Mujeres (24). 11ª y 12ª mujeres asesinadas por su pareja. TRES POR UNA

El miércoles día 7 una mujer, Lucía Corbero, de 20 años moría al caer desde un quinto piso en Madrid. En un principio se pensó que era un suicidio pero posteriormente han detenido a su novio, Ángel Romero Córdoba, de 19 años, sospechoso de asesinato. Él declaró que discutió con ella pero que luego ella se suicidó tirándose por la ventana, sin embargo finalmente el juez ha visto indicios muy claros de homicidio al haberse encontrado restos de sangre de la víctima en la casa.
El sábado día 9 un hombre de 46 años, de nombre Jesús, mató a su mujer de 44 y la enterró en el huerto de su propia casa. La voz de alarma la dio la madre del asesino que temía por la vida de su nuera tras saber de una fuerte discusión entre ambos. Cuando llegó la policía el asesino estaba viendo la tele tranquilamente y la mujer acababa de ser enterrada en un pequeño huerto de la casa. La había asesinado a palos.
Con estas dos mujeres asesinadas en tres días, se elevan a 12 las mujeres asesinadas en lo que va de año por sus compañeros o excompañeros. Siguiendo la campaña UNA POR UNA esta entrada TRES POR UNA visibiliza dos nuevas mujeres importantes en la historia de la humanidad, una mujer de ciencia que fue desollada por los cristianos precisamente por ser mujer y científica (el que la persiguió fue un obispo, Cirilo, que fue declarado santo!!!!…) y una de las primeras poetas del amor. (podéis ver otro listado en el siguiente enlace)

Hipatia de Alejandría. (Alejandría (Egipto) 370 d.C. – 415) .

hipatiadealejandria.JPG

Su padre, Teón, le enseñó matemáticas y astronomía. Ella enseñó lógica, aritmética y geometría. Su discípulo Silesio le atribuye grandes saberes. Colaboró en el libro de su padre “Comentario matemático de Ptolomeo” y escribió obras como “Comentario a la aritmética de Diofanto”, “Canon astronómico” y “Comentario a las cónicas de Apolonio”. Se vestía la capa y salía a la plaza a explicar a quien quisiera oírla las teorías de los filósofos griegos llegando a tener influencia política e intelectual entre los magistrados.
Perseguida por el obispo de Alejandría, Cirilo, como antítesis de castidad, silencio público y aislamiento social al que debía someterse la mujer. Fue asesinada por los cristianos. La arrancaron del carruaje, rompieron sus vestidos y, armados con conchas marinas, la desollaron arrancándole la carne de los huesos. Sus restos fueron quemados, sus obras destruidas, su nombre olvidado. Hipatia es la primera mártir de la ciencia en manos del fanatismo religioso. Cirilo fue proclamado santo.
Sus estudios le permitieron explicar a sus conciudadanos las tres grandes obras matemáticas de Grecia. La “Aritmética de Diofanto” sobre números y ecuaciones con números enteros

Wallâda bint al-Mustakfi (Córdoba 994-1091)

Wallada era una princesa hija del califa Muhammad III al Mustakfí, de la familia de los Omeya cordobeses. Fue educada en las tertulias literarias donde coincidían los autores más famosos de esta época final del califato de Córdoba. Como el califa no tuvo descendencia masculina, heredó los bienes de su padre y abrió un palacio donde se dedicó a educar a chicas de buena familia y al que acudían también los poetas y literatos de su tiempo. Era una belleza para los cánones de la época: rubia, de piel clara y con los ojos azules, además de inteligente, culta y orgullosa. Bordaba sus versos en sus trajes y tuvo el atrevimiento de participar en las competiciones masculinas de completar poemas inacabados mostrando libremente su rostro, conducta que la hizo ser llamada “perversa” y ser criticada muy duramente por los integristas, aunque también tuvo numerosos defensores de su honestidad, como el escritor Ibn Hazm el visir Ibn Abdus, su eterno enamorado que al parecer, permaneció a su lado y la protegió hasta su muerte, cuando ya era octogenaria.
Al parecer llevaba escritos versos en la orla de su túnica, según la moda de Bagdad. En la manga derecha decía: “Estoy hecha, por Dios, para la gloria/ y voy, orgullosa, por mi propio camino”. En el izquierdo: “Doy poder a mi amante sobre mi mejilla/y mis besos ofrezco a quien los desea”
Es conocida por los poemas que se conservan y que están dedicados al gran amor de su vida: el poeta cordobés Ibn Zaydum. Sobre esta relación giran ocho de los nueve poemas que de ella se conservan. El amor entre ambos termina cuando Ibn Zaydum seduce a una esclava de Wallâda. Ello provoca una fuerte reacción que queda reflejada en sus poemas:
“Si fueras justo con el amor que existe entre nosotros,
no habrías escogido ni amarías a mi esclava;
has dejado una rama donde florece la hermosura
y te has vuelto a la rama sin frutos.
Sabes que soy la luna llena,
pero, por mi desdicha,
de Júpiter estás enamorado”.

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Ongi etorri, bienvenido/a!