In memorian…….Mozart

Esta es la cuarta entrada de hoy…hablamos de un preso a punto de morir por una justicia politizada, luego de la calidad de la enseñanza en Euskadi, mal que les pese a los de siempre, luego de borracheras mal entendidas…Y ahora…lo más triste, un obituario…sniffffffffffffffffffffffffffffff, 

No, en el título no me refiero a Amadeus. Al genial compositor no le hacen falta “in memorians”, me refiero a esa iguana macho del acuario belga que saltó a la “fama” hace unos días porque su pene corría peligro de caerse por una erección permanente después de una noche de amor. Hoy me he enterado que le han amputado el pene porque empezaba a secarse por la punta y corría peligro la salud integral del animal. In memorian de ese pene que habitaba en el zoológico junto a un macho enamorado. El amor, el sexo, la pasión….es muchas veces difícil de soportar y algunos pierden su cerebro momentáneamente. Sólo las brujas pueden ayudar en esos casos. Mozart seguirá amando a su iguana igual que antes, ¿qué pensará ahora la iguana hembra cuando vea que la pasión ha disminuido? ¿seguirá siendo su amiga íntima aunque no tenga sexo con él? ¿seguirá enviándole guiños?, ¿seguirá deseándolo aunque sea en ensueños prohibidos?.

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Un comentario en “In memorian…….Mozart”

  1. Saludos Juan…
    Leyendo lo que en principio puede parecerle a todo machote una gracia para convertirse en desgracia he recordado una novela muy buena de Quim Monzó que os sugiero leer:
    La magnitud de la tragèdia [La magnitud de la tragedia] (1989), tercera novela del autor, juega con el cliché del personaje con los días contados. El protagonista de la novela, tras una noche etílica y fornicatoria, se encuentra con la sorpresa de una erección permanente. Esta repentina metamorfosis le permite entregarse al sexo sin tregua hasta que en el capítulo octavo descubre la dimensión trágica de su peculiar transformación anatómica: le quedan unas semanas de vida. A partir de ahí la novela transforma su tono festivo y erótico inicial en el de un oscuro y angustioso thriller. Tras el deseo aparece la tragedia. El regusto amargo se convierte en la otra cara de la moneda de la avidez por el placer y el vitalismo. Quim Monzó consigue convertir la imagen chocante de la pertinaz erección en mucho más que una excusa para hacer avanzar la historia. Según él mismo contó en una entrevista:

    “Me parecía que esta imagen tiene algo detrás, que era en cierto modo metafórica, un emblema de la condición humana, de la sed de vivir.” (Diario 16, 29-IX-1990).

    La novela relata la historia de dos personajes en paralelo: el portador del miembro erecto y su hijastra, una adolescente a la vez libidinosa y reprimida, con quien mantiene una relación de alta tensión. Los protagonistas aparecen en todo momento enfrentados a su devenir inmediato, en una historia que traza una sátira implacable del sentimentalismo y la cursilería, escrita gozosa y salvajemente, desde un pesimismo lúcido, nada masoquista.
    (Comentario copiado de LLETRA,Literatura Catalana en linea).
    Saludos afectuosos………..Tere Marin

Ongi etorri, bienvenido/a!