VIOLENCIA MACHISTA EN ESPAÑA. JOVEN ASESINADA POR SU PAREJA EN CASTELLÓN (Biografía: Livia Drusila)

Ocurrió el sábado día 23 de diciembre, en Vila-Real, Castellón (el choque fue en una carretera de Benicassim). Andrea Carballo Claramonte tenía tan sólo 20 años, y fue presuntamente obligada (en Vila-Real) a entrar al coche por su expareja, Víctor Llorens, de 28 años. A los pocos minutos el coche se empotraba a gran velocidad contra el poste de una gasolinera. Andrea falleció en el acto, los empleados del surtidor pudieron sacarle a él del amasijo de hierros aunque falleció posteriormente. Según la madre de la joven, habían habido varios episodios de malos tratos en los años de relación, hasta el mes pasado y por ello ya habían realizado dos denuncias contra él, la última hacía solo 10 días por un intento de atropello, tras lo le habían puesto una orden de alejamiento de 200 metros que ya se había saltado más de una vez.
Algún testigo ha relatado que la joven subió forzada al coche, además no hay rastro de frenada y dentro del mismo se encontró una navaja que podría haber sido el arma con la que la amenazó, por lo que la hipótesis principal es que él estrellara el coche con la intención de matarla a ella y suicidarse él. Todavía no aparece en el listado del Ministerio al estar en investigación pero lo listo debido a todas las circunstancias reseñadas.

Con esta mujer, son ya 53 las mujeres (aparte, otros 5 hijos e hijas de éstas) asesinadas por sus compañeros o excompañeros en lo que va de año (ver este enlace)
Los asesinatos han ocurrido en:
Andalucía: 7 (Almería: 3, Granada (2) y Sevilla (2)), Navarra: 1, Madrid: 9*, Galicia: 2 (Ourense y Pontevedra(*)), Castilla-La Mancha: 7 (Albacete (1), Toledo (3) y Ciudad real (3*)), Cataluña: 7 (Barcelona (6) y Tarragona), Pais Valenciano: 8 (Valencia (4*), Castellón (2*) y Alicante (2)), Extremadura: 2 (Cáceres y Badajoz), Canarias: 5 (Gran Canaria (*), Las Palmas y Tenerife (3)), Murcia: 3, Castilla y León: 1 (Burgos) y País Vasco: 1 (Bizkaia). Los 5 menores se refieren a asesinatos cometidos en Ciudad Real (2), Madrid (2) y Barcelona (1).
Además de los cuatro menores, se incluyen en este listado 7 mujeres que no aparecen en el listado oficial del Ministerio, pero que a mi modo de ver no hay duda de que también son violencia de género: 3 por estar “en investigación” (Mogán, Redondela y La LLagosta, Vila-Real) pero con pocas dudas (incluso uno ya fue confirmado meses después por Mossos, 1 porque fue asesinada por un anciano para “acabar con el sufrimiento de ella” según nota dejada tras suicidarse, 1 joven de 18 años, hija de una mujer asesinada por su pareja y en el mismo suceso; 1 mujer asesinada por defender a su sobrina de la violencia de su pareja a la que quiso estrangular y ella denunció. (Cada * implica un caso en investigación por Ministerio o no oficiales todavía por otras causas).

Siguiendo la campaña de visibilización de este Blog, resumo una vez más a mujeres de los siglos anteriores al siglo XX, una gran parte de ellas perdidas y olvidadas en la historia, una Historia que en su mayor parte ha sido escrita por hombres e impregnada del patriarcalismo, misoginia y machismo generalizado durante tantos y tantos siglos…
Esta vez visibilizo una mujer del antiguo imperio romano, del Siglo I, una emperatriz y diosa respetada por muchos y odiada por otros.

Livia Drusila (58 a.C. – 29 d.C.)

Aunque Livia era una mujer y en dicha época estaban totalmente invisibilizadas para la historia, Livia será una de las personas más influyentes de los inicios de la época imperial romana, primero como esposa del emperador Augusto y luego como madre del emperador Tiberio.
Su historia es la de la historia oscura de los emperadores romanos: su padre Marco Livio Druso Claudiano, ya había participado en la conspiración para asesinar a Julio César, con 15 años fue dada en matrimonio a Tiberio Claudio Nerón (de esa unión nació el futuro emperador Tiberio). Augusto (Cayo Octavio Turino), del bando contrario al esposo de Livia, se enamoró de ella y consiguió que ambos pudieran divorciarse y casarse entre ellos, una relación que posteriormente duró más de 50 años siendo considerados la pareja perfecta romana. Fue símbolo además de la mujer y madre romana y de la belleza de ese tiempo (a pesar de que muchos la acusaban de estar detrás de algunas “muertes naturales” de miembros de la nobleza imperial y familia que le hacían sombra.

Livia fue proclamada tribúnica sanctissima (un título raro para una mujer, que la convertía en intocable, protegía legalmente de cualquier ataque y además le daba total libertad para gestionar y disponer de sus propiedades y riquezas. Tras ascender al título de emperador con el nombre de Cesar Augusto, iniciaron ambos una vida común de respeto, compartiendo las decisiones.
Puesto que no tuvieron hijos, Augusto acogió, tras la muerte del padre biológico, a los dos hijos de Livia como tutor legal. Tras morir Augusto, en el al año 31, Tiberio, el hijo de Livia, se convirtió en emperador automáticamente, siendo ella la emperatriz madre (aunque madre e hijo no se llevaban muy bien desde que ella le obligó a divorciarse de su esposa para casarle con la hija de Augusto y así consolidar la futura sucesión en el imperio). Algunas historias incluso hablan de que ella pudio influir en el envenenamiento de su propio nieto Germánico, esposo de Agripina la Mayor, además ni siquiera asistió al funeral de Tiberio. Tras ello su nieto Claudio fue emperador (también fue bisabuela de Calígula y Agripina la Menor y tatarabuela de Nerón)
CONVERTIDA EN DEIDAD
Livia murió a los 80 años y su hijo Tiberio se negó a iniciar el proceso de deificación de su madre pero al ascender al poder su nieto Claudio fue finalmente deificada por él y proclamada Diva Augusta por Calígula. Tuvo su propio templo dedicado en la ciudad de Ramnunte (también su marido había sido divinizado por lo que los descendientes también tenían dicho carácter divino, tanto Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón).
Seguramente muchos se acuerdan de aquella novela y serie de televisión YO CLAUDIO, donde Claudio contaba la historia anterior a él mismo y presentaba a Livia como calculadora, fría y responsable de muchos envenenamientos…, la mala de la película.

SI ESTÁ SUFRIENDO VIOLENCIA DE GÉNERO O CONOCE ALGÚN CASO: el teléfono gratuito del Gobierno es el 016 (dicha llamada no queda reflejada en la factura telefónica).

Ongi etorri, bienvenido/a!

A %d blogueros les gusta esto: