El femenino de sexo

Es un poco absurdo pero está bien ¿no?:

– Papá…

– ¿Hummmm?

– ¿Cuál es el femenino de sexo?

– ¿Cómo dices?

– El femenino de sexo.

– No tiene.

– ¿Sexo no tiene femenino?

– No.

– ¿Sólo hay sexo masculino?

– Sí. Es decir, no. Existen dos sexos: masculino y femenino.

– ¿Y cuál es el femenino de sexo?

– Ya te lo he dicho: no tiene femenino. Sexo es siempre masculino.

– Pero tú mismo dijiste que hay sexo masculino y femenino.

– El sexo puede ser masculino o femenino. La palabra «sexo» es masculina. ¿Me explico o no?

– Pues… verás… ¿No debería ser «la sexa»?

– No.

– ¿Por qué no?

– ¡Porque no! Disculpa. Porque no. «Sexo» es siempre masculino.

– ¿El sexo de la mujer es masculino?

– Sí. Digo, ¡no! Verás: el sexo de la mujer es femenino.

– ¿Y cuál es el femenino?

– Sexo también. Igual al del hombre.

– ¿El sexo de la mujer es igual al del hombre?

– Sí. Es decir… Mira. Hay sexo masculino y sexo femenino. ¿No es cierto?

– Sí, papá.

– Por tanto, son diferentes.

– Entonces, ¿cómo es el femenino de sexo?

– Es igual al masculino.

– ¿Pero no son diferentes?

– ¡Nooo! ¡Oh, sí! La palabra es la misma. Cambia el sexo, pero no cambia la palabra.

– Pero entonces no cambia el sexo. ¿El sexo es siempre masculino?

– La palabra es masculino.

– No. «La palabra» es femenino. Si fuera masculino sería «el palabr…» ¡Basta! Vete a jugar.

Saliendo el muchacho, entra la madre, y el padre comenta con un evidente gesto de preocupación:

– Tenemos que vigilar al chiquillo.

– ¿Por qué?

– ¡Sólo piensa en gramática!

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Ongi etorri, bienvenido/a!