Primavera, Día internacional de la poesía…. (Gioconda Belli)

Hoy, case todos y todas lo sabemos, cheap cialis comienza la PRIMAVERA en este hemisferio donde me ha tocado vivir.

Parece como que todo se alegra, medic todo se llena de color, el sol luce más amable, el cielo se viste de un azul  brillante precioso..(ese mismo cielo que nos acompaña aquí o a 600 kilómetros), las personas se vuelven más optimistas, más soñadoras…aparecen muchas manos que se entrelazan y bailan al compás de un paso amante, muchos cuerpos que se juntan, aún más desnudos, como si fuera un bodegón de retratos  impresionista…

Primavera es una de esas épocas que incitan a volar, al menos a todos aquellos y aquellas que por fín un día pudimos hacerlo.

Será por eso que este día 21 de marzo se celebra también el Dia Internacional de la Poesía.

Una vez me preguntaron que diferencia había entre una buena poesía y una buena novela y no se me ocurrió otra cosa mejor que decir que la novela buena la vives, la buena poesía la sientes.

La poesía es eso, puro sentimiento, quizá por eso las mejores poesías , las que más calan entre la población en general son las que hablan de amor, de sexo, de cariño, de deseo…

Mi homenaje en este día es eso, una de esas buenas poesias que , ¡ójala!, os hagan sentir. Un sueño fantástico, Esperanza de que alguna vez alguien pueda susurrarte estas mismas palabras al oído:

En la Doliente Soledad del Domingo
Aquí estoy,
desnuda,
sobre las sabanas solitarias
de esta cama donde te deseo.
Veo mi cuerpo,
liso y rosado en el espejo,
mi cuerpo
que fue ávido territorio de tus besos,
este cuerpo lleno de recuerdos
de tu desbordada pasión
sobre el que peleaste sudorosas batallas
en largas noches de quejidos y risas
y ruidos de mis cuevas interiores.
Veo mis pechos
que acomodabas sonriendo
en la palma de tu mano,
que apretabas como pájaros pequeños
en tus jaulas de cinco barrotes,
mientras una flor se me encendía
y paraba su dura corola
contra tu carne dulce.

Veo mis piernas,
largas y lentas conocedoras de tus caricias,
que giraban rápidas y nerviosas sobre sus goznes
para abrirte el sendero de la perdición
hacia m mismo centro
y la suave vegetación del monte
donde urdiste sordos combates
coronados de gozo,
anunciados por descargas de fusilerías
y truenos primitivos.

Me veo y no me estoy viendo,
es un espejo de vos el que se extiende doliente
sobre esta soledad de domingo,
un espejo rosado,
un molde hueco buscando su otro hemisferio.

Llueve copiosamente
sobre mi cara
y solo pienso en tu lejano amor
mientras cobijo
con todas mis fuerzas,
la esperanza

(Gioconda Belli)

 

Recorriéndote. Gioconda Belli

Quiero morder tu carne, herbal
salada y fuerte, herbal
empezar por tus brazos hermosos
como ramas de ceibo,
seguir por ese pecho con el que sueñan mis sueños
ese pecho-cueva donde se esconde mi cabeza
hurgando la ternura,
ese pecho que suena a tambores y vida continuada.
Quedarme allí un rato largo
enredando mis manos
en ese bosquecito de arbustos que te crece
suave y negro bajo mi piel desnuda
seguir después hacia tu ombligo
hacia ese centro donde te empieza el cosquilleo,
irte besando, mordiendo,
hasta llegar allí
a ese lugarcito
-apretado y secreto-
que se alegra ante mi presencia
que se adelanta a recibirme
y viene a mí
en toda su dureza de macho enardecido.
Bajar luego a tus piernas
firmes como tus convicciones guerrilleras,
esas piernas donde tu estatura se asienta
con las que vienes a mí
con las que me sostienes,
las que enredas en la noche entre las mías
blandas y femeninas.
Besar tus pies, amor,
que tanto tienen aun que recorrer sin mí
y volver a escalarte
hasta apretar tu boca con la mía,
hasta llenarme toda de tu saliva y tu aliento
hasta que entres en mí
con la fuerza de la marea
y me invadas con tu ir y venir
de mar furioso
y quedemos los dos tendidos y sudados
en la arena de las sábanas.

Día internacional de la poesía. Gioconda Belli

Hoy, adiposity comienzo de la primavera, order es el Día de la poesía.

¿Y qué mejor momento para una poesía entonces?

Para todas aquellas que aman, estén tristes o alegres, ellas tienen lo más bonito que existe en la Tierra.

Una poesía para vosotras, de Gioconda Belli:

 

Amanece con pelo largo el día curvo
de las mujeres,
¡Qué poco es un solo día, hermanas,
qué poco, para que el mundo acumule flores frente a
nuestras casas!
De la cuna donde nacimos hasta la tumba donde dormiremos
-toda la atropellada ruta de nuestras vidas-
deberían pavimentar de flores para celebrarnos
Nosotras queremos ver y oler las flores.

Queremos flores de los que no se alegraron

cuando nacimos hembras en vez de machos,
Queremos flores de los que nos cortaron el clítoris
Y de los que nos vendaron los pies
Queremos flores de quienes no nos mandaron al colegio

para que cuidáramos a los hermanos
y ayudáramos en la cocina

Flores del que se metió en la cama de noche

y nos tapó la boca para violarnos mientras nuestra madre dormía
Queremos flores del que nos pagó menos por el trabajo más pesado
Y del que nos corrió cuando se dio cuenta que estábamos embarazadas

Queremos flores del que nos condenó a muerte forzándonos
a parir a riesgo de nuestras vidas
Queremos flores del que se protege del mal pensamiento
obligándonos al velo y a cubrirnos el cuerpo
Del que nos prohíbe salir a la calle sin un hombre que nos escolte

Queremos flores de los que nos quemaron por brujas
Y nos encerraron por locas
Flores del que nos pega, del que se emborracha
Del que se bebe irredento el pago de la comida del mes
Queremos flores de las mujeres que intrigan y levantan
falsos testimonios.
Flores de las que se ensañan contra sus hijas, sus madres y sus nueras

y albergan ponzoña en su corazón para las de su mismo género

Tantas flores serían necesarias
para secar los húmedos pantanos
donde el agua de nuestros ojos se hace lodo;
arenas movedizas tragándonos y escupiéndonos,
de las que tenaces, una a una, tendremos que surgir.

Amanece con pelo largo el día curvo
de las mujeres.
Queremos flores hoy.
Cuánto nos corresponde.
El jardín del que nos expulsaron.

Gioconda BELLI

 

Como debe amar el hombre?

En una de sus bellas poesías, Gioconda Belli nos cuenta poéticamente qué debe hacer y saber el hombre que la ame.
¿aprenderemos pronto?
Feliz fin de semana largo.

REGLAS DEL JUEGO PARA HOMBRES QUE QUIERAN AMAR A MUJERES
I
El hombre que me ame
deberá saber descorrer las cortinas de la piel,
encontrar la profundidad de mis ojos
y conocer lo que anida en mí,
la golondrina transparente de la ternura.
II
El hombre que me ame
no querrá poseerme como una mercancía,
ni exhibirme como un trofeo de caza,
sabrá estar a mi lado
con el mismo amor
con que yo estaré al lado suyo.
III
El amor del hombre que me ame
será fuerte como los arboles de ceibo,
protector y seguro como ellos,
limpio como una mañana de diciembre.
IV
El hombre que me ame
no dudará de mi sonrisa
ni temerá la abundancia de mi pelo,
respetará la tristeza, el silencio
y con caricias tocará mi vientre como guitarra
para que brote música y alegría
desde el fondo de mi cuerpo
V
El hombre que me ame
podrá encontrar en mí
la hamaca donde descansar
el pesado fardo de sus preocupaciones,
la amiga con quien compartir sus íntimos secretos,
el lago donde flotar
sin miedo de que el ancla del compromiso
le impida volar cuando se le ocurra ser pájaro.
VI
El hombre que me ame
hará poesia con su vida,
construyendo cada día
con la mirada puesta en el futuro.
VII
Por sobre todas las cosas,
el hombre que me ame
deberá amar al pueblo
no como una abstracta palabra
sacada de la manga,
sino como algo real, concreto,
ante quien rendir homenaje con acciones
y dar la vida si es necesario.
VIII
El hombre que me ame
reconocerá mi rostro en la trinchera
rodilla en tierra me amará
mientras los dos disparamos juntos
contra el enemigo.
IX
El amor de mi hombre
no conocerá el miedo a la entrega,
ni temerá descubrirse ante la magia del enamoramiento
en una plaza llena de multitudes.
Podrá gritar -te quiero-
o hacer rótulos en lo alto de los edificios
proclamando su derecho a sentir
el más hermoso y humano de los sentimientos.
X
El amor de mi hombre
no le huirá a las cocinas,
ni a los pañales del hijo,
será como un viento fresco
llevándose entre nubes de sueño y de pasado,
las debilidades que, por siglos, nos mantuvieron separados
como seres de distinta estatura.
XI
El amor de mi hombre
no querrá rotularme y etiquetarme,
me dará aire, espacio,
alimento para crecer y ser mejor,
como una Revolución
que hace de cada día
el comienzo de una nueva victoria.

Terapia del espejo

Cada día, aunque solo sea un minuto, mírate. Pero no para descubrir ese grano, o esa arruga o si te has pintado bien o te has afeitado bien, no. Mira los ojos primero, mira dentro, trata de ver qué expresan.

Y, sea lo que sea lo que expresen….., eres tú, única por siempre. Quiere a la del espejo, es la que más hace por tí siempre. Luego ya puedes mirar tu rostro, tu cuerpo completo, y descubrir que esa mujer o ese hombre, completa/o, es tu mejor amiga/o, la que mas te quiere.

Una frase que me recuerda una reciente conversación, y una poesía, de Gioconda Belli, poetisa de mujeres.

El amor verdadero, el amor ideal, el amor de alma, es el que sólo desea la felicidad de la persona amada sin exigirle en pago nuestra propia felicidad.

Anónimo

DOLOR DE LOS ESPEJOS
No es sino con temor
que una mujer se aproxima cada día hasta el espejo
y se tercia con la propia imagen.
Llega la hora de los hechizos
y las brujas
hora de los cosméticos y las abluciones
la nostalgia ante las fotos lisas de la nada eterna juventud.
Entonces uno se pregunta
cuanto tiempo más durara la pasión
el amor por las bicicletas
y los cuentos de amantes furtivos.
Uno se pregunta si el amor tendrá edad
si el tiempo sera tan implacable
como los espejos.

Sencillos deseos

Hoy tenía ganas de poesía, therapy de Gioconda Belli en particular. Al principio había pensado en poner simplemente una frase pero ésta quedaba huérfana sin ese acompañamiento poético. La frese es de Teresa de Jesús: “Esta fuerza tiene el amor si es perfecto, see que olvidamos nuestro contento por contentar a quien amamos“.

Es bueno alegrarse por la felicidad de personas a las que queremos, sentir que han estado acompañadas ese día, que han sonreido, jugado…aún ausente de estos pensamientos…, a veces es bueno callar, si lo que vas a decir pudiera hacer daño porque la final, lo más importante siempre es ese prójimo, al menos si tú te quieres suficiente, si tú quieres suficiente.

SENCILLOS DESEOS
Hoy quisiera tus dedos escribiéndome historias
en el pelo
y quisiera besos en la espalda
acurrucos
que me dijeras las más grandes verdades
o las más grandes mentiras
que me dijeras por ejemplo
que soy la mujer más linda del mundo
que me querés mucho
cosas así
tan sencillas
tan repetidas,
que me delinearas el rostro
y me quedaras viendo a los ojos
como si tu vida entera dependiera de que los míos
sonrieran
alborotando todas las gaviotas en la espuma.
Cosas quiero como que andés mi cuerpo
camino arbolado y oloroso,
que seás la primera lluvia del invierno
dejándote caer despacio
y luego en aguacero.
Cosas quiero como una gran ola de tenura
deshaciéndome
un ruido de caracol
un cardumen de peces en la boca
algo de eso
frágil y desnudo
como una flor a punto de entregarse a la primera
luz de la mañana
o simplemente una semilla, un árbol
un poco de hierba
una caricia que me haga olvidar
el paso del tiempo
la guerra
los peligros de la muerte.
Deseos sencillos lejanos, inertes…………………..

Gioconda Belli. Poeta de la feminidad desnuda

Me veo y no me estoy viendo, order
es un espejo de vos el que se extiende doliente
sobre esta soledad de domingo, seek
un espejo rosado, order
un molde hueco buscando su otro hemisferio.
Llueve copiosamente
sobre mi cara
y sólo pienso en tu lejano amor
mientras cobijo
con todas mis fuerzas,
la esperanza.
De Truenos y Arcoiris.
Áspera textura del viento
Nacida de la selva me tomaste
arisca yegua para estribos y albardas.
Durante muchas noches
nada se oyó
sino el chasquido del látigo
el rumor del forcejeo
las maldiciones
y el roce de los cuerpos
midiéndose la fuerza en el espacio.
Cabalgamos por días sin parar
desbocados corceles del amor
dando y quitando,
riendo y llorando
-el tiempo de la doma
el celo de los tigres-
No pudimos con la áspera textura de los vientos.
Nos rendimos ante el cansancio
a pocos metros de la pradera
donde hubiéramos realizado
todos nuestros encendidos sueños.
Y como siempre, un recuerdo
y un ensueño ante la velas,
sencillamente dormida, desnuda,
el pulso de mi corazón.
Mo chuisle

La frase de hoy es una poesía de Gioconda Belli a la que habréis leido varias veces ya en este blog. Como me consta que mucha gente fuera de latinoamerica no la conoce lo suficiente, resumo esta pequeña biografía de ella de su propia página web.
Este año ha ganado el premio Biblioteca Breve de Seix barral con la novela “El infinito en la palma de la mano”. Lo he leído puesto que me lo regalaron hace poco y es fácil de leer. La verdad es que, aunque agradable, no es lo que mas me ha gustado de ella, está claro, prefiero su poesía.

La poeta y novelista, Gioconda Belli nació en Managua. Participó, desde el año 1970 en la lucha contra la dictadura de Anastasio Somoza,como miembro del Frente Sandinista. Vivió exiliada en Mexico y Costa Rica. Ocupó varios cargos partidarios y gubernamentales en la Revolución Sandinista en los 80. Es madre de cuatro hijos y desde hace algunos años divide su tiempo entre California y Managua.
Su primer libro “Sobre la Grama” (1972), ganó el premio de poesía de la Universidad Nacional de Nicaragua. En 1978, obtuvo el Premio Casa de las Américas (Cuba) por su libro “Línea de Fuego¨. Entre 1982 y 1987, publicó tres libros de poesía: “Truenos y Arco Iris”, “Amor Insurrecto” y “De la costilla de Eva”. En 1988, publicó su primera novela “La Mujer Habitada” que obtuvo el Premio de la Fundación de Libreros, Bibliotecarios y Editores Alemanes y el Premio Anna Seghers de la Academia de Artes de Alemania, en 1989.En 1990, publicó la segunda novela, “Sofía de los Presagios” y posteriormente el cuento para niños: “El Taller de las Mariposas” con el que ganó en 1992 el Premio Luchs del Semanario Die ZEIT. En 1996 publicó la novela “Waslala” y en 1998 otro libro de poemas: “Apogeo”. En 2001 apareció “El País bajo mi piel”, una memoria de sus años en el sandinismo, destacado como uno de los mejores libros del año por el Diario Los Angeles Times. En 2002 ganó el Premio Internacional de Poesía Generación del 27 por su poemario, “Mi íntima multitud”.En 2005, publicó “El Pergamino de la Seducción” (2005) su cuarta novela y en Ocubre de 2006, ganó el Premio Internacional de Poesía Ciudad de Melilla por su poemario “Fuego Soy Apartado y Espada Puesta Lejos”. También en 2005 se publicó en Alemania un nuevo cuento de niños para adultos: “El abrazo de la enredadera”. En 2008, su novela “El Infinito en la Palma de la Mano” ganó el Premio Biblioteca Breve de Seix Barral en España.
Sus novelas y poemas se han traducido a más de catorce idiomas. Es miembro del Pen Club Internacional y miembro correspondiente de la Academia Nicaragüense de la Lengua. Escribe para diversos periódicos nacionales e internacionales y tiene un blog en el periódico nicaragüense El Nuevo Diario y en el diario The Guardian de Londres.
Gioconda es madre de cuatro hijos: Maryam, Melissa, Camilo y Adriana. Está casada con Charles Castaldi, productor de cine, y divide su tiempo entre Los Angeles y Managua.

Amor de frutas de Gioconda Belli

Hoy una poesía bonita, online porque estoy mas contento desde este mediodía. De mi amiga Gioconda, la que ensueña por mi (o yo gracias a ella).


AMOR DE FRUTAS
Déjame que esparza
manzanas en tu sexo
néctares de mango
carne de fresas;
Tu cuerpo son todas las frutas.
Te abrazo y corren las mandarinas;
te beso y todas las uvas sueltan
el vino oculto de su corazón
sobre mi boca.
Mi lengua siente en tus brazos
el zumo dulce de las naranjas
y en tus piernas el promegranate
esconde sus semillas incitantes.
Déjame que coseche los frutos de agua
que sudan en tus poros:
Mi hombre de limones y duraznos,
dame a beber fuentes de melocotones y bananos
racimos de cerezas.
Tu cuerpo es el paraíso perdido
del que nunca jamás ningún Dios
podrá expulsarme.
Marzo, 1991

Una sonrisa es un placer

Nada más imponente que conseguir una sonrisa en un rostro triste, buy en un rostro preocupado. me gustaría lograrlo en mi mismo  pero al mirar a mi espejo no me veo reflejado.

Nos queda Gioconda Belli que nos vuelve a regalar sonrisas, viagra buy y yo…., las reparto. Mi sonrisa es muy especial, no vale cualquiera. Y cuando la obtengo, lleno el mundo de poesia y el corazón de gozo. Fusión y esperanza, como siempre, aún sin saber….nunca dejo de esperar.

INVOCACIÓN A LA SONRISA
Dame la ternura desde el sueño,
dame ese cucurucho de sorbete que tenés en la sonrisa,
dame esa lenta caricia de tu mano.
Yo te daré pájaros
que cantaran tu nombre
desde lo más alto de los arboles.
Te daré piñas, zapotes, nísperos,
enredaré maizales en tu pelo.
Yo invocaré los dioses de nuestros antepasados
para que caigan tormentas,
para que miedosos y cogidos de la mano,
miremos la furia del rayo y del relámpago.
Yo tejeré ilusiones con ramitas y hierbas,
tocaré las rocas para que brote agua y nos bañemos,
yo haré poemas, cantos,
mi amor, cuando me hayas mirado,
cuando corra las cortinas del sueño,
cuando me coma el sorbete de tu sonrisa.

Sencillos deseos de Gioconda Belli

Para acompañar en horas de estrés, asthma de cansancio por el trabajo acumulado…, allergy para mujeres estudiosas…, check esos sencillos deseos.

Mi deseo: que se cumplan tus expectativas…y que yo lo vea. Y una poesía.

SENCILLOS DESEOS
Hoy quisiera tus dedos escribiéndome historias
en el pelo
y quisiera besos en la espalda
acurrucos
que me dijeras las más grandes verdades
o las más grandes mentiras
que me dijeras por ejemplo
que soy la mujer más linda del mundo
que me querés mucho
cosas así
tan sencillas
tan repetidas,
que me delinearas el rostro
y me quedaras viendo a los ojos
como si tu vida entera dependiera de que los míos
sonrieran
alborotando todas las gaviotas en la espuma.
Cosas quiero como que andés mi cuerpo
camino arbolado y oloroso,
que seas la primera lluvia del invierno
dejándote caer despacio
y luego en aguacero.
Cosas quiero como una gran ola de ternura
deshaciéndome
un ruido de caracol
un cardumen de peces en la boca
algo de eso
frágil y desnudo
como una flor a punto de entregarse a la primera
luz de la mañana
o simplemente una semilla, un árbol
un poco de hierba
la caricia que me haga olvidar
el paso del tiempo
la guerra
los peligros de la muerte.