Unas risas, que hacen falta

La novicia del convento está escribiendo una carta y comienza:
‘Querido Monseñor’….
Se da cuenta de que aquél puede mal interpretar sus palabras y vuelve a  empezar…
‘Excelentísimo Monseñor’….
Recapacita pensando que es demasiado formal.
‘Señor Monseñor’….
Este título le parece muy mundano.
Así que probando varios títulos, decide que el mejor es ‘Don Monseñor’.
Para asegurarse de no meter la pata, le pregunta a la Madre Superiora:
– ¿Madre, Monseñor se pone con Don?
– Claro que se pone condón, si no, este convento sería una guardería…………….

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Ongi etorri, bienvenido/a!