Mujer asesinada en Mallorca

Esta madrugada una nueva mujer ha sido asesinada por su pareja. Ha ocurrido en Marratxí (Mallorca), esta madrugada. El hombre, de 31 años, informaba ala policía que había encontrado a su pareja muerta en su casa. La mujer, de 28 años, estaba llena de golpes y moratones y tenía rotos el cuello y la caja torácica. Llevaba muerta unas doce horas. Tras versiones contradictorias de lo ocurrido, el hombre ha sido detenido como sospechoso del asesinato. También en Madrid, hoy mismo, una mujer ha sido detenida como presunta autora de la muerte por apuñalamiento de su marido. Tenía 34 años y fue encontrado en la calle aún vivo pero falleció poco después. La mujer, también herida, ha sido detenida, por lo visto la agresión se produjo, tras una discusión, en el portal del domicilio de ambos. Dejan 3 hijos pequeños.

Con esta mujer son ya 53 las mujeres asesinadas en lo que va de año por sus compañeros o excompañeros (se incluyen una decena de ellas que no son computadas todavía como violencia machista por el Ministerio de Igualdad por seguir en investigación o por no poderse probar el asesinato al haber sido muertes atribuidas a causas naturales tras una discusión, suicidios de mujeres acosadas, etc). Siguiendo la campaña UNA POR UNA esta entrada TRES POR UNA visibiliza una literata muy poco conocida aquí, ya sabemos porqué.. (podéis ver otro listado en el siguiente enlace)

ANNA SEGHERS (NETTY REILING) (Mainz, 1900 – Berlín,1983)

En 1919 se matriculó en la Universidad de Heidelberg, donde estudió Historia del Arte y Sinología. En 1924 se doctoró con un trabajo sobre los judíos y el judaísmo en la obra del pintor Rembrandt. El pseudónimo de Anna Seghers procede del pintor holandés del siglo XVII Hercules Seghers. Comenzó a usarlo como parte de la ficción de uno de sus primeros trabajos, un historia corta en la que el protagonista era un capitán de barco holandés llamado Jan Seghers, y ella cuenta la historia como si fuera su propia nieta, Anna Seghers. A partir de ahí usará este nombre el resto de su vida.
Frecuentó los círculos de los exiliados políticos de Europa Oriental, y conoció al sociólogo comunista húngaro, Lászlo Radványi, con quien se casó en 1925. Al año siguiente se instaló con él en Berlín, donde Laszlo dirigía la Escuela Marxista de Trabajadores (MASCH). Tuvieron dos hijos.
En 1928 publicó su primer libro, La revuelta de los pescadores de Santa Bárbara, sobre una revuelta de pescadores bretones. Ganó con él el prestigioso premio Kleist. En ese mismo año (1928) ingresó en el Partido Comunista Alemán (el KPD). También se afilió a la Asociación de Escritores Revolucionarios. En 1930 viajó a la Unión Soviética para participar en el Congreso de la Unión Internacional de Escritores Revolucionarios celebrada en Jarkov (Ucrania).
En 1933, tras la toma del poder por los nazis, fue detenida por la Gestapo, siendo puesta en libertad poco después. Sus libros fueron prohibidos en Alemania. Huyó con su marido a Suiza y de ahí a Francia.
Desde 1933 hasta 1935, junto a otros escritores, formó parte de la redacción de la revista mensual de literatura y crítica Neue Deutsche Blittler (Nuevas Páginas Alemanas), que se editaba en Praga.
Cuando en 1940 las tropas alemanas invaden Francia, nuevamente tiene que huir. Su marido Laszlo fue internado en el campo de concentración de Le Vernet. Anna escapó con sus hijos a la parte del sur de Francia no ocupada por los nazis. Finalmente consiguió que su marido fuera liberado, y la familia pudo salir de Marsella en marzo de 1941. Esta etapa constituye la base de su novela Tránsito, publicada en 1944.
Tras una huida accidentada a traves de varios países, entre ellos Estados Unidos, que se negaron a acogerlos, llegaron a México. Anna consiguió integrarse perfectamente en el idioma y la cultura de este país. Su marido encontró trabajo de profesor universitario.
Nada más llegar el propio Pablo Neruda, entonces Cónsul General de Chile en aquel país, la invitó a cenar y ahí comenzó una gran amistad. En 1942 publica La séptima cruz (Das siebte Kreuz, 1942), su novela más conocida y que le daría fama mundial.
En 1947, catorce años después de su partida, Anna Seghers regresó a Berlín, que en aquella época era, en palabras de Bertolt Brecht, un aquelarre de brujas. La persecución de era objeto hizo que en 1949 se instalara finalmente en la zona soviética, la futura República Democrática Alemana (la mayor parte de los escritores alemanes exiliados regresaron a la zona de administración soviética: Bertolt Brecht, Ernst Bloch, Willi Bredel, Johannes R. Becher, Friedrich Wolf, Ludwig Renn, Wieland Herzfelde, Stefan Heym, Arnold Zweig, Jan Petersen, Stephan Hermlin y Erich Arendt. Años más tarde a la pregunta de por qué regresó a la zona de administración soviética respondió Anna Seghers: “Porque aquí puedo alcanzar la resonancia que todo escritor desea. Porque aquí existe una estrecha relación entre la palabra escrita y la vida. Porque aquí puedo expresar para qué he vivido”
En 1951 le fue concedido el Premio Lenin de la Paz. En 1955 Anna Seghers y su marido se mudaron a un modesto apartamento en Volkswohlstraße 81 (calle hoy llamada Anna-Seghers-Straße), en Berlín-Adlershof, donde vivió hasta su muerte y que hoy aloja un museo sobre su vida y obra.
Mientras que en la República Democrática le fueron concedidos los premios literarios más importantes, en la República Federal la condenaron a ser ignorada y fue presa de la hostilidad dictada por los criterios de la Guerra Fría, debido a su condición de comunista. Esta es una de las razones de que Anna Seghers sea poco conocida en España.

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

3 comentarios en “Mujer asesinada en Mallorca”

  1. Jesús, a ver si te contesto un poquillo (todavia te debo un email,lo sé)
    Lo primero, que yo tenga constancia, solo hay dos hombres asesinados por sus mujeres en España en 2008 (y en 2007 uno creo, aunque puedo estar equivocado pero no andaré muy lejos). Seguramente hay webs que hablen de ello más acertadamente que esta. En esta esta serie de entradas se habla delas mujeres asesinadas por violencia machista por sus parejas o exparejas pero me pareció de justicia citar a este hombre asesinado por su mujer,por eso lo hice. Por supuesto que ambas violencias son igual de censurables.
    Y también son censurables esas opiniones que a veces oimos en estos casos de personas que dicen “seguro que ese hombre la maltrataba y no ha resisitido más la pobre mujer”. Eso es tan censurable oir, sin razón alguna que lo atestigüe como las otras que tambien se oyen “seguro que esa mujer le ponia los cuernos y se queria quedar con todo y por eso el hombre la mató” ¿o no?
    No podemos jugar a eso en estos casos
    Yo para hacer la entrada esta ojeé al menos 5 periódicos y había de todo, habia un periódico que daba muchísimo más espacio a la muerte del hombre que a la muerte de la mujer (se suele decir que noticia es que un hombre muerda a un perro y no al revés ¿no?…pues eso hacían en el periodico).
    El hombre de Mallorca, (y la mujer) hansido detenidos por presunto asesinato porque hasta que no se celebra el juicio se supone que son presuntos, aunque lo hayan confesado.
    Los periódicos sabemos como son y lo que hay que hacer es interpretarlos, yo también leí (lo de enésima no me acuerdo, pero sí que podría haber sido tras una discusión). Pero no podemos justificar absolutamente ninguna de las dos muertes.
    Te aseguro, porque lo sé de mi propio trabajo, que a una mujer no “le hubiera bastado una mera denuncia para ver detenido a su marido y verse ella con automáticos beneficios jurídicos y asistenciales”
    Te aseguro también que la mayor parte de las mujeres (siempre hay excepciones), cuando denuncian es porque llevan ya muchas agresiones).
    Con los hombres pasa similar o peor, los hombres que sufren maltrato doméstico (que son infinitamente menos que mujeres) no denuncian por eso mismo,porque sienten vergüenza (una reacción más del machismo que nos rodea) e denunciar que su mujer le maltrata, física o psicológicamente), Así que no sabemos a ciencia cierta cuanto maltrato masculino hay (que lo hay, eso lo sabemos, igual menos físico pero sí más psicológico,aunque como decía en infinitamente menos que mujeres)

    La última pregunta no me la sé, a ver si alguien lo sabe mejor. Esto antes no era así pero sé que con la nueva ley se ha endurecido algo y podrías llevar razón, al menos en parte; no lo sé. Si te enteras o alguien sabe….

    Un saludo cordial jesús.

  2. Bueno, bueno, bueno… y leo hasta el final la entrada y sigo sin enterarme de cuántos hombres muertos van este año por causa de la violencia doméstica, tan censurable como la violencia de género, al menos en sus consecuencias de muerte y sufrimiento, ¿o no?
    Veamos:
    En la página 26 del diario El País de anteayer lunes 15 de septiembre hay dos titulares en columna situados al márgen, uno encima del otro. El que se refiere a violencia de género es el de arriba y más extenso. Dice: “Un hombre mata a su pareja a golpes en Mallorca”, pero leyendo se averigua que el hombre ha sido detenido como sospechoso, no como autor de la muerte, que convivía con la fallecida, que acudió a la guardica civil cuando llevaba 12 horas muerta, y que ofreció versiones contradictorias: que si una caída de una moto o que si una paliza de unos yonkis. Para justificar aún más el titular, el artículo habla de que dos vecinas contaron que la pareja discutía constantemente y que el sospechoso en una ocasión amenazó a la fallecida conminándole a que estuviera callada.(No es lo mismo que si dijera que la mandó callar)
    Pero leamos ahora el artículo de 20 líneas que está debajo del anterior que tiene 48. Titular: “Una mujer apuñala a su marido en Madrid en una discusión”. La homicida no mata, “apuñala”, pese a confesarlo ante la policía que la detuvo en su casa, donde lo apuñaló en el transcurso de una (enésima) discusión. En el ártículo se averigua que la homicida presentaba magulladuras en el rostro, repite que era la enésima trifulca y que contó la homicida que “sólo intentaba defenderse”. Delante estaban sus hijas de 13, 9 y 5 años, quienes vieron la (enésima) discusión, la pelea y la puñalada. No hay más declaraciones de nadie ni de ninguna vecina.
    Digo yo, que si en casos probados de violencia de género no vale ninguna excusa, ¿por qué vale en casos de violencia doméstica?
    Acerca de la intención periodística, ahí queda eso.
    Y otra pregunta: si a la mujer le hubiera bastado una mera denuncia para ver detenido a su marido y verse ella con automáticos beneficios jurídicos y asistenciales, ¿por qué no lo hizo? Al menos, él estaría vivo y las niñas, asistidas y con padre.
    Y otra pregunta, la última, de verdad: ¿es cierto que no hay presunción de inocencia para el denunciado por violencia de género, que basta la mera denuncia y que le toca al denunciado probar su inocencia? Es que lo he leído y me lo han dicho, y yo no me lo creo. ¿Es cierto?
    Bueno, ya sé que soy un preguntero, un “comedor del acerbo” que diría Silvio Rodríguez.
    Un saludo, Jesús.

Ongi etorri, bienvenido/a!