Pablor Neruda (y 2)


Una Oda de Pablo Neruda para terminar el homenaje a Valparaiso y a Pablo

Amor, hagamos cuentas.
A mi edad // no es posible // engañar o engañarnos.
Fui ladrón de caminos, // tal vez, //
no me arrepiento.
Un minuto profundo, // una magnolia rota // por mis dientes // y la luz de la luna // celestina.
Muy bien, pero, el balance?
La soledad mantuvo // su red entretejida // de fríos jazmineros // y entonces // la que llegó a mis brazos // fue la reina rosada // de las islas.
Amor, // con una gota, // aunque caiga // durante toda y toda // la nocturna // primavera
no se forma el océano // y me quedé desnudo, // solitario, esperando.
Pero, he aquí que aquella // que pasó por mis brazos // como una ola // aquella // que sólo fue un sabor // de fruta vespertina, // de pronto // parpadeó como estrella, // ardió como paloma // y la encontré en mi piel // desenlazándose // como la cabellera de una hoguera.
Amor, desde aquel día // todo fue más sencillo.
Obedecí las órdenes // que mi olvidado corazón me daba // y apreté su cintura // y reclamé su boca // con todo el poderío // de mis besos, // como un rey que arrebata // con un ejército desesperado // una pequeña torre donde crece // la azucena salvaje de su infancia.
Por eso, Amor, yo creo // que enmarañado y duro // puede ser tu camino, // pero que vuelves
de tu cacería // y cuando enciendes // otra vez el fuego, // como el pan en la mesa, // así, con sencillez, // debe estar lo que amamos.
Amor, eso me diste.
Cuando por vez primera // ella llegó a mis brazos // pasó como las aguas // en una despeñada primavera.
Hoy // la recojo.
Son angostas mis manos pequeñas // las cuencas de mis ojos // para que ellas reciban
su tesoro, // la cascada // de interminable luz, el hilo de oro, // el pan de su fragancia
que son sencillamente, Amor, mi vida.

valparaisocasa_de_neruda_fuera.jpg

Foto: Valparaiso. Casa de Neruda mirando al mar.

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Ongi etorri, bienvenido/a!