Maria se bebe las calles. Un himno para mujeres valientes

Para Selene que lo habia pedido y lo considera un himno, para esa mujer “valent i decidida” y para Maria, por supuesto, por lo primero y por su propio nombre que lo indica todo. ¡Fuerza María!
Con mucho cariño.
“Cuando entendemos que no debemos escaparnos de nuestros problemas y dolores, sino que debemos movilizarnos en la búsqueda de soluciones, esos dolores se transforman en expresiones de nuestra esperanza.”
“Maria se bebe las calles” de Paisón Vega (la letra debajo del vídeo)

María pensó que el amor
era un mandamiento de dos
y esperando el primer beso
se hace vieja ante el espejo
y limpia su llanto
maquilla sus heridas
y se le va la vida.

Recuerda la primera vez
que él le juró que fue sin querer
y en los hijos que vivieron
prisioneros de su miedo,
María soñaba con ser la princesa
de los cabellos de oro
y la boca de fresa.

María se fue una mañana
María sin decir nada
María ya no tiene miedo
María empieza de nuevo
María yo te necesito
María escapó de su grito
se bebe las calles María…

Ella nunca dice que no,
es la esclava de su señor
ella siempre lo perdona
a sus pies sobre la lona,
su patria es su casa
su mundo la cocina
y se le viene encima.

Un día dejó el corazón
abandonado en su colchón
solo piensa en ver su cuerpo
¡ay! del quinto mandamiento
María no tiene color en la sangre
María se apaga y no lo sabe nadie.

María se fue una mañana
María sin decir nada
María ya no tiene miedo
María empieza de nuevo
María yo te necesito
María escapó de sus gritos
se bebe las calles María…

María se fue una mañana
María sin decir nada
María ya no tiene miedo
María empieza de nuevo
María yo te necesito
María escapó de sus gritos
se bebe las calles María…

María pensó que el amor
era un mandamiento de dos…

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

5 comentarios en “Maria se bebe las calles. Un himno para mujeres valientes”

  1. La canción me parece muy hermosa y retrata bastante bien la realidad de las mujeres que viven la violencia domestica, el miedo y la justificación a la conducta del agresor. Pero sobre todo que no se le escapa nada, como resaltar que los hijos tambien son victimas del maltrato. Es fabulosa y me sorprende cada vez mas Pasion Vega, que no solo tiene una voz increible, sino tambien que tiene mucho que decir y lo logra.

  2. Sol, hola. Es verdad lo que dices,justamente eso me decía la mujer que me envió esa canción hace unos días, que para ellas era un himno.
    No hay que esperar, claro que no. Hay que actuar y buscar siempre. Si nos quedamos sentados a esperar….no conseguimos nada, está claro. Pero si actuamos, si lo buscamos, llega. Si lo que llamáis “mandamiento” tiene ataduras…deja de ser algo bueno.
    Tú también has conseguido volar?,me alegro mucho”, es reconfortante, excitante, precioso y digno de repetir!,no cabe duda!”
    Seguiremos volando mientras no hay algo que lo impida. El presente es nuestro,¿no?,ya llegará el futuro, cuando le de la gana.

  3. Maravillosa la letra de la canción…. en realidad es como un himno…. a veces creemos que debemos esperar pacientemente a que los años pasen y que vengan tiempos mejores… pero creo firmemente que en vez de eso debemos tratar de buscar la forma de lograr ser libres dentro de las ataduras que implican los lazos del “mandamiento”…. ahora, nada más reconfortante que sentir que estás con alguien con quien puedes ver pasar el tiempo pero…. “volando” ¿qué tal?….

  4. Lo que pensó María (que nos repesenta a todas) es lo que toda mujer quiere y pide que “el amor sea un mandamiento de a dos”
    Peo para que esto llegue a la realidad debemos estar convencidas que a veces creemos poner la mejor parte para que el “mandamiento” se cumpla. Y que nos pasa? se nos atraganta el feminismo y barre con todo.
    María: se fue esta mañana…,ya no tiene miedo” La decisión de irse es a la espera de un amor que la redima de sus sufrimientos y posiblemente lo encuentre. Y si, lo encontrará Lo muy poco probable que no se enfrente con sus miedos día a día y más aún que ese nuevo alguien los descubra y los acepte compartir aunque por momentos lo hieran profundamente.

Ongi etorri, bienvenido/a!