El obispo de Ciudad Real expulsa a una mujer de una cofradía por ser lesbiana

 

el prelado la echó tras casarse con su pareja, con la que convivÍA desde hace 15 años

El Obispado de Ciudad Real ha obligado a la cofradía de la Hermandad de la Virgen de la Encarnación de Abenójar a expulsar a María Rey Santos, de 54 años, por ser lesbiana y por considerar que su conducta ha sido “manifiestamente escandalosa”.

Así lo explicó ayer la afectada, un día antes de que se celebre la romería de la Virgen de la Encarnación en este municipio ciudadrealeño de algo más de 1.600 vecinos.

Según relató María Rey, la expulsión se produjo en agosto de 2007, después de que en el mes de febrero contrajera matrimonio civil con la mujer con la que lleva conviviendo más de quince años.

Este hecho desencadenó que el Obispado de Ciudad Real pidiera a través de una carta a la cofradía que diera de baja a esta mujer, justo después de que fuera nombrada vicesecretaria de su junta directiva.

Un cargo que “el Obispado considera que no puedo ejercer al estar en una situación irregular para la Iglesia y considerarme un escándalo público”, explicó María Rey, que desde hace 35 años ejerce como peluquera en su pueblo.

María dijo que se siente “defraudada” por la decisión adoptada por la Iglesia y explicó que con esta situación lo está pasando mal, tanto por su familia como por sus amigos y el pueblo en general, que mayoritariamente la ha apoyado en este asunto.

“Nadie me ha dicho a mí que no esté conmigo, al contrario, son muchos los que me han expresado su apoyo, incluso personas mayores, a las que siempre les cuesta más comprender que hayas decidido compartir la vida con una pareja de tu mismo sexo”, indicó.

Ayer por la tarde, como en años anteriores, María Rey participó en los actos religiosos que se celebraron en honor a la Virgen de la Encarnación y, de hecho, salió con la banda de música en la procesión.

También tiene previsto ir hoy a la romería, a la que muchos vecinos acudirán con una camiseta con un lema en el que expresan su rechazo a la discriminación que ha sufrido María. La afectada comentó que esta iniciativa, que partió de ella misma, ha ido ganando adeptos y ya son cerca de doscientos los vecinos que han pedido camisetas en las que se puede leer el lema Encarnación sin discriminación .

La decisión que adoptó la asamblea general de la Hermandad de expulsar a María, a instancias del Obispado, se encuentra recurrida por la interesada, pues asegura que en ningún momento ha incumplido los estatutos, como arguye la diócesis ciudadrealeña.

Por eso, María Rey pidió la convocatoria de otra asamblea y advirtió de que, si no se celebra, no descarta acudir a la vía judicial. >agencias

Fuente: Diario de noticias de álava

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Ongi etorri, bienvenido/a!