debe ser firme y grande, la gravedad no existe, ponte esos sujetadores de silicona, lleva el escote más insinuante que puedas, los shorts, falditas, labios rojo pasión, crema en la cara desde que te levantas hasta que te acuestas…, ya tantas y tantas cosas… ¿Cuál es el objetivo?…debes aparecer guapisima y buenísima siempre para toda la gente que pueda verte en la calle?, debes ser capaz de provocar un deseo en cualquier hombre que pueda verte paseando?, debes generar envidia en el resto de las mujeres aunque tengas 60 años?. Una mujer elegante hoy es una mujer delgada, con el pelo recien salido de peluquería, sin canas, sin pelos, con las piernas esbeltas y largas, que se vean bajo esa falda corta o ese pantalón ajustado, una cintura de cuadro de estilo, unos pechos insinuantes y firmes que se entrevean, una cara sin arrugas, radiante…. Lo enmascaran diciendo que es para que tú misma te sientas bien , que todos esos esfuerzos los haces por ti misma, para gustarte a ti misma pero…., no, la mujer para la moda, para tantas y tantas revistas, para todo lo que nos alecciona cada día…,sigue siendo ese objeto que debe exhibirse como cebo del deseo masculino y la envidia femenina. Si no puedes provocar deseo en un desconocido, no eres una mujer como “dios manda”, Y así vamos, provocando deseos, reprimiendo deseos y haciendo las cosas por los demás, no por nosotros mismos. los hombres también, pero todavía muchísimo menos.
En una revista muy conocida, Cosmopolitan, no hace tantos años, todavía decían estas cosas que la mujer debería hacer para ser una “buena mujer”:
—Sé la masajista improvisada. Claro que puedes: sugiérele a tu chico que se acueste boca abajo y siéntate a horcajadas. Calienta un chorro de aceite balsámico entre las manos y empieza el masaje con movimientos circulares desde los hombros hasta el inicio del trasero.
—Promueve tus pechos: Un sujetador con relelno de silicona y un vestido insinuante son lo primero. después unos polvos sueltos con brillo en los lugares estratégicos: desde el cuello hasta el canalillo.
—Orden y limpieza: Suena aburridísimo pero es tan importante como saber sumar. Intenta poner orden en tu escritorio, tu armario, tu bolso, y descubrirás que, al hacerlo, ya has empezado a organizar tu vida. Palabra.
—Lectura del día: No prescindas de una buen anovela al mes.¿Ya leiste la Fiesta del chivo de Mario Vargas Llosa o los ensayos de Jürgen Habermas, Perfiles?. Es la mejor manera de consolidar tu espíritu y sin duda pasar un buen rato.

Como veis, entre esas dos revistas ha cambiado mucho el como se describe a la “Buena Mujer”. Ha cambiado mucho y ha cambiado poco a la vez: todavía has de agradar a tu chico dándole buenos masajes, todavía has de ser insinuante, ponerte polvos en el pecho, el orden y la limpieza es lo que mejora tu vida como mujer…. Menos mal, han añadido que puedes leer y eso te ha de resultar gratificante para ti misma, eso sí, novelas por favor.

Dentro de 10 años…, ¿Qué dira la nueva “Guía de la buena mujer”?

La foto no merece más comentarios ¿verdad?

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

17 comentarios en “Guia de la buena esposa y buena mujer”

  1. Mi Noble Juan. Que más añadir??? Naita, me siento incapaz,,… Y encima mi Madrid ha perdio la COPA…..jejejeje Como se sufre!!!A ver si andas por aquí y podemos hablar.
    Mil besos guaperrimo.

  2. No solo revistas y cosas asi querida Ana. Yo que colecciono libros escolares antiguos, he podido leer cosas como esas y peores en diversos libros de estudio y lectura de los años 60 en españa. Cosas aberrantes para las mujeres que debían ser estudiadas por las niñas en la escuela. Era un adoctrinamiento machista increible.
    Juan

  3. Hola, a todxs… quería decir, que aunque como bien (y muy condescendientemente) señalo un tipo ahi arriba, la guía es una parodia, no quita el hecho de que como tal, hace referencia a algo de existencia real. Guias de este tipo existieron a montones y se daban a niñas y señoritas en escuelas y a amas de casas. No siempre explicitadas como gu{ias, a veces como secciones de revistas tmb. Hoy en día, las revistas para mujeres siguen tratando, principalmente topicos como: belleza, “salud” (es decir delgadez), hogar, hijos, limpieza del hogar. Asíq, don sabihondo, en lugar de criticar lo que se comenta sobre esto, tomalo con humor, es una sátira, una parodia, para reirnos un poco de algo que SI esxistio… solo no olvidemos que si bien las cosas han cambiado, no lo han hecho tanto

  4. Celia, no soy nadie para aconsejar estas cosas sin conocer a las personas y los hechos. Siento no poder comentarte nada. Ocultar algo no es siempre malo pero la confianza mutua entre una pareja es primordial. Ahí esta tu decisión. Es solo tuya esa decisión

  5. necesito me aconseje ser una buena esposa a mi marido mucho lo critico siempre le oculto todo hasta el cel existe una persona que me habla bonito pero no puedo estar con el siempre es toy fingiendo tod ya no aguanto ser hipocrita con el que puedo hacer soy muy hipocrita enviame consejo para ser mejor mujer el no confia en mi

  6. Los dibujos es muy posible que sean modernos pero el texto hay sus dudas, puedes leer la discusión del artículo de wikipedia, por ejemplo (traduccion al español del google).
    http://translate.google.es/translate?js=n&prev=_t&hl=es&ie=UTF-8&layout=2&eotf=1&sl=auto&tl=es&u=http%3A%2F%2Fen.wikipedia.org%2Fwiki%2FGood_Wife%2527s_Guide

    En original: http://en.wikipedia.org/wiki/Talk:Good_Wife%27s_Guide
    En resumen, esas cosas se decían, aunque el montaje del pps que pones sea moderno y para ilustrar la serie esa, ¿no?

    Puedes ver publicidad similar aquí: http://sexismopublicitario.blogspot.com/

  7. Pues los consejos que dió la Sección Femenina en 1955 creo que lo supera. No os perdais ni una línea

    GUIA DE LA BUENA ESPOSA

    Ten preparada una comida deliciosa para cuando él regrese del trabajo; especialmente, su plato favorito. Ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en tono bajo, relajado y placentero. Prepárate, retoca tu maquillaje, coloca una cinta en tu cabello; hazte un poco más interesante para él. Su duro día de trabajo quizá necesite de un poco de ánimo, y uno de tus deberes es proporcionárselo.
    Durante los días más fríos deberías preparar y encender un fuego en la chimenea para que él se relaje frente a ella; después de todo, preocuparse por su comodidad te proporcionará una satisfacción personal inmensa. Minimiza cualquier ruido. En el momento de su llegada, elimina zumbidos de lavadora o aspirador. Salúdale con una cálida sonrisa y demuéstrale tu deseo por complacerle.
    Escúchale, déjale hablar primero; recuerda que sus temas de conversación son más importantes que los tuyos. Nunca te quejes si llega tarde, o si sale a cenar o a otros lugares de diversión sin ti. Intenta, en cambio, comprender su mundo de tensión y sus necesidades reales. Haz que se sienta a gusto, que repose en un sillón cómodo, o que se acueste en la recámara. Ten preparada una bebida fría o caliente para él. No le pidas explicaciones acerca de sus acciones o cuestiones su juicio o integridad. Recuerda que es el amo de la casa.
    Anima a tu marido a poner en práctica sus aficiones e intereses y sírvele de apoyo sin ser excesivamente insistente. Si tú tienes alguna afición, intenta no aburrirle hablándole de ésta, ya que los intereses de las mujeres son triviales comparados con los de los hombres. Al final de la tarde, limpia la casa para que esté limpia de nuevo por la mañana.
    Prevé las necesidades que tendrá a la hora del desayuno. El desayuno es vital para tu marido si debe enfrentarse al mundo exterior con talante positivo. Una vez que ambos os hayáis retirado a la habitación, prepárate para la cama lo antes posible, teniendo en cuenta que, aunque la higiene femenina es de máxima importancia, tu marido no quiere esperar para ir al baño.

    Recuerda que debes tener un aspecto inmejorable a la hora de ir a la cama…Si debes aplicarte crema facial o rulos para el cabello, espera hasta que él esté dormido, ya que eso podría resultar chocante para un hombre a última hora de la noche. En cuanto respecta a la posibilidad de relaciones íntimas con tu marido, es importante recordar tus obligaciones matrimoniales: si él siente la necesidad de dormir, que sea así no le presiones o estimules la intimidad. Si tu marido sugiere la unión, entonces accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que hayas podido experimentar.
    Si tu marido te pidiera prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes. Es probable que tu marido caiga entonces en un sueño profundo, así que acomódate la ropa, refréscate y aplícate crema facial para la noche y tus productos para el cabello. Puedes entonces ajustar el despertador para levantarte un poco antes que él por la mañana. Esto te permitirá tener lista una taza de té para cuando despierte…

    *******************************

    Y es que ya no hay mujeres como las de antes ¿o sí???

  8. Estrella, que te he he echado de menos!!!!!!!!!!!!!!!!
    A ver si me escribes y me cuentas que tal en el otro lado del charco y como va todo lo tuyo, eh?
    Espero noticias!!!!!!
    Gracias por reirte con mi blog, es un honor!
    Noble Juan

  9. AY MARE… Que no he podido pasar por tu blog en todo el més, he andado perdida al otro lado del charco(que tranquilidad), vuelvo y echando un vistazo a ver por donde empezaba a leer, me encuentro con esto!!!!
    Prefiero reirme porque tiene tela, es ciertisimo que hoy en dia se siga “instruyendo” a las buenas esposas…aunque de manera más sutil, y que no funciona, pues a las bravas…
    Sín duda me quedo con tu comentario sobre el punto 11..jajajajajajajaja
    BUENISIMO!!!!

  10. Gracias Susana. El otro día me decía una compañera en plan guasa: “Leyendo esto, no me explico como los hombres no han puesto más resistencia a estos cambios, con lo bien que vivían!!!!!”
    No hay hombres que merezcan ni una quinta parte de lo que decía esa “guía de la buena esposa”, te lo aseguro.
    Un beso

  11. Me hizo gracia todo lo que se necesita para ser una buena esposa. Se olvidaron de agregar que el esposo debe ser de 10, sino para que joderse la vida tratando de agradar.
    Muy bueno Juan.
    Cariños
    Susana

Ongi etorri, bienvenido/a!