Siguen las lapidaciones en Irán

Hoy mismo, en Irán, ese maravilloso pais cuna de las civilizaciones más importantes que han existido en la antigüedad,  la muerte, la barbarie, la sinrazón, la abobinable forma de matar a personas con excusas culturales,  religiosas y machistas, la falta de libertad individual, la paranoia religiosa gobernante……impera a sus anchas…, 7 mujeres y 2 hombres corren el riesgo de ser lapidados en Irán en los próximos días.

Amnistía Internacional denuncia estos casos y expone que el gobierno iraní está violando los Derechos Humanos y debe abolir la lapidación.

Hoy se expone el caso de Kobra Babaei, que está en peligro inminente por haber sido acusada de “adulterio estando casada”.

Amnistía Internacional denuncia este caso junto con otros ocho posibles casos de lapidación, seis mujeres más y dos hombres, que podrían tener lugar en los próximos días y afirma que el gobierno iraní no informa sobre las condenas de muerte y ejecuciones de manera oficial. La organización pide la abolición de la muerte por lapidación porque “es un método concebido para aumentar el sufrimiento de la víctima”.

En Irán, esta pena se aplica a hombres y mujeres casados y acusados de cometer adulterio, desoyendo así a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, según la cual tratar el adulterio como delito es contrario a las normas internacionales. La organización afirma que el número de ejecuciones que se conoce debe ser muy inferior al dato real, ya que muchas lapidaciones se cometen en secreto.

El código penal iraní es muy explícito con respecto al proceso para la lapidación. Los hombres han de ser enterrados hasta la cintura y las mujeres, hasta el pecho. Las piedras utilizadas, además, han de tener unas ciertas medidas para así no matar al primer golpe sino que se opta por retardar la agonía de la víctima. Es además una ley totalmente machista puesto que ellos, al estar enterrados hasta la cintura pueden escaparse (y librarse de la muerte) mientras que ellas, al estar hasta le pecho es casi imposible la escapatoria.

Durante el año 2008 parecía que las penas iraníes habían frenado estas prácticas, pero a finales de ese mismo año, dos nuevas lapidaciones fueron realizadas. Y en marzo de este mismo año, otro hombre corrió la misma suerte. Ahora es Kobra Babaei, quien puede repetir esta tortuosa muerte.

Las mujeres son: Iran A., Khayrieh V., Ashraf Kalhori, Sakineh Mohammadi, M.J., Hashemi-Nasab y Kobra Babaei. Los hombres son: Mohammad Ali Navid Khamami y Naghi Ahmadi.

Expediente Kobra

Kobra y su marido acabaron en la prostitución para poder mantenerse económicamente a ellos y a su hija de 12 años. Ambos fueron condenados a morir por lapidación tras ser declarados culpables de adulterio estando casados. Él, además, fue declarado culpable de sodomía. Finalmente, él fue ahorcado y ahora su mujer espera su hora final, así como saber el método de ejecución que le va a tocar.  El abogado de la pareja ha manifestado que el ahorcamiento del marido de Kobra fue ilegal porque las autoridades debían haberle informado de la ejecución, tal y como exige la ley iraní. Afirma, asimismo, que el cargo de sodomía no había sido veraderamente demostrado pero se presentó este cargo para que su muerte fuera por ahorcamiento en vez de por lapidación. Advierte que cree que Kobra no tendrá tanta “suerte”.

Musulmanes, musulmanas, ¿cómo es posible que siendo religiosos podáis permitir esta tortura sin gritar tan alto como podáis? ¿en nombre de qué Dios se puede admitir esta tortura por delitos de amor?.

En Irán rige “justicia divina”, esa es la justicia que unas personas sin corazón dictan contra su pueblo, castigando mucho más cruelmente a las mujeres de su pueblo, por el hecho de ser mujeres. Yo sólo sé que si Dios o su profeta oyeran lo que se hace en su nombre, no habría suficientes rayos para detener esta barbarie.

La religión está matando a la humanidad poco a poco (algunas religiones lo hacen con saña incluso).

Colabora con Amnistía Internacional contra estas lapidaciones: Firma tu rechazo AQUÍ

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Ongi etorri, bienvenido/a!