VIOLENCIA MACHISTA: ASESINADA EN SANT ADRIA DE BESOS POR SU PAREJA (BIOGRAFÍA: LAURA BASSI)

El mismo día de Navidad, día 25 por la noche, otra mujer era brutalmente asesinada por su marido en Sant Adrià del Besós (Barcelona). Se llamaba Kenia Álvarez Vázquez, tenía 30 años y, al igual que la última víctima de hace unos días, también por dos ocasiones había denunciado a su marido, aunque no había continuado con la causa por lo que la fiscalía no había pedido tampoco medias cautelares. El asesino, Carles Sánchez Torralba, tenía 34 años y un largo historial de antecedentes policiales. Tras asesinarla a puñaladas en el cuello, la llevó a un descampado al lado del barrio de La Mina y la enterró junto a unas vías de tren. Unos testigos vieron como el hombre llevaba un bulto hacia las vías y lo denunciaron a los Mossos, quienes ayer descubrieron el cadáver y detuvieron al asesino, que se había tratado de esconder en el barrio y había tomado una gran cantidad de medicamentos y cocaína.
Algo estamos haciendo mal cuando la fiscalía, o los múltiples profesionales de policía, de psicología, de igualdad….no son capaces de entender el riesgo que puede existir tras unas denuncias contra una persona con tantos antecedentes, aunque estas no se tramiten finalmente por parte de las víctimas, sabiendo que esa no tramitación puede hacerse por miedo y amenazas del maltratador o de su familia, por algún síndrome o causa psicológica inherente a muchas mujeres maltratadas, por la existencia de hijos/as o por la dificultad de seguir con un proceso judicial. Este tipo de denuncias tendría que ser investigada, los denunciados debieran ser investigados y tener seguimiento…, son 5 mujeres asesinadas al mes, ¿no es suficiente cantidad como para ponerse a ello con seriedad?. Tenemos desde hace meses 15.000 policías malviviendo en unos buques cruceros en Barcelona con una actividad mínima. ¿Cuántas mujeres podrían haber salvado sus vidas si todos ellos estuvieran haciendo seguimiento de sus asesinos, por ejemplo?. No es hacer una mala comparación, es simplemente ver una realidad, ver dónde se pone el énfasis en este país, ver lo que significa una vida de una mujer en este país. Si el estado quisiera, si el estado diera importancia al tema, no veríamos 100 personas manifestándose por cada asesinato, veríamos 10.000, como cuando se manifestaban ante el otro terrorismo político. Somos capaces de ir 50.000 a una celebración de un triunfo de fútbol y no de ir a una protesta por una de nuestras vecinas asesinadas, y ello no es porque no seamos sensibles sino porque el estado, las diferentes políticas nos hacen ver, constantemente, que esto no es un problema de estado sino de 4 locos. Pero no es cierto, es problema real de la sociedad, y que afecta a la mitad de la población. La siguiente asesinada, violada, agredida, maltratada…puede ser tu madre, tu hermana, tu pareja, tu hija… ¿No eres capaz de manifestarte por ellas?

Con esta mujer, son ya 54 las mujeres (aparte, otros 5 hijos e hijas de éstas) asesinadas por sus compañeros o excompañeros en lo que va de año (ver este enlace)
Los asesinatos han ocurrido en:
Andalucía: 7 (Almería: 3, Granada (2) y Sevilla (2)), Navarra: 1, Madrid: 9*, Galicia: 2 (Ourense y Pontevedra(*)), Castilla-La Mancha: 7 (Albacete (1), Toledo (3) y Ciudad real (3*)), Cataluña: 8 (Barcelona (7) y Tarragona), Pais Valenciano: 8 (Valencia (4*), Castellón (2*) y Alicante (2)), Extremadura: 2 (Cáceres y Badajoz), Canarias: 5 (Gran Canaria (*), Las Palmas y Tenerife (3)), Murcia: 3, Castilla y León: 1 (Burgos) y País Vasco: 1 (Bizkaia). Los 5 menores se refieren a asesinatos cometidos en Ciudad Real (2), Madrid (2) y Barcelona (1).
Además de los cuatro menores, se incluyen en este listado 7 mujeres que no aparecen en el listado oficial del Ministerio, pero que a mi modo de ver no hay duda de que también son violencia de género: 4 por estar “en investigación” (Mogán, Redondela, La LLagosta, Vila-Real) pero con pocas dudas (incluso uno ya fue confirmado meses después por Mossos, 1 porque fue asesinada por un anciano para “acabar con el sufrimiento de ella” según nota dejada tras suicidarse, 1 joven de 18 años, hija de una mujer asesinada por su pareja y en el mismo suceso; 1 mujer asesinada por defender a su sobrina de la violencia de su pareja a la que quiso estrangular y ella denunció. (Cada * implica un caso en investigación por Ministerio o no oficiales todavía por otras causas).

Siguiendo la campaña de visibilización de este Blog, resumo una vez más a mujeres de los siglos anteriores al siglo XX, una gran parte de ellas perdidas y olvidadas en la historia, una Historia que en su mayor parte ha sido escrita por hombres e impregnada del patriarcalismo, misoginia y machismo generalizado durante tantos y tantos siglos…
Esta vez visibilizo una mujer del siglo XVIII, científica y profesora de ciencias, en una época en que las mujeres no podían ni debían hacerlo.

Laura Maria Caterina Bassi (Bolonia,1711 – 1778)

Laura Bassi fue filósofa, profesora y una de las científicas más ilustres de la mitad del siglo XVIII
Desde el inicio fue una niña prodigio y tuvo la suerte de nacer en una familia bien posicionada y que su padre, viendo su potencial, le diera la máxima educación a cargo del médico de la familia (y profesor de la U. de Bolonia) profesor Tacconi, que le enseñó matemáticas, filosofía, anatomía, historia natural y lenguas.
Viendo sus virtudes, no sólo su familia y amigos la apoyaban en la ampliación de conocimientos, si no que también tuvo la suerte de que el Cardenal Prospero Lambertini (que luego sería el Papa Benedicto XIV) se fijara en ella en 1732, y la convenciera para que participara en debates públicos, erigiéndose en el símbolo de la regeneración cultural y científica de la ciudad. Tras graduarse en filosofía, con 21 años, obtuvo un puesto de profesora de filosofía en la universidad de Bolonia llegando a ser miembro de la Academia de Ciencias de Bolonia. Laura fue la primera que ocupó una cátedra de física en una universidad y la segunda (tras Elena Cornaro en 1678) que se doctoró (a la ceremonia de doctorado acudió con capa de armiño, corona de plata, joyas engastadas y un anillo, honores que hasta el momento estaban reservados sólo a los hombres).
Se casó con 27 años con un médico y físico que la apoyaba intelectualmente. Tuvo 12 hijos y la gente de la época pensaba que tenía que dedicarse únicamente a ser madre y esposa, algo que ella no aceptó, siguiendo con su pasión científica (antes de casarse, por el hecho de ser mujer tenía muchas dificultades, por ejemplo, sólo podía celebrar conferencias públicas con el consentimiento del Senado). A pesar de ello, los puestos de docente de ciencias en la Universidad, con todo hombres en las aulas, le eran negados a Laura por lo que finalmente empezó a dar clases en su residencia y luego, por medio de mecenas, ella misma creó un laboratorio privado donde ejercía de profesora de ciencias (llegó a ser famoso en toda Europa acogiendo a científicos de renombre). Hasta 1776 el Senado de Bolonia no le concedió la cátedra de física experimental en el Instituto de Ciencias aunque murió os años después, pero su lucha abrió el camino a otras muchas mujeres científicas.
Si bien no inventó nada importante, su acción como profesora y divulgadora fue importantísima en Italia y Europa, sobre todo en la difusión de la física newtoniana y los principios de Benjamin Franklin sobre los fenómenos eléctricos.
En su honor existe un cráter del planeta Venus con su nombre.

SI ESTÁ SUFRIENDO VIOLENCIA DE GÉNERO O CONOCE ALGÚN CASO: el teléfono gratuito del Gobierno es el 016 (dicha llamada no queda reflejada en la factura telefónica).

Ongi etorri, bienvenido/a!

A %d blogueros les gusta esto: