Pilar Urbano, el Opus, la monarquia, la homosexualidad…y alguna otra estupided

Pilar Urbano ha salido a la palestra con su último betseller monárquico y se está forrando.De todos es conocido que es numeraria del Opus Dei, amigo de la Zarzuela y muy conservadoras Tanto es así que en 1994, Urbano no dudó en atacar a los “maricones”, “marimachos” y “sarasas recomidos de SIDA”.

(Gracias MJ)

“Es una aberración contra natura… La cosa no va tanto porque quieran adoptar niños y formar extrañas familias, a base de dos lesbianas o dos maricas, disfrazándose de marido y mujer, y jugando a papás y mamás. No. Es mucho menos sentimental y mucho más pegado al vientre y a la pela. Hablan de convertir las uniones de derecho” lamentaba en 1994 Pilar Urbano en un artículo en Elle.

“Maricón, machihembra, marimacho y sarasa”
“Van por la pela. Se trata de generar derechos: una pensión de viuda para un maricón fiel hasta la muerte; una mensualidad indemnizatoria para la cónyuge machihembra abandonada por el cónyuge marimacho; la herencia del sarasa rico, recomido de sida… Pero, para que el aberrante esperpento cuele, echan mano de la fibra sensible: el derecho a adoptar niños. Hombre, en toda adopción hay una sustitución, una paternidad/maternidad simulada, de ejercicio y no de origen. Pero éstos, además de la simulación, buscan la suplantación y la impostura”.

“Desviación”
Por si esto fuera poco, Pilar Urbano, -para quien el homosexual merece el mayor de los respetos, “siempre que sepa apechugar con su desviación, a solas”-, osaba comparar a una pareja homosexual con un par de alpargatas.

“Ni una yunta”
“Dos homosexuales podrán ser un par, por aquello de ser dos, como las alpargatas. Pero nunca serán una pareja. Ni siquiera una yunta. Y por supuesto, jamás un matrimonio. Esa institución (monogámica, heterosexual, formalizada y consensual) o se da entre un varón y una hembra o no se da”, señalaba la autora de
La Reina muy de cerca.

“Enrarecido, enfermizo, deformante, vicioso y tarado”
Por último, Urbano declara con los tintes homófobos que la caracterizan que “sería perverso y pervertidor que un niño, que una niña, se criase en el ambiente enrarecido, enfermizo, deformante, vicioso y tarado de un par de maricones o de lesbianas que fingen ser lo que no son, hacer lo que no hacen y dar lo que no tienen. No hay ni leyes, ni tribunales capaces de travestir a una hembra en un padre o a un macho e una madre…”

Respuesta de Alas
El escritor y periodista recientemente fallecido Leopoldo Alas criticó en el diario El Mundo el “artículo insultante –un cruce entre Torquemada y Cisneros”-, que la biógrafa oficial de la Reina Sofía dedicó a los homosexuales.

“Alarmante y de mal gusto”
“Todo en este artículo resulta alarmante y de mal gusto, pero en especial la falta de sensibilidad moral, e incluso religiosa, que manifiesta en su alusión a los enfermos de sida (…) ¿La libertad de expresión da para tanto? ¿Ignora acaso la señorita Urbano que muchas personas, precisamente por reprimir sus impulsos homosexuales, ingresan en órdenes y congregaciones religiosas (para vivir en soledad, como ella aconseja) dejando sin resolver su problema, como ha demostrado la historia a lo largo de siglos?”, apuntó Leopoldo Alas.

Recogido en El Plural

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Un comentario en “Pilar Urbano, el Opus, la monarquia, la homosexualidad…y alguna otra estupided”

  1. ACASO ESTA SEÑORA PARECE QUE SE HACE LA OTRA CUANDO EN UNA ENTREVISTA QUE LE HICIERON EN elmundo.es ENTREN A LA PAGINA Y VEANLO CON SUS PROPIOS OJOS,LA VERDAD QUE ESTA SEÑORA ME DA MUCHA PENA.

    10. Pilar, ¿se arrepiente del artículo
    que escribió hace años en una revista sobre los homosexuales? Es un artículo durísimo y terrible. ¿Nada de lo que renegar por su parte?
    No dije -que recuerde- nada contra los homosexuales. Sólo señalé que una pareja o un par de hombres o mujeres de tendencia homosexual no podían formar matrimonio, sensu estricto, pues por naturaleza no pueden procrear. Es cierto que hay matrimonios heterosexuales que no procrean. Pero tienen la relación natural entre sexos opuestos. Entiendo una amistad íntima entre dos hombres, entre dos mujeres. Pero nunca llamaré a eso matrimonio. Mantengo lo dicho. Pero añado ninguna ninguna ninguna discriminación, ni mucho menos desprecio, hacia el hombre o mujer que tenga una inclinación hacia personas de su mismo sexo. Y, por demás, tengo magníficos amigos gays. Los quiero como son. Y envidio algunas de sus sensibilidades.

Ongi etorri, bienvenido/a!