VICTOR JARA, EL DERECHO DE VIVIR

Como comentaba en la entrada anterior, el 11 de septiembre, tiene demasiadas fechas para conmemorar y la mayor parte son fechas trágicas, contra la libertad, contra los derechos humanos, contra la dignidad….
Para los que ya tenemos cierta edad…(ejem, ejem…) nunca se nos olvida ese otro 11-S, el de aquel golpe de estado militar contra la dignidad, cntra la esperanza, que protagonizó el general Pinochet contra el presidente electo Salvador Allende, al que asesinaron los militares, al igual que a miles de personas más: torturas hasta la muerte, fusilamientos en la cuneta, desapariciones, violaciones de mujeres, juicios sumarios sin garantías, secuestros de niños a las madres a las que luego asesinaban…. Y todo ello bajo el beneplácito de la Iglesia católica chilena, los dictadores españoles y americanos de la época, Estados Unidos, con el corrupto Nixon a la cabeza….

Mi homenaje este día quería dedicarlo a Victor Jara, el poeta de la libertad de esos años y muchos años más. Las dictaduras lo tiene muy claro siempre: para ganar han de amordazar la cultura, hay que ocultar la información, restringir la formación general y sobre todo eliminar la libertad de expresión. Y Victor Jara era en parte todas esas cosas por lo que se convierte para un dictador en objetivo primero: callar a ese que canta por la libertad.
El mismo 11 de septiembre este cantautor chileno Victor Jara fue detenido, durante varios días fue brutalmente torturado hasta la muerte, el día 16 de septiembre de 1973.
Lo detuvieron en uno de los lugares símbolos de la cultura y la formación, la Universidad Técnica del estado, junto a otros muchos profesores y alumnos. hombres y mujeres, cuyo delito había sido trabajar por la educación y la libertad de expresión. Los llevaron al tristemente famoso Estadio nacional de Chile, allí le torturaron, machacaron con saña las manos que tocaban esa guitarra con la que se acompañaba en sus conciertos… El dia 16 pusieron fin a su tortura acribillandole con más de 40 disparos, apareciendo su cuerpo abandonado entre unos matorrales cercanos al cementerio d ela ciudad, dos días después. El día 19, en la morgue de Santiago de Chile, Joan Turner, la esposa de Victor Jara, reconoció el cadaver entre las muchas filas de cadáveres que se amontonaban ella.
No se pudo hacer un funeral público y la noticia fue publicada en un minúsculo espacio como una muerto más, debido a la represión militar.
El testimonio de la esposa resumía así su hallazgo: “Era Víctor, aunque le vi delgado y demacrado. ¿Qué te han hecho para consumirte así en una semana? Tenía los ojos abiertos y parecía mirar al frente con intensidad y desafiante, a pesar de una herida en la cabeza y terribles moratones en la mejilla. Tenía la ropa hecha jirones, los pantalones alrededor de los tobillos, el jersey arrollado bajo las axilas, los calzoncillos azules, harapos alrededor de las caderas, como si hubieran sido cortados por una navaja o una bayoneta… el pecho acribillado y una herida abierta en el abdomen… las manos parecían colgarle de los brazos en un extraño ángulo, como si tuviera rotas las muñecas… pero era Víctor, mi marido, mi amor”.

En esa época, en un acto de resistencia pacífica y emocional, mientras se emitía una película por televisión, se fue la imagen y sonó durante unos segundos una de las camciones de Victor: “Plegaria a un labrador”
La represión que siguió por ese acto fue la quema pública, cual inquisición, de los discos de la “Nueva Canción Chilena” y la prohibición de su venta y emisión.

Homenajes principales:
-en 2003, al celebrarse el 30 aniversario del asesinato, se cambió el nombre del citado “Estadio Chile”donde se torturó y asesinó a tantas personas por “Estadio Víctor Jara”
– en 2009 se realizó un opor fin un nuevo funeral en Santiago de Chile, seguido por multitud de personas solidarias y amantes de la libertad.
El próximo 28 de septiembre Victor Jara cumpliría 80 años.

ENLACES y MAS INFORMACIÓN:
Biografía
Relato de su muerte (noticia que apareció en “El Pais” al celebrase el funerl publico

Podéis buscar las canciones de Victor Jara, yo os pongo aquí dos de ellas que a mi me siguen emocionando: “Te recuerdo Amanda” y “Juan sin tierra” (está última fue compuesta por Jorge Saldaña en 1910 pero es Victor jara quien la bordó con su voz y sentimiento),, así como las letras de esa canción citada, “Plegaria a un labrador” (del album “El derecho a morir en paz”, de 1971) y la de “A desalambrar”, una canción que seguirá siendo un himno contra la opresión de los poderosos por parte de los campesinos y campesinas del mundo.

Plegaria a un labrador
Levántate y mira la montaña,
de donde viene el viento, el sol y el agua.
Tú, que manejas el curso de los ríos,
tú, que sembraste el vuelo de tu alma.
Levántate y mírate las manos,
para crecer, estréchala a tu hermano.
Juntos iremos unidos en la sangre.
Hoy es el tiempo que puede ser mañana.
Líbranos de aquel que nos domina en la miseria.
Tráenos tu reino de justicia e igualdad.
Sopla como el viento la flor de la quebrada.
Limpia como el fuego el cañón de mi fusil.
Hágase por fin tu voluntad aquí en la tierra.
Danos tu fuerza y tu valor al combatir.
Sopla como el viento la flor de la quebrada.
Limpia como el fuego el cañón de mi fusil.
Levántate y mírate las manos,
para crecer, estréchala a tu hermano.
Juntos iremos unidos en la sangre,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

A DESALAMBRAR
Yo pregunto a los presentes
si no se han puesto a pensar
que esta tierra es de nosotros
y no del que tenga más.

Yo pregunto si en la tierra
nunca habrá pensado usted
que si las manos son nuestras
es nuestro lo que nos den.

A desalambrar, a desalambrar!
que la tierra es nuestra,
es tuya y de aquel,
de Pedro y María, de Juan y José.

Si molesto con mi canto
a alguien que no quiera oir
le aseguro que es un gringo
o un dueño de este país.

A desalambrar, a desalambrar!
que la tierra es nuestra,
es tuya y de aquel,
de Pedro y María, de Juan y José

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Un comentario en “VICTOR JARA, EL DERECHO DE VIVIR”

Ongi etorri, bienvenido/a!