Eluana Englaro al fin descansa en paz

Eluana llevaba 17 de sus 38 años en estado vegetativo, enganchada a unas máquinas que la mantenían con vida (aunque habría que emplear otra palabra, no “vida” precisamente)
Eluana ha fallecido al fin hace apenas dos horas.
Como titulaba El PAIS hace un rato: “Eluana sale de escena y explica lo que es la libertad”
Eluana ha muerto justo cuando en el Senado se estaba celebrando un debate para aprobar o no una Ley que se inventó deprisa y corriendo Berlusconi para tratar de atar otra vez a Eluana a esa cárcel eléctrica del hospital.
Su padre, Beppino Englaro, también descansa después de tanta batalla hipócrita, por fin ve a su hija volar, sin estar atada a ninguna máquina. Once años de batalla legal, y por fin respira, sabiendo que el amor por su hija es lo más grande que ha tenido en estos 38 años de “vida” de la misma
Eluana ha durado sólo tres días desde que en el Hospital, personal médico voluntario paralizara la alimentación de Eluana. Se hablaba de que la muerte por deshidratación podría durar hasta 15 días pero en en fondo de mis ser creo que Eluana ha querido escapar cuanto antes, antes de que la carroña vestida de política o sotana pudiera encancelarla otra vez.

Berlusconi, al enterarse del fallecimiento médico expresó su “profundo dolor por la muerte”. “Es grande la amargura, porque no han dejado avanzar la acción del Gobierno para salvarla”, dijo. (mientras se ceba en los inmigrantes, los gitanos, ¡¡¡¡joder que asco de genteeeeeeeeeeeeeee!! (perdonadme, el grito sale de mi estómago, no de mis dedos)).
Y la otra parte, la jerarquía de la Iglesia Católica, también hablaba: “Que el Señor la acoja y perdone a quienes la han llevado a este punto”.  (palabras del cardenal Javier Lozano Barragán –presidente del Pontificio Consejo para la Salud- al enterarse). Esa misma Jerarquía que constantemente habla de que la vida ha de seguir su ritmo natural, sin ataduras de máquinas, que si hay que morir con dolor o parir con dolor o tener un hijo no deseado aún por una violación o que …bueno, tantas cosas que… Incluso hablaban de excomulgar a aquelals personas que la ayudaran en ese tránsito.

Eluana, descansa en paz, tú y tu familia nos habéis dado una enorme lección de lo que vale una vida.
os quiero!

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

3 comentarios en “Eluana Englaro al fin descansa en paz”

  1. Ay Maribel, no es que seas simple, es que ellos, con sus hipocresías, todo lo hacen complicado, no te quepa duda.

    Gatu, fíjate, les ha ganado por la mano porque acto seguido, después de un minuto de silencio hipócrita de muchos de los políticos, siguieron insultándose y aprobaron el decreto. Pero Eluana les ganó la batalla esta vez.

    Y como me sienta tan mal lo de ese personaje, ahora mismo voy a poner uno de su videos más famosos, para que veamos quien se sienta en ese trono italiano.

  2. Me alegro mucho de que Eluana esté ya descansando.Me dan asco tanto los políticos como los miembros de la Iglesia que quieren obligar a la gente a seguir sufriendo años y años.

    Seguramente éstas mismas personas si tuvieran un animal doméstico (perro, gato, caballo…) que está muy enfermo y no se puede recuperar , le ayudarían a morir, o por lo menos no alargarían el sufrimiento. Y si es una persona hacen justo lo contrario alargar en el tiempo esa agonia del enfermo y de la familia.

    Yo como soy muy simple no lo entiendo.

  3. Tantas veces el conocimiento de la muerte de alguien nos apena. Cuan distinto ha sido este caso: cuando los insensibles seguían debatiendo contra reloj para aprobar una ley que permitiera lo que la afectada no deseaba ella dio un paso adelante. Se fue y dejó a sus señorías con la palabra en la boca.Y nos alegró el corazón

    Señorías: incluso los que parecen que ya no pueden hacer nada porque su organismo no acompaña sus deseos algo funciona en ellos. Y Eluana lo puso en marcha en un último esfuerzo y para darles una lección a Uds.

    La libertad está ahora con ella; no con los que erróneamente pretenden manejarla

Ongi etorri, bienvenido/a!