La distancia del amor

Sara nos obsequiaba hoy con esta frase (desconocemos su autor), porque no todas las persnas tenemos las mismas distancias::
Los erizos se buscan en las noches frías para darse calor. Se acercan unos a otros cada vez más pero, como son erizos, se pinchan y, doloridos, tienen que apartarse. Cuando están lejos de los de su especie se lamentan de haber perdido el calor pero, al mismo tiempo, celebran no pincharse. Con el tiempo y las soledades acumuladas superan su miedo y vuelven a juntarse y se pinchan de nuevo. Hasta que un día descubren una distancia que les permite darse calor sin lastimarse.

Y yo pongo uaa poesía preciosa de BELLI:

Te veo como un temblor…
Te veo como un temblor
en el agua.
Te vas,
te venís,
y dejás anillos en mi imaginación.

Cuando estoy con vos
quisiera tener varios yo,
invadir el aire que respiras,
transformarme en un amor caliente
para que me sudés
y poder entrar y salir de vos.

Acariciarte cerebralmente
o meterme en tu corazón y explotar
con cada uno de tus latidos.

Sembrarte como un gran árbol en mi cuerpo
y cuidar de tus hojas y tu tronco,
darte mi sangre de savia
y convertirme en tierra para vos.

Siento un aliento cosquilloso
cuando estamos juntos,
quisiera convertirme en risa,
llena de gozo,
retozar en playas de ternuras
recién descubiertas,
pero que siempre presentí,
amarte, amarte
hasta que todo se nos olvide
y no sepamos quién es quién.

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

4 comentarios en “La distancia del amor”

  1. Pues sí Babelia, es muy acertada. A veces estar demasiado juntos hace mas daño que estar simplemente al lado. Y de lo malo malo, si ambos erizos tienen puas…puede que no se hagan tanto daño pero si uno tiene y el otro está desnudo de ellas….por mucho que se acerque con cariño, hiere a la desnuda piel del otro.

    Susana, estas hecha una romántica!!!

  2. Muy tierno este poema, esos “sentires” que son el gozo del enamorado

    Siento mucho más, siento que Aun tengo el sol para besar tu sombra guerrero.

  3. Ah, los erizos quiero imitarlos para aprender a “viajar” por la vida dando lo mejor de mi.
    Ah, la soledad a veces tan “atrapante” para disfrutar a nuestra manera y tan “mortificante” cuando esperamos lo que amamos.

    La más feliz de todas las vidas es una soledad atareada.» Voltaire

    Perpicaz, Vol…. recién en una soledad atareada descubrimos que es lo más bueno que podemos ofrecer a todos.

    «

Ongi etorri, bienvenido/a!