Manifestación en Bilbao

La reclamación de la autodeterminación y la territorialidad ­piedras de toque de una solución democrática al conflicto vasco­ recibió un fuerte impulso social en Bilbo. 26.000 personas, según el recuento de GARA, secundaron la marcha en la que se denunciaron los ataques a Euskal Herria. En el acto final, Arnaldo Otegi pidió responsabilidad y ambición a los agentes y gobiernos para llevar el proceso hasta el final.

Bilbo acogió ayer la mayor movilización política producida en Euskal Herria desde la manifestación plural del 1 de abril que, apenas una semana después del alto el fuego de ETA, reclamó avanzar hacia la solución del conflicto. Siete meses después, con las cosas más o menos donde estaban entonces, la izquierda abertzale sacó a las calles de Bilbo a miles y miles de ciudadanos vascos para seguir dando impulso al proceso a través del apoyo a la autodeterminación.Para todos ellos habló desde la tribuna Arnaldo Otegi, después de que los convocantes del acto «Euskal Herriak autodeterminazioa» remarcaran la necesidad de seguir organizándose y llevando esta reivindica- ción a todos los rincones. Había expectación por saber dónde fijaba Otegi la fotografía del momento actual, y el portavoz de Batasuna recurrió a un dicho árabe: «La noche es más oscura justo antes de amanecer». Antes lo había dicho con otras palabras: «Las cosas están mal, pero la oportunidad sigue ahí».

Otegi incidió en que el proceso está en situación de crisis y bloqueo, y remarcó que la izquierda abertzale debe decirlo porque quiere salir de ahí y porque tiene además un compromiso de decir la verdad a la sociedad. En este punto, emplazó a abandonar las «excusas», tras un día que llegaba marcado por una intensa polvareda mediática y política en torno al confuso incidente nocturno en Bilbo. «Que dejen de una vez por todas de lanzar pelotas al tejado de ETA, al de la kale borroka o a no sé dónde. La pelota está en primer lugar en los tejados de los partidos políticos de Euskal Herria, y en segundo lugar en el del Gobierno español, para que cese en las agresiones a la izquierda abertzale».

Ante las más de 26.000 personas congregadas ante el Ayuntamiento de Bilbo con carteles en favor de la autodeterminación y muchas ikurriñas, Otegi puso de manifiesto la paradoja que supone que «los pacifistas oficiales tengan miedo a la paz y al debate político» y, en cambio, «seamos los ‘agresivos’ y los ‘violentos’ quienes lo estamos deseando». Aprecia tras ello un motivo claro: «Saben que su proyecto es débil. Y nosotros sabemos que ganaremos la independencia si podemos decidir libremente en este pueblo». Sus palabras hicieron que se volviesen a escuchar gritos de «Independentzia!».

Otegi inició su intervención con una explicación casi académica que buscaba dar su auténtico relieve al momento actual: «Lo que queremos hacer tiene una enorme dimensión. Queremos superar un conflicto armado de siglos. Ese es el objetivo, y no otro». Por ello, afirmó que la izquierda abertzale actúa con plena responsabilidad, reclamó la misma «ambición histórica y determinación» por parte de otros agentes, y dejó un aviso muy nítido y subrayado: «La izquierda abertzale no suscribirá un acuerdo, ni ahora ni nunca, que no contenga los mínimos suficientes para garantizar un marco democrático en este país y solucionar el conflicto».Instó a los partidos vascos a poner en marcha el diálogo multilateral («a nosotros nos corresponde, a nadie más»), acordando el procedimiento para ello. Y respondió al Gobierno español parafraseando las palabras utilizadas por su vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, la víspera: «La izquierda abertzale tampoco admite tutelas ni chantajes ni condiciones».

Joxe Abaurrea explicó en castellano que «hay mucho por hacer, no hay que quedarse mirando a nadie. El proceso no está en manos de Zapatero ni de Chirac, está en nuestras manos».Más de 26.000 voces por la solución
La manifestación reunió a cerca de 26.000 personas según el recuento realizado por GARA en dos puntos:al final de la calle Autonomía (la marcha giraba para entrar en General Concha antes de llegar a Zabalburu, ya que esta plaza sigue en obras) y al desembocar en la Plaza Circular. Por ambos puntos pasó una media de 750 personas por minuto durante 35 minutos de forma ininterrumpida, lo que deja claro que la marcha fue larga. De hecho, se inició en Aita Donostia poco después de las 17.10 y el acto final no comenzó hasta cerca de las 18.30, 80 minutos más tarde. –

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Ongi etorri, bienvenido/a!