Terapia del espejo

Cada día, aunque solo sea un minuto, mírate. Pero no para descubrir ese grano, o esa arruga o si te has pintado bien o te has afeitado bien, no. Mira los ojos primero, mira dentro, trata de ver qué expresan.

Y, sea lo que sea lo que expresen….., eres tú, única por siempre. Quiere a la del espejo, es la que más hace por tí siempre. Luego ya puedes mirar tu rostro, tu cuerpo completo, y descubrir que esa mujer o ese hombre, completa/o, es tu mejor amiga/o, la que mas te quiere.

Una frase que me recuerda una reciente conversación, y una poesía, de Gioconda Belli, poetisa de mujeres.

El amor verdadero, el amor ideal, el amor de alma, es el que sólo desea la felicidad de la persona amada sin exigirle en pago nuestra propia felicidad.

Anónimo

DOLOR DE LOS ESPEJOS
No es sino con temor
que una mujer se aproxima cada día hasta el espejo
y se tercia con la propia imagen.
Llega la hora de los hechizos
y las brujas
hora de los cosméticos y las abluciones
la nostalgia ante las fotos lisas de la nada eterna juventud.
Entonces uno se pregunta
cuanto tiempo más durara la pasión
el amor por las bicicletas
y los cuentos de amantes furtivos.
Uno se pregunta si el amor tendrá edad
si el tiempo sera tan implacable
como los espejos.

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

2 comentarios en “Terapia del espejo”

  1. Un poema de 10 como todos los de Gioconda, ella ha tomado lo que una mujer puede sentir en un momento de su vida: nostalgia y temor.
    Solo el sentirse enamorada,(no importa tu edad) el espejo te devolverá tu imagen perfecta, te dira: Tu eres…sin haberle preguntado: “espejito, espejito quien es la más hermosa?: y es porque el amor corrió al temor y la nostalgia por añadidura voló, y habitará en un corazón que se resiste a creer que: “La belleza del cuerpo es un viajero que pasa; pero la del alma es un amigo que queda”: Saavedra Fajardo
    Juan, creo que con esta última frase está todo dicho. Pero ya que se me permite expresarme un poquito más lo hago.

Ongi etorri, bienvenido/a!