EL LENGUAJE SIMBÓLICO DE LILITH, LA PRIMERA MUJER (y2)

Esta es la segunda parte de la historia que envié ayer. Un saludo a todos/as en especial para las brujas que preparan pócimas amorosas para sus encuentros.

LILITH2.jpg

Como había comentado, Lilith, si bien los máximos datos de esta figura los tenemos gracias a la vieja tradición talmúdica hebrea, no es exclusivamente oriunda de tal contexto, ya que, comparaciones, equivalencias y similitudes aparte, nos encontramos claramente identificada a nuestra protagonista en la vieja simbología súmera y babilónica integrando, incluso, ciertas versiones del ciclo de Gilgamesh. Con lo cual, nuestra dama goza de una antigüedad considerable. También se ha comparado a Lilith con las terribles lamias de la tradición grecorromana y con las lamias de las creencias medievales, tanto seres de rostro de mujer y cuerpo de dragón como maléficas féminas que se alimentan de niños, que conviven con dragones acumuladores de tesoros en cuevas, y que tienen como distintivo un peine de oro. Se le ha encontrado cierta semejanza a Lilith con las Xanas (Janas: Dianas) astures y las lamias del folklore vasco, aquellos seres similares a las hadas, a las ninfas y a criaturas de la Naturaleza semejantes, servidoras y a veces representantes de la propia Diosa Mari (la Gran Madre y también la Madre Tierra), que castigan y premian a los humanos.

lilith3.jpg

– El Talmud describe a Lilith como una bella y encantadora fémina de opulenta figura y espectacular cabellera ondulada y la cree madre de gigantes y monstruos.

– En la Biblia cristiana sólo aparece una brevísima mención a Lilith: en Isaías 34,14, se explica con todo detalle cómo Dios con su espada mata a todos los habitantes de Edom, lugar poblado por enemigos acérrimos de los judíos, y que allí quedan como dueños y señores los animales: buitres, serpientes… y Lilith. “También allí Lilith descansará y hallará para sí lugar de reposo”.

– En los Manuscritos del Mar Muerto también encontramos una referencia a este mismo texto, esta vez con Lilith en plural: “Y yo, el Sabio, declaro la grandeza de su resplandor en orden a asustar y espantar a todos los espíritus de los ángeles de la destrucción y los espíritus bastardos, demonios, Liliths, búhos y chacales y aquellos que atacan inesperadamente para llevar por mal camino al espíritu del conocimiento…”

– En la creencia sumeria, los dioses primeros, los Zu, emergieron del Gran Caos del Abismo. Sus servidores, aquellos que seguían su voluntad, eran llamados los An-Zu y eran poderes lunares que estaban en conexión con el aire del cielo nocturno. Los más importantes entre estos eran los Abgal, siete semidioses que emergieron de las aguas del Abismo y que fueron creados de ambos sexos a la vez. Lilith era el lado femenino de uno de los espíritus del viento nocturno perteneciente a un grupo de espíritus guías benevolentes llamados Lili (Lilitu) o Lama (Lamastu). Lilith, como guía hacía la sabiduría de la inmortalidad, es representada llevando los anillos de Shem, los símbolos más antiguos para mostrar que alguien ha pasado a la inmortalidad cruzando el Submundo para alcanzar la sagrada sabiduría del Arbol del Conocimiento.

– A nivel psicológico, se supone que operaría sobre los impulsos inconscientes reprimidos que, individualmente, se expresarían según el sector zodiacal (signo y casa particular) activados por su presencia y conforme a los aspectos que presente con otros elementos astrológicos. En astrología, Lilith es un punto que se averigua mediante las posiciones de la luna y la Tierra. Su representación es una Luna Negra y hace referencia a “deseos ocultos, lados reprimidos de nuestra personalidad, experiencias dolorosas y rincones oscuros de nuestra psique”.

¿Y en el Génesis? ¿Por qué no aparece Lilith? Una de las hipótesis es la posibilidad de que hubiera dos o más versiones, conocemos la última pero en ella hay contradicciones sobre las que se pude conjeturar: Si nos vamos al Génesis 1,27-28 encontramos lo siguiente: “Dios creó, pues, al hombre, a su imagen, conforme a la imagen de Dios lo creó, y los creó macho y hembra. Dios los bendijo diciendoles: ‘Tened fruto y multiplicaos, llenad la tierra y sometedla; dominad sobre los peces del mar y sobre las aves del cielo y sobre todos los animales que reptan en ella'”. Esto entra en contradicción con lo dicho en Génesis 2,18: “Y dijo el Señor Dios: ‘No está bien que el hombre esté solo; voy a hacerle una ayuda semejante a él'”. También cuando Caín es desterrado se encuentra con otras ‘personas’ (¿de dónde han salido?) en la tierra de Nod y forma una familia (Gn 4,16-17). Lilith es una leyenda, lo mismo que leyenda es Eva, pero Lilith es muy actual.

También estos últimos siglos la mujer ha sido denostada, culpable de todos los males de la sociedad, inculta, no válida…. ¿Su pecado?: habrá que preguntárselo a algún dios…….o a algún demonio…

Espero que os haya gustado esta historia. Dedicada a todas las Lilith que aman su independencia.

Publicado por

Pais Vasco - Juan

Juan Luis, Juanlas, Juan, Jon Koldo, Ibán...pero todos Yo Mismo.

Ongi etorri, bienvenido/a!