Nueva Ley de Inmigración europea

Mi amiga Juana me enviaba este artículo que JAVIER MARÍAS ha escrito hoy, 6 de julio, en El País Semanal. Lo transcribo entero porque habla de esa hipocresía barata que todos/as tenemos en los llamados “paises ricos”. Un acierto de Marias.
Esta nueva ley que se aprueba implica que en los próximos dos años, latinos, africanos y asiáticos que no cuenten con sus papeles en regla, cualquiera sea el tiempo de su permanencia, serán expulsados de la Unión Europea (UE). A partir de esa fecha, los “ilegales” tienen entre 7 y 30 días para salir por su voluntad; el tiempo de tolerancia dependerá de la voluntad de las autoridades migratorias. Si no se van, ingresarán a un encierro que puede durar de 6 a 18 meses; en este caso, el periodo depende de que puedan encontrar a qué país trasladarse (ninguno europeo, por supuesto). En caso de que tal tiempo sea insuficiente, el encierro se convierte en encarcelamiento, hasta que se lo expulse. A la expulsión le sigue la prohibición de volver hasta 5 años después. ¿nos aprovechamos de ellos hasta que ya no nos sirven?

LA ZONA FANTASMA. 6 de julio de 2008. Con nuestros votos imbéciles
Uno de los mayores peligros de nuestro tiempo es el contagio, al que estamos expuestos más que nunca –en seguida sabemos lo que ocurre en cualquier parte del mundo y podemos copiarlo–, y en unas sociedades en las que, además, nadie tiene el menor reparo en incurrir en el mimetismo. Y a nadie, desde luego, le compensa ser original e imaginativo, porque resulta muy costoso ir contracorriente. Es el nuestro un tiempo pesado y totalitario y abrumador, al que cada vez se hace más difícil oponer resistencia. Y así, las llamadas “tendencias” se convierten a menudo en tiranías.

Una muestra reciente de esta rendición permanente ha sido la aprobación por aplastante mayoría, en el Parlamento Europeo, de la “directiva de retorno” para los inmigrantes ilegales. Es ésta una directiva repugnante, llena de cinismo y falta de escrúpulos, que a muchos europeos –pero ay, no a los bastantes– nos ha hecho sentir vergüenza de pertenecer a este continente. Como si se tratara de una parodia de Chaplin o Lubitsch, el ponente y promotor de dicha directiva ha sido un eurodiputado alemán del Partido Popular Europeo, Manfred Weber, que apareció en televisión muy ufano de su vileza y vestido de tirolés, cuando a nadie se le oculta qué clase de gente se viste así, todavía, en su país y en Austria. A este individuo grotesco le han dado la razón y sus votos no sólo sus correligionarios franceses (a las órdenes de Sarkozy), italianos (a las de Berlusconi, Bossi y Fini, notorios e indisimulados racistas), polacos (a las de los nacional-católicos gemelos Kaczynski), españoles (a las de Rajoy y sus flamantes “moderados”) y demás, sino también un buen puñado de eurodiputados socialistas, incluidos dieciséis de los diecinueve que España tiene en la Cámara (a las órdenes de Zapatero). Yo no sé con qué cara se atreverán el Gobierno y el PSOE, a partir de ahora, a proclamarse justos y democráticos y humanitarios, puesto que con sus votos propugnan que se “retenga” durante año y medio –año y medio– a un inmigrante ilegal cuyo único delito haya sido entrar clandestinamente en un país europeo huyendo del hambre, la guerra y la desesperación. Y asimismo propugna que los menores puedan ser enviados sin garantías a cualquier país, aunque no sea el suyo de origen. Todos sabemos lo que espera a esos críos: en algún punto del trayecto, una red de traficantes que, con el visto bueno de los europeos, se los llevarán a donde les parezca para utilizarlos como les plazca: esclavos, objetos sexuales, combatientes, donantes involuntarios de órganos. Y esto se producirá mientras los gobernantes europeos, con la mayor hipocresía, dicen preocuparse cada vez más por los riesgos que acechan a nuestros menores.

Durante años se ha hecho la vista gorda con los inmigrantes ilegales. Se los ha explotado como mano de obra barata, casi gratuita, y se ha callado convenientemente que eran necesarios para nuestras economías y para que cubrieran los puestos de trabajo que los europeos –ya muy señoritos– se niegan a cubrir. Queremos que alguien recoja la basura y barra las calles, cuide de nuestros abuelos enfermos y de nuestros niños malcriados y consentidos, ponga los ladrillos de las cien mil construcciones vandálicas que han propiciado la corrupción de los alcaldes y la codicia de los promotores inmobiliarios, se ocupe de las faenas más duras del campo y limpie nuestras alcantarillas. Nosotros no estamos dispuestos a ensuciarnos las manos ni a deslomarnos. Que vengan esos negros, sudacas y moros a servirnos, esos rumanos que no tienen donde caerse muertos y que se prestarán a cualquier cosa, más les vale. Les daremos cuatro cuartos y asunto liquidado. Ahora, sin embargo, nos hemos hecho muy mirados con los cuatro cuartos, porque hay “crisis”. Hemos visto que algunos de esos inmigrantes delinquen –como si no delinquieran algunos españoles, italianos, alemanes o franceses de pura cepa– y, contagiados por Berlusconi y sus compinches –los cuales nunca han delinquido, por cierto, no se entiende por qué tienen tantas causas abiertas que los incriminan–, empezamos a pensar que todos esos inmigrantes son unos criminales. Y, como lo pensamos, aprobamos una directiva que los convierta en tales por el mero hecho de existir y haber osado pisar suelo europeo. Se los detendrá hasta año y medio, y sin asistencia judicial, como si fueran presos de ese Guantánamo contra el que los europeos aún nos atrevemos a clamar. Mientras tanto, ese propio Parlamento, quizá en previsión de la próxima escasez de mano de obra foránea y barata, permite también que nuestra jornada laboral alcance las sesenta e incluso las sesenta y cinco horas semanales. Algo nunca visto ni tolerado desde 1917. Y añaden hipócritamente: “según el libre acuerdo entre contratadores y contratados”. ¿Libre acuerdo? Todos sabemos también lo que ocurrirá. El empleador le dirá al empleado: “Usted trabajará sesenta horas. Si no le gusta, es libre de no aceptar, pero yo no voy a cambiar mis condiciones”. ¿Y qué creen que contestará el empleado, en una Europa en la que el empleo es precario y en la que se lleva decenios convenciendo a la gente de que se hipoteque de por vida para comprar un piso de mierda que habrán construido esos negros y sudacas a los que toca detener y expulsar? No me extrañaría que de aquí a poco los europeos tengan que envainarse su señoritismo y que volvamos a verlos barriendo calles, sólo que durante diez horas al día, seis días a la semana. Esta es la repugnante Europa que construimos, con nuestros votos imbéciles.

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

21 comentarios en “Nueva Ley de Inmigración europea”

  1. gracias: estimado ibasque,solo habia leido un de los comentarios y me calente un poquito,sin animos de ofender,gracias nuevamente porque siempre habra alguien como vos capaz de denunciar las cosas malas,es saber que en la lucha de3 alguna injusticiauno no esta solo,yo vivo en valencia y no se muy bien que es eso de url,ni siquiera se como tener un blog pero soy feliz igual,ya aprendere y te lo hare saber desde ya que te toquen cosas buenas que de penas estamos sobrao,un abrazo oscar.

  2. Oscar, te agradezco ese mensaje cordial. Todos somos inmigrantes, te lo aseguro, unos de una ciudad a otra, otros del pueblo a la ciudad, de un pais a otro, de un continente a otro…
    ¿cuando aprenderemos que la tierra que pisamos no es de nuestra propiedad y que hemos nacido (con suerte o sin suerte) en un pais concreto poor casualidad?
    UN abrazo, disfruta de tus hijos el máximo!

  3. la mayoria de la gente reconoce,que,latinoamerica abrio sus puertas los inmigrantes,que escapando de la hambruna y el terror,desidieron un dia como lo hacemos nosotros ahora partir en busca de un destino en que con trabajo y con mucha suerte de encontrarlo nos permitiera llevar el pan a nuestros hijos,padres y/o mujeres,nada es facil ni aqui en españa ni lo fue para mis abuelos que un dia tubieron que abandonar su tierra para tratar de vivir un poco mejor,los humanos tenemos mala memoria.y tampoco nos interesa,vivir mirando el pasado,.los que promueven las leyes de inmigrantes,no saben que es eso y poco les importa,haran todo lo posible para expulsar a estos negros sudacas de mierda de su tierra sin reconocer jamas que tienen pasados comunes con esa mierda de gente,yo soy afortunado en haber logrado encontrar un trabajo y en matenerlo pero eh,pagado mi precio bien alto,me perdi la mejor de las cosas que a un ser humano le puedn pasar.ver crecer amis hijos jugar con ellos,estar y sorprenderlos en su cumple estar en actos escolares sentirme orgulloso de mis peques,asi que,que pueden saber de dolor aquellos que nunca tendran que pasar por no saber que les voy a dar de comer mañana a mi familia,que dios perdone a tan excelsos señores del dolor solo sabemos los que dejamos todo por nada,y ahora tengo todo.pero ya no tengo nada….un abrazo

  4. MUCHAS VECES SE PRETENDE CREER SOLO POR COMENTARIOS DE AMIGOS O FAMILIARES QUE EUROPA O EE.UU., ES LO MEJOR DEL MUNDO, SI TANTO QUIEREN BOTARNOS DE SUS PAISES ENTONCES PIDO QUE LO HAGAN YA. SIN MIRAMIENTOS Y CON MUCHA VOLUNTAD.
    Y NO ME INTERESA TANTA PALABRERIA PORQUE TAMBIEN PUEDO HABLAR DE HISTORIA Y DE HISTERIA DEL VIEJO MUNDO.
    AL QUEJARNOS TANTO MEJOR UTILICEMOS LA MISMA POLITICA DE INMIGRACION Y QUE EN SUELO SURAMERICANO, SE PIDA TAMBIEN VISA DE TRABAJO Y ANTECEDENTES PENALES A TANTO EUROPEO LADRON Y DROGADICTO, ASI TAMPOCO NUESTRA SOCIEDAD ESTA MAS LIMPIA Y MENOS CORROMPIDA.
    YA BASTA DE QUEJARNOS, SI NO HAY TRABAJO PORQUE MENDIGAR, TENEMOS EN NUESTROS PAISES MUCHO QUE HACER Y NO HUMILLARNOS MAS…PORQUE COMO ESTA EL MUNDO EL FUTURO SERA UN PARAISO PERO PARA LOS LATINOS.
    Y OJALA NO TENGAMOS QUE PEDIR MANO DE OBRA EUROPEA Y BARATA Y TODOS LOS REQUIASITOS QUE ESO DEMANDA.

  5. Lo que quiero resaltar es en relación de la hipocresia de estar estar siempre por “encima” diciendo que los inmigrantes están robando sus empleos cuando ellos mismos no quieren los trabajos que hacemos nosotros. Y los dueños de las empresas saben que no es así como dicen ellos. Pero mientras, los comentarios mentirosos que hay en relación a eso, se aprovechan de nosotros, no queriendo arreglar nuestros papeles para que puedan aprovecharse por completo. Cuando sabemos que no es tan dificil poner las mismas reglas. En verdad son todos unos aprovechadores y ahora que la crisis está como está nos echan la culpa a nosotros. Hipocritas!

  6. Nieves tienes razón pero las directrices,aunque sean recomendaciones suelen tener unos mínimos a cumplir. Eso quiere decir que esos mínimos hay que cumplirlos y en este caso, esos mínimos son considerar delincuentes 8aunque no se diga así) a los inmigrantes sin papeles y por ello ser merecedores de cárcel, en Europa y en España.
    Probablemente en España se haga sólo el mínimo, o un poquito más, pero el listón del mínimo es muy elevado ya.
    Europa ha olvidado gracias a quienes creció después de la 2ª guerra mundial.
    Un beso

  7. No estuvo bien que casi la mayor parte de nuestros representantes en Europa hallan votado a favor de que se trate al inmigrante como un auténtico delincuente, y se le ponga preso/a durante 18 meses o que los/as menores acompañados/as sean también expulsados/as. Cierto es que es de sentido común que ésto va en contra de los derechos fundamentales del hombre y de la mujer; y de los derechos del niño o niña….Eso no se discute.
    Pero es justo decir que las leyes sobre inmigración son nacionales, no entiendo mucho de legislación pero sé que en este caso Europa sólo da las directrices a seguir y luego cada país, según quienes sean sus gobernantes y/o según se plantee la solución al problema, legitima al respecto. España, creo que en la actualidad retiene al inmigrante durante 4 meses, ahora aumentará un mes más, con la excusa de tener más tiempo para localizar el país de origen y arreglar la documentación para su expulsión. Y me callo….ya, jajaja

    Besos,

  8. muy buena nota juan, como ya te conte, aqui en argentina tambien hay discriminación hacia algunos inmigrantes de paises limitroifes.
    Un hecho reprochable y gravísimo, porque este es un pais que se forjo con el trabajo de españoles, italianos, polacos, judios, arabes, alemanes, ucranianos etc, pero tambien con el de paraguayos, bolivianos,uruguayos y chilenos.
    Desagradecidos seriamos si no reconocieramos ese valioso aporte, como desagradecida es Europa para con los habitantes de aquellos paises que en su momento sirvieron de refugio ante las guerras y las hambrunas.
    A pesar de que no somos para nada de lo mejorcito que encontrarás en el mundo, nuestra constitución nacional dice en su preámbulo “…asegurar los beneficios de la libertad para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino”.
    Deberiamos honrarla mejor de lo que lo hacemos,y mostrarla como ejemplo a los intolerantes.
    La verdad que en estos tiempos no tenemos gran cosa para ofrecer, pero a pesar de algunas contradicciones podemos dar una mano.

    un abrazo y gracias juan!!
    carlos

  9. Irreprochables argumentos si señor.Totalmente de acuerdo.Estaremos haciendo algo mal alguno? jajajajaja.Saludos.Jota

  10. Jota, por dios, para que te veo demasiaodo filosófico!!! jajajajajaja, que ese es más mi estilo que el tuyo!!!!!
    Si estamos de acuerdo, ya lo sabes.
    Mi unica puntualización es que las personas que emigran (en una gran parte),son tratadas con miedo, desprecio, como mano de obra barata, casi esclava en algunos casos…
    Los tratamos como delincuentes y al final muchos se convierten en delincuentes por la pobreza…y se cierra ese círculo vicioso. inmigración=delincuencia. Y sin embargo,la mayor parte (la inmensa mayor parte de ellos/as) no lo son, es más son personas que mas de la mitad de lo poco que ganan lo envian a sus familias, y muchos de ellos trabajan en trabajos sumergidos, cuando si no lo fueran podrían dotar de impuestos a la hacienda española, que buena falta nos hace a todos.
    No se puede ser extremista, hay que regular, está claro, pero regular haciendo que todo ganen ,ellos y los demás.
    Y España, pais de emigrantes, debiera saberlo como el que más.
    abrazos

  11. Has captado el espiritu de mi queja Juanlas,pero no del todo.Es cierto que todas las personas son o debería ser iguales ante la ley.En cuanto a admitir a gente en casas propias,es casi como admitirla en tu pais.El sr.Marias pontifica desde su atril.Él y los que como él escriben columnas y libros, suelen estar bien pagados, suelen vivir en buenas urbanizaciones con vigilancia 24 horas.Con buena atención medica,con buenos trabajos y buenos coches y mejor nivel de vida.Lejos del mundanal ruido.Por supuesto nunca jamás piensan que ellos tienen que bajar a la alcantarilla a quitar las mierdas de los demás.Ellos son la elite.Eso sí para criticar y soltar topicazos desde sus columnas,son unicos.Un día leía un libro de un fisico.Opinaba que los millones y millones de galaxias que forman el universo,están tan distantes entre sí,porque alguien lo hizo a proposito,para evitar el contacto entre civilizaciones tan dispares.A veces pienso que igual hasta lleva razón………..al menos desde el punto de vista filosofico,no vayas a malinterpretarme.Un abrazo desde la “·caló”.Jota

  12. La pregunta no creo que sea a cuantos estás dispuesto a dmitir en tu propia casa, sino porqué ha inmigrantes de primera, de segunda, de tercera y decuarta.
    Si eres extranjero blanco y con dinero…alfombra roja
    si eres inmigrante castellano parlante y sin dinero…, un trabajo para tí.
    Si eres mas “ocsurito” o “nmoro” pero estás forrado de petróleo….alfombra, griferia de oro, hotel completo, policía local escoltándote….
    Ayyy, pero si eres “”moro” o “negro” o “sudaca oscuro”…y para colmo pobre…., podrás conseguir, quiza, un empleo mal pagado y siempre con la espada de damocles de la expulsión (para que no alces demasiado la voz).
    No hace falta deja casas, simplemente considerar a las personas iguales ante la ley.

  13. Como es tarde y me tendría que extender mucho para comentar el articulo de Javier Marias, y sin entrar en el fondo de la cuestión en la que seguramente estamos de acuerdo,solo tendría que hacerle llegar una pregunta al Sr.Marias.A cuantos inmigrantes legales o ilegales estaría dispuesto el Sr.Marias a acoger en su casa?.Digo en su casa,como hogar.Seguramente a ninguno claro.Una cosa es predicar y otra dar trigo.Un saludo.Jota

Ongi etorri, bienvenido/a!