II Aniversario de la Propuesta de Anoeta

Otegi: «La izquierda abertzale sigue con la rama de olivo en la mano»
Tarde del 14 de noviembre de 2004. Unas 15.000 personas llenaban el Velódromo de Anoeta. La atención de todos los medios de comunicación estaba focalizada en la propuesta que iba a hacer pública Batasuna. Se palpaba en el ambiente que aquel no era un acto meramente propagandístico. Había un movimiento de fondo.  Cuando Arnaldo Otegi iba a tomar la palabra llevaba en la mano un pañuelo palestino. El presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Yaser Arafat, había muerto tres días antes en París. En un momento de su discurso, Otegi colocó el pañuelo en el atril como muestra de solidaridad con el pueblo palestino y, como hiciera Arafat treinta años ante la asamblea de la ONU, aseguró que la izquierda abertzale se presentaba con una rama de olivo en la mano y, como aquel, pedía que no dejaran que la rama de olivo cayera al suelo.

Dos años después y tras más de siete meses desde que ETA hiciera público un alto el fuego, Otegi insiste en que «nosotros seguimos con la rama de olivo en la mano y no la vamos a dejar caer. Pero para eso hay que arriesgar políticamente. La izquierda abertzale lo viene haciendo desde hace años. Lo que comprobamos con decepción es que en otros sectores imperan más los cálculos electorales y a corto plazo».

Arnaldo Otegi no quiere hablar de «momento histórico» para referirse a aquel 14 de noviembre, porque «el adjetivo de histórico se emplea demasiado». Lo que sí destaca es que cuando tomó la palabra «sentía una gran responsabilidad porque era consciente de que la izquierda abertzale en su conjunto estaba presentando allí un método eficaz para construir una solución al conflicto. Era una apuesta renovada de la izquierda abertzale para buscar una alternativa al conflicto mediante el diálogo político y soluciones democráticas».

A su entender, «es evidente» que desde entonces se ha avanzado. «La perspectiva que da el tiempo ­afirma­ es que el método que se planteó en Anoeta, y en el momento político en el que se planteó, es algo que ha dado frutos. Hoy ya nadie discute que ésos son los dos raíles por los que debe buscarse una solución al conflicto. Tan es así que esos dos carriles, aunque con las dificultades objetivas y evidentes y las crisis que estamos padeciendo en estos momentos, son dos raíles que ya se han puesto en marcha».

Cuando Batasuna hizo público su oferta en Anoeta, el PSOE respondió al día siguiente que «es un paso, pero no es el paso que esperábamos». La declaración, sin embargo, unida a otras señales que se vieron en esos días, venía a reflejar que el Gobierno español hacía una valoración positiva de la propuesta. Arnaldo Otegi elude responder directamente a si cuando Batasuna lanzó su oferta lo hacía con red, sabiendo que iba a tener una acogida favorable del PSOE. «Nosotros ­recuerda­ teníamos abierto un canal con gentes del Partido Socialista y por lo tanto intuíamos (y ya se sabe que en la política muchas veces la intuición juega un papel fundamental) que podía construirse esa oportunidad y que ése era el momento de cambio de ciclo en el país, que apuntaba a la necesidad de plantear un método concreto para la solución del conflicto. Sabíamos que teníamos red popular suficiente, sabíamos que hacíamos un planteamiento razonable y creíamos que en el contexto del Estado ésa era una oportunidad que podía ser explorada por el Gobierno español. En ese sentido nos sentimos satisfechos de haber tenido esos efectos en ese momento».

Preguntado sobre si se siente decepcionado por la actitud del Gobierno español, Otegi se muestra cauto. «En los momentos más delicados ­puntualiza­ hay que hacer las valoraciones más serenas posibles, y éste es un momento muy delicado. A nadie se le escapa que las cosas están realmente mal y que hay ciertas condiciones en el entorno que no permiten augurar que se pueda construir en condiciones un proceso de diálogo multilateral. Hay que mantenerse firme en la denuncia de estos blo- queos y en señalar quiénes son sus responsables, en este caso el Gobierno español. Pero al mismo tiempo hay trasladar a la ciudadanía el mensaje de que se sigue trabajando, que esto tiene solución, siempre y cuando haya una voluntad clara, por parte del Gobierno español y de las formaciones políticas, de darle una solución».

Otegi insiste con vehemencia en que «la clave está en las formaciones políticas de este país. A nosotros nos corresponde lograr un acuerdo satisfactorio, a nosotros nos corresponde plantear un método y una agenda política para el diálogo, y a nosotros nos corresponde alcanzar un acuerdo que permita a este país decidir libre y democráticamente su futuro. Es nuestra responsabilidad. No echemos balones fuera, ni al tejado de ETA ni al de la kale borroka. Es nuestra responsabilidad alcanzar ese acuerdo y la izquierda abertzale sigue con la misma predisposición de hace siete meses y que hace dos años para alcanzar ese acuerdo. Desgraciadamente no observamos la misma voluntad, ni la misma determinación, ni sobre todo la misma ambición histórica por parte de otros agentes, y fundamentalmente por parte del Gobierno español».

Extracto de la propuesta
LAS BASES PARA LA RESOLUCION DEL CONFLICTO: EL DIALOGO Y EL ACUERDO

4.1. Superar el conflicto requiere de un proceso de diálogo

BATASUNA contempla la resolución del conflicto político como un proceso. No es posible resolver un conflicto que dura siglos de un día para otro; y no hay atajos. Construir la paz exige un proceso, global y multilateral, desarrollado con seriedad, sin prisas y sobre bases sólidas.

4.2. Objetivo del proceso de diálogo

El objetivo final de este proceso de superación del conflicto político y armado debe ser la construcción y puesta en marcha, de manera acordada, de un escenario que posibilite el tránsito hacia un nuevo marco político donde se garanticen todos los derechos al conjunto del pueblo vasco.

LOS COMPROMISOS DE BATASUNA DE CARA A UN PROCESO DE DIALOGO PARA LA RESOLUCION DEL CONFLICTO

BATASUNA considera que el proceso de superación del conflicto exige la puesta en marcha de un proceso de diálogo político multilateral. El diálogo tiene que venir acompañado de una serie de compromisos que garanticen la voluntad clara e inequívoca de todas las partes.

BATASUNA asume y emplaza a compartir los siguientes compromisos:

1) Compromiso para ir a las raíces del conflicto con el objetivo de buscar una salida democrática.

2) Todos y todas las ciudadanas vascas tienen derecho a ser consultadas. En consecuencia, los estatus políticos actuales y de futuro necesitan del refrendo de la ciudadanía. Compromiso para respetar la decisión de los ciudadanos vascos y vascas.

3) Compromiso de que dicha consulta se hará en condiciones pacíficas y democráticas, comprometiéndonos para ello a tomar las medidas necesarias.

4) Compromiso de que el acuerdo tendrá en cuenta tanto la historia como la actual realidad de Euskal Herria. El acuerdo debe contar con la adhesión y el respeto de las distintas sensibilidades existentes en el pueblo vasco.

5) Compromiso para dirimir las diferencias durante el proceso de manera pacífica y democrática.

6) Compromiso de que la utilización de vías exclusivamente políticas y democráticas permitirá la materiali- zación, sin límites ni restricciones, de todos los proyectos políticos.

7) Compromiso de que en el acuerdo se recogerán y regularán los derechos recogidos tanto en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, como en los Pactos por los Derechos Económicos, Civiles y Políticos de la ONU.

EL PROCESO PARA LA RESOLUCION BASADO EN DOS ACUERDOS

BATASUNA considera que debe haber dos espacios diferenciados para el diálogo y el acuerdo:

6.1. Acuerdo entre los agentes de Euskal Herria

Contenidos del acuerdo entre los agentes políticos, sociales y sindicales:

-Deben acordar, partiendo de nuestra actual realidad, el tránsito político hacia un nuevo escenario en el que el pueblo vasco pueda, en condiciones democráticas, decidir cualquier estatus político o institucional para nuestro pueblo.

-El acuerdo debe ser refrendado, inevitablemente, por la ciudadanía de Euskal Herria.

-Los firmantes de este acuerdo deberán, además, constituir la interlocución democrática de nuestro pueblo, abriendo un proceso de dialogo y negociación con los Estados para hacer respetar los contenidos del acuerdo.

6.2. Acuerdo entre ETA y los estados español y francés

Contenidos del acuerdo entre ETA y los Estados español y francés:

– Desmilitarización del conflicto.

– Presos, deportados y refugiados.

– Víctimas.

Donostia 14 de noviembre de 2004

 

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Ongi etorri, bienvenido/a!