Los genocidas de La Perla argentina exhibieron los colores del Vaticano en sus solapas

Me importa un pito que ayer el nuevo Papa Francisco cogiera un coche de lujo normal en vez de la limousina del vaticano, o que pagara él mismo la habitación donde se hospedaba….., seguramente es la última vez que lo podrá hacer asi que…… Pero si Francisco quiere hacer algo que le distinga, que le haga limpiarse algo de lo que le está ensuciando derivado de su etapa de la dictadura….., sus acciones han de ser de muchísimo mayor calado a favor de los más desprotegidos.
Yo opino también como ayer decía el Nobel Esquivel. (“No considero que Jorge Mario Bergoglio haya sido cómplice de la dictadura, pero creo que le faltó coraje para acompañar nuestra lucha por los derechos humanos en los momentos más difíciles”). He leido muchas cosas estos dias sobre el nuevo Papa, con fotos incluidas, pero….estoy viendo que muchas de ellas son montajes… vamos, que ni tanto ni tan calvo. Para mi es como la inmensa mayoría de los jefes de esta Iglesia católica: conservador, ambicioso, siempre tratando de estar a bien con el poder, aunque sea dictatorial, sexista, machista……, y lo único que veo nuevo, o bueno, es que quizá sea más activo con los pobres, con los más desfavorecidos…., eso es buenísimo (visto el Papa anterior) pero claro, mientras esos pobres no sean gays, feministas, de izquierdas….., claro, esos pobres, esas mujeres… no le interesan.
¿porqué las tres grandes religiones son tan imbécilmente machistas y tan agresivas y obsesivamente enfermizas con todo lo relacionado con el sexo?.
Bueno, que decía que para mi, lo primero sería….pedir perdón como Papa, en nombre de toda la Iglesia, por aquellos oscuros años de dictadura en Argentina donde toda la jerarquía de la Iglesia apoyaba a la dictadura encontra incluso de sus propios fieles católcios, sus sacerdotes y monjas de base…. (tampoco me consta que ningún Papa haya pedido perdón por su alianza férrea con la dictadiura de Franco y otras…, pero nunca es tarde para empezar). Como primer Papa latinoamericano, es un buen momento para esa demanda intensa de perdón a la sociedad por el papel activo de la Iglesia en el apoyo a muchas de las dictaduras del continente americano. Eso y trabajar de una vez por la democracia y la Igualdad social (incluido la igualdad entre mujeres y hombres).
Ayer, en el juicio que se sigue contra militares que trabajaron en el centro clandestino de detención y exterminio de Córdoba, María Patricia Astelerra, una de las secuestradas el 1 de julio de 1976 junto con su pareja, Gustavo Adolfo Contemponi, denunciaba que “la condición de mujer significaba, además de las torturas habituales, el plus de la violencia sexual” y que su embarazo de cinco meses no impidió que sus captores la manosearan. Muchos de los imputados, entre ellos el exjfe del III Cuerpo del Ejército, Luciano Benjamín Menéndez (con fluidos contactos con el entonces cardenal Raúl Primatesta), exhibieron una escarapela amarilla y blanca, los colores del vaticano. Era una forma de mostrar su apoyo a este Papa de la Iglesia argentina que tanto les apoyó en toda la represión y asesinatos de aquella horrible dictadura.
Francisco, es tu oportunidad, no puedes ver esos lazos amarillos en las solapas de estos acusadaos de genocidio, asesinato, torturas, violaciones….y quedarte tan tranquilo.

En dicho juicio, más adelante, la sobreviviente identificó como habituales responsables de esas “aberrantes” prácticas a los represores Ernesto Barreiro, Hugo Herrera, José “Chubi” López, Jorge Exequiel “Rulo” Acosta, Héctor “Palito” Romero y el ya fallecido Roberto Nicanor “Cura Magalí” Mañay `. También mencionó el nombre de varias secuestradas “vejadas y violadas”, muchas de ellas asesinadas, pero prefirió no extenderse sobre el tema al considerar que se tratan de situaciones “muy delicadas”.
“Las mujeres eran reducidas a la servidumbre. Eran obligadas a trabajar, a ser esclavas sexuales. Hoy quizás muchas no lo puedan contar”, manifestó Astelarra, quien, a instancias del fiscal Facundo Trotta aceptó promover una investigación penal independiente a la causa principal, por lo cual el Tribunal deberá girar las actuaciones a la Fiscalía Federal de turno.
Luego de pasar por el Campo de La Ribera, en setiembre de 1976 fue traslada a la cárcel de mujeres del Buen Pastor, a disposición del Comando del III Cuerpo, donde nació su hijo, quien fue entregado a su abuelo materno, José Leandro Astelarra, en enero de 1977, quien consiguió la liberación de su hija dos meses después a cambio de 10.000 dólares
Noticia tomada del diario argentino Página 12

 

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Un comentario en “Los genocidas de La Perla argentina exhibieron los colores del Vaticano en sus solapas”

Ongi etorri, bienvenido/a!